//Pr. Luis A. Nuñez\\

matrimonio-de-éxito

características para un matrimonio exitoso

La mayoría de veces, la convivencia en el matrimonio es difícil, algunas crisis en medio del matrimonio tienen que ver con el deterioro de la imagen y semejanza de Dios en el hombre y en la mujer como fruto del pecado, esto sumado al medio en el que hemos crecido, a la crianza que hemos recibido en nuestra casa, resulta en el deterioro de la relación conyugal trataremos sobre características para un matrimonio de éxito.

 El éxito del matrimonio depende de muchos factores, de los cuales tenemos que estar conscientes. Si eres soltero tienes que ser consciente de que necesitas prepararte para lo que viene delante, esto incluye el cambio de muchas actitudes que tienen que cambiar antes de unirte  a tu pareja y si eres una persona con un hogar establecido necesitas luchar para generar cambios drásticos y urgentes.

 El carácter es una de las cosas que debe cambiar con urgencia, buscar formar el carácter de Cristo en nosotros. ¿Ya escuchaste casos de personas que dicen “yo no era así”, “nunca había  reaccionado así”, “este o esta me ha vuelto así, él o ella me ha hecho así”? Pues quiero decirte que no es así, tu siempre fuiste así, lo que pasa es que aquella actitud solo estaba oculta en ti y las circunstancias solo han hecho que eso aflore, eso estaba en tu naturaleza; por eso es necesario ser lleno de la vida de Dios, el éxito del matrimonio depende de muchos factores importantes y hoy quiero hablar de algunos de ellos:

1. La renuncia

 Esta quizás sea la parte más difícil, porque tiene que ver justamente con la formación de carácter, la renuncia es lo que menos queremos, pues siempre queremos ganar, esta fue una consecuencia del pecado del hombre. Veamos en el Génesis a Adán y Eva, Dios le preguntó a Adán ¿Qué pasó? Adán respondió “la mujer que me diste”, es decir, no estuvo dispuesto a renunciar por su temor a las consecuencias, este sentimiento produjo en él niveles de egoísmo que observamos hoy en algunos matrimonios, muchas parejas (no todas) acuden a consejería aparentemente con el deseo de restaurar su hogar, pero en el fondo lo que desean es mostrar que quien tiene en realidad la culpa es “la mujer que tú me diste”, o “el hombre que me diste”, en esos casos he experimentado que es muy bueno motivar a cada uno en su momento, hablar primero de sus errores antes que los de su pareja, eso permite notar muchas cosas, entre ellas la necesidad de cambio personal y no solo el de su pareja, ¡Ese es un buen comienzo!

Todos queremos ser felices y ese es un deseo normal, pero que en ocasiones tiende a volverse un deseo egocéntrico y desencadena la destrucción de muchos hogares.

Veamos atentamente lo que dice 1 Corintios 13, quiero entonces recordarte que por esa clase de amor nos casamos, para hacer feliz a la persona con quien nos casamos. El Señor Jesús dice en Filipenses 2:6-8: “Él, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres. Más aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz“. Renunció a su condición de Dios por amor, se hizo hombre y así abrió el camino para nuestra salvación. La Biblia dice que Jesús nos pide que seamos sus seguidores, sus imitadores, esto significa que solo hay un camino para que los matrimonios puedan vencer, esto es la renuncia.

 Quien no está dispuesto a renunciar no está listo para iniciar una relación y menos para casarse. El matrimonio es el mejor lugar de formación de carácter, es una de las mejores maneras de tornarse en vencedores. Veamos lo que dice Pablo: “Tengo, pues, esto por bueno a causa de las dificultades del tiempo presente: que hará bien el hombre en quedarse como está. ¿Estás ligado a mujer? No trates de soltarte. ¿Estás libre de mujer? No trates de casarte. Ahora bien, si te casas, no pecas; y si la doncella se casa, no peca; pero los que se casan tendrán aflicción de la carne, y yo os la quisiera evitar” 1Corintios 7:25-28. Percibe que Pablo dice acerca del matrimonio “tendrán aflicción de la carne” no es aflicción de espíritu, es aflicción de la carne ¿Por qué?, porque en el matrimonio constantemente la carne es afligida. Ahora, mucha gente se pasa atendiendo esta aflicción, tomando como meta la lucha por cambiar o cambiar a su pareja, olvidándose de agradar al Señor, es como si su concentración fuera solo su vida conyugal; Pablo tiene una revelación de esto y les dice a los solteros y viudas, mejor sería que se queden así, porque los solteros buscan agradar a Dios, ese es su único objetivo, entonces muchos de sus problemas de carácter no afectarán su relación con Dios y podrán hacer lo que se propusieron hacer, pero Pablo mismo manifiesta que si no estás dispuesto a esto o no tienes el don de continencia, que no solo tiene que ver con sexo, es más amplio, entonces cásate, es decir Pablo no dice que el matrimonio es malo, él te confronta, frente a algo que él cree, es más, hace la aclaración que eso no es de Dios sino de parte suya, quédese como esta,  SI NO ESTÁS DISPUESTO A RENUNCIAR mejor quédate como estas.

 Hay cosas que tal vez jamás cambien y tienes que renunciar a creer que si cambiarán. Hay cosas que deben cambiar, otras están cambiando y otras nunca cambiaran. Por eso la preparación es un factor muy importante, cómo te preparas desde ahora para la persona que será tu compañero o compañera el resto de tus días determinará tu condición futura. Quiero poner un ejemplo en la Biblia, Génesis 24:9-22, 63 y 66: Aquí vemos varios aspectos de la preparación y renuncia, primero los dos tenían que cumplir un gran propósito de Dios, ellos iban a dar inicio a una descendencia, esta traería el nacimiento del pueblo de Dios, por tanto tenían una gran responsabilidad, todos debemos tener el mismo censo, Rebeca había sido formada con características que serían importantes, estas traerían como resultado el cumplimiento de ese propósito. El siervo de Abraham pide características de servicio, de atención, de principios bíblicos; esa no fue una respuesta milagrosa de transformación sino que Dios respondió en esa elección, Dios sabía que esta muchacha se estaba preparando y renunciando a muchas cosas, todo esto direccionada al esposo que algún día tendría. De la misma manera veamos a Isaac, cuando la Biblia dice que la amo (refiriéndose a Rebeca) es tan interesante ver que este hombre se preparó en su carácter para ella, él no la conocía, cuantos problemas de carácter ella enfrentaría, pero él decidió amarla, eso habla de nobleza, de paciencia, de entrega, etc. Estas características no son apenas milagrosas sino son un proceso de formación y la formación  también es el resultado de renuncia. ¿Cuántos se están preparando para lo que será un día su hogar? yo sé que soy desordenado, entonces no puedo resignarme a ser así, pues cuando viva con ella, ella va a sufrir conmigo, no sé ni granear un arroz, como puedo ser así, no soy atenta ni con mis hermanos o hermanas, tengo que entrar en el proceso de transformación para la persona que un día Dios me dé como esposo o esposa.

  1. Comunicación

 Todo lo que Dios creó tiene que ver con la comunicación, Dios siempre quiso comunicarse con el hombre, no hay algún ser creado por Dios que no tenga facultades de comunicarse, esto es realmente asombroso, las abejas, las hormigas, las ballenas, los delfines, etc. Si alguna de esas especies falla en su comunicación, puede ser el fin para ella o para el grupo.

Lamentablemente uno de los seres que más falla en la comunicación es el hombre y por esto muchos matrimonios están sucumbiendo, necesitan aprender a comunicarse, no solo para expresar lo que necesitan, sino para conocerse, para mostrar errores o problemas de conducta, que muchas veces no son percibidos. Por ejemplo: Una esposa puede manifestar que su esposo no tiene una buena conducta al comer, se le aconseja que hable con él, pero ella dice “ya se lo dije”, el otro día estábamos discutiendo y yo estaba tan enojada que le dije ¡Comes como un chancho!. En verdad no hizo lo correcto, tenemos que tener nobleza, una actitud amorosa, para expresar errores, buscar las mejores maneras de expresar, de hablar, buscar los momentos adecuados, a veces se aprende a expresar pero no se aprende a hacerlo en el tiempo y lugar adecuado.

  1. Obediencia a los principios de Dios

 Dios fue el inventor de esto, así que Él sabe cómo funciona. Si un día estás en un avión sin control y no sabes manejarlo, tienes que recurrir al manual de instrucciones, la Biblia es el manual de instrucciones para nuestra vida, en ella ciertamente encontrarán principios que los ayudarán a vivir como Dios quiere. Algunas personas primero recurren a la vecina, al compañero de trabajo, etc. Los cuales les brindan consejos, pero consejos equivocados como: ¡Sírvele la sopa fria!, ¡No le hables!, ¡Hazle lo mismo para que sepa cómo se siente!, mientras que la Biblia te dirá: ¡Amala como al vaso más frágil!, ¡Sujétate, porque es tu cabeza!, ¡No se nieguen el uno al otro!, ¡No se ponga el sol sobre vuestro enojo!, ¡Airaos pero no pequéis!, ¡Sopórtense el uno al otro!, etc.

 Un consejo, nunca dejen de dormir juntos… Pero ronca demasiado… bueno, en el altar tú le dijiste “en las buenas y en las malas”… entonces, ponte tapones en los oídos.

  1. Propósito

Quiero apenas tocar el punto PROPÓSITO en una área, el Señor Jesús  sufrió aflicción, fue golpeado y crucificado, Él no huyó de eso por amor, no tienes opción, solo una, dejar que el carácter de Cristo se implante en ti para ser de bendición, sufrir aflicción en tu carne hoy tiene un propósito, eso es amar, por eso ahora tienes que esforzarte para ser de bendición, tu estas allí para ser de bendición. Matrimonio es una bendición, Dios lo creó, soñó con esto, aun pone como ejemplo la unión matrimonial con la iglesia y Cristo, no es resignación, es lucha por la victoria, por el  carácter de Cristo.

 DEJA QUE EL MAESTRO ENTRE EN TU HOGAR, QUE TE DÉ UN TOQUE PARA QUE TENGAS EL VALOR REAL.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *