//Pr. Wilber Chavez\\

Vivimos en tiempos difíciles, con muchas preocupaciones acerca del futuro, situaciones de alegría y en medio de todo ello nos toca vivir tiempos de gran tribulación. El Señor Jesús dijo en Juan 16:33: “En el mundo tendréis aflicciones, pero confiad, yo he vencido al mundo”. Todos pasamos por situaciones difíciles, valles de sombra y de muerte, tribulaciones que causan pesar en nosotros y en muchas ocasiones logran desestabilizar nuestra fe. Es allí donde todos nosotros necesitamos tener revelación de aquello que el Señor dice en su Palabra en Romanos 8:28: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. La gran pregunta que muchos se hacen es ¿Cómo ayudaría para bien las tribulaciones que hoy enfrento? Es allí donde la Palabra de Dios tiene que ser observada en cada detalle.

“Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” (Romanos 8:17)

“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” (Santiago 1:2-3)

Santiago no dice que debemos ser masoquistas y que debemos de disfrutar de la tribulación, pero percibimos el cumplimiento de un proceso divino en medio de ello. Nosotros no nos alegramos por el sufrimiento, pero si por los frutos que puede producir. (Romanos 8:28, Juan 16:33, Hechos 14:22, 1 Tesalonicenses 3:3-4)

Si tenemos sabiduría de parte de Dios podemos aprender a dar frutos y seguir creciendo, aun en medio de las tribulaciones. Quiero mostrarles ahora algunas razones de cómo los problemas pueden ayudarnos a bien.

  1. ELLOS EXPONEN NUESTRA REALIDAD ESPIRITUAL

Las dificultades nos muestran el nivel de profundidad o superficialidad en Dios. Ellos nos muestran donde estamos parados y a donde necesitamos avanzar. El sufrimiento muestra lo que en realidad somos.

Deuteronomio 8:2 dice “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos”

Dios quiere llevarnos a nuevos niveles de fe y así conocerlo más, cada situación difícil nos ayuda a salir aprobados y tener más de Dios. Muchas personas creen que no tienen áreas débiles ¡Cuidado! TODOS TENEMOS QUE VIGILAR, es por ello que conocer nuestras debilidades nos ayudará mucho.

  1. NOS REVELA LO QUE REALMENTE IMPORTA

El verdadero valor de las cosas solamente podemos percibirlo delante de las grandes tribulaciones. Una de las grandes crisis que podemos pasar es el temor a morir, ya sea por alguna enfermedad o por otro motivo. Debemos recordar que, si Cristo no viene antes, todos moriremos. No podemos sufrir intentando huir de ello o simplemente ignorarlo, si estamos en Cristo pasará y nada podrá detenerlo.

  1. NOS PERMITEN CONOCER MAS A DIOS

Solo cuando atravesamos una enfermedad es que podemos conocer al Dios que sana. Es en medio de las tribulaciones que nos quebrantamos y nos hacemos sensibles a Dios.

2da Corintios 12:9-10 dice: “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”

Aun me atrevo a decir que muchos conocieron del Señor pasando por un tiempo de dificultad y crisis. No menosprecies el tratamiento de Dios sobre tu vida.

  1. ELLOS DESARROLLAN NUESTRA FE

David no tendría gloria si no hubiese tenido que enfrentar a Goliat. Es en medio de las dificultades que podemos ver el poder de Dios y desarrollar nuestra fe (Juan 16:21)

La fe que el Señor nos dio debe ser ejercitada y crecer cada día, es por ello que las pruebas y tribulaciones nos ayudarán.

  1. DESARROLLAN NUESTRA SENSIBILIDAD Y COMPASION

Después de pasar por una gran prueba podemos ayudar y comprender mejor a otros. Muchas veces el consuelo de quien no pasó por luchas no es un consuelo muy bien recibido. Dios quiere usar tu vida como un bálsamo para bendecir la vida de otros que, así como tú lograste vencer ellos también puedan vencer.

  1. ELLOS AFINAN NUESTROS DONES Y HABILIDADES

Las presiones de los problemas nos ayudan a sacar nuestro mejor potencial.

Romanos 5:3-4 dice: “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza”

Todos nosotros tenemos mucho potencial y muchos de ellos aún están dormidos, si pudiéramos sacarlo sería de gran bendición, es por ello que las aflicciones y presiones nos ayudan a manifestar ese potencial.

  1. ELLOS DESARROLLAN SABIDURIA

Éxodo 15 nos cuenta la historia del pueblo de Israel en Mara. La Biblia dice que cuando el pueblo de Israel llego a Mara ellos encontraron allí aguas amargas y por causa de ello comenzaron a murmurar contra Moisés, es por ello que Dios en su gracia y misericordia, ordenó que Moisés lance un árbol a esas aguas y esas aguas se endulzaron.

El detalle de esta historia es que en la actualidad los científicos encontraron esas aguas y que a pesar de ser amargas ellos dicen que se pueden tomar y que, además, esas aguas tienen efectos vermicidas, es decir, antiparasitarias.

Al salir el pueblo de Israel de Egipto, ellos salieron con muchos males, es por ello que Dios tenía para ellos la sanidad a través de las aguas amargas, pero ellos en lugar de orar y confiar en la bondad del Señor, solo murmuraron. Ellos no aprendieron a esperar, a pesar de que Dios tenía lo mejor para ellos.

CONCLUSIÓN

Aprende cada día a confiar más en el Señor, recuerda que las tribulaciones pueden venir por muchos motivos, no es tarea de nosotros saber la causa por la que vienen, pero si salir aprobados en cada una de ellas, sabiendo que el Señor está con nosotros peleando nuestras batallas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *