//Pr. Luis A. Nuñez\\

Lucas 14:15

“…pan en el Reino de Dios”, este pasaje de las escrituras se refiere al banquete mesiánico, un acontecimiento futuro acerca del cual los judíos tenían muchas ideas, pero Jesús les cuenta esta historia para explicar que lo que estaba pasando era que este hombre podía disfrutar de ese banquete desde ya y para nosotros es lo mismo, hay un banquete que ya está preparado, porque desde que nos convertimos estamos viviendo en medio del Reino de Dios.

En Palestina cuando se hacía una fiesta se fijaba la fecha con mucha antelación y se mandaban las invitaciones para saber si aceptaban o no, pero algo curioso es que no se decía la hora, es así que cuando llegaba el día y todo estaba listo, iban los siervos a avisar a los invitados. Es decir en Israel solo se asistía a un banquete solo cuando uno había sido invitado dos veces. Así que esta fiesta era para los invitados que aceptaron ir, pero que en el momento cierto, cuando todo estaba preparado para ellos, ellos simplemente no aceptan ir.

Esta historia os muestra tres tipos de personas:

  1. Aquellos que aceptaron la primera invitación (podemos decir que fuimos invitados a ser salvos)

Pero en la segunda invitación ellos ponen una serie de excusas, otras traducciones traducen la palabra cena como banquete, ahora, generalmente esos banquetes eran servidos en la noche a la hora de la cena, pero por el tipo de justificaciones dadas por los invitados y la sumado a que los siervos iban por las calles y caminos, entendemos que el banquete estaba listo en un horario diferente, no en la cena, podría tal vez ser el almuerzo.

Ellos inicialmente aceptaron ir a al banquete, pero luego no quisieron aceptar la segunda invitación al banquete, el momento donde todo estaba listo, ellos pusieron justificaciones, uno dijo había comprado una hacienda y necesitaba verla, primero, nadie compra una propiedad sin verla antes, la justificación era absurda, segundo, si la compró viendo y quiere volver a verla es algo que puede esperar, porque ya es suyo, pero esta afanado. El segundo personaje dice había comprado 5 yuntas y necesitaba probarlas, de la misma manera nadie y mucho menos en ese tiempo, compraba yuntas sin probarlas y si las compró podía esperar después del banquete, pero estaba afanado. El otro recién casado también estaba afanado, solo recuerden que ellos sabían el día y habían aceptado ir, por tanto todo fue preparado para ellos.

Hicieron una prueba en EEUU, cogieron un billete de 50 dólares y se lo dieron a un mendigo, este lo recibió con alegría, pero al dárselo a personas comunes, ellos tenían desconfianza ¿Será falso? ¿Qué hay detrás de esto? ¿Es una cámara escondida? muchos decían que su desconfianza era porque esto era muy bueno para ser verdad, saben que las personas dudan rápidamente de la bondad, donde hay mucha bondad desconfían.

Estas personas estaban ocupadas en las cosas que involucraban a su esfuerzo propio, ellos preferían su afán antes que al disfrute de este banquete, de esta fiesta, no fueron tomados por sorpresa pues ellos sabían del día, así que despreciaron el disfrute por el afán. Cuantos están así hoy en su día a día, no disfrutan de la gracia porque están enfocados en su afán, aceptaron la primera invitación de ser salvos, pero no aceptan la paz, la gracia, el descanso en Cristo, que es gratuito.

Dice además la historia que el dueño de la fiesta se enojó mucho, hay algo que llena de enojo a Dios hoy, es cuando no disfrutas de la gracia, cuando no crees, cuando todo está hecho y tu pretendes hacerlo en tus propias fuerzas, la ira de Dios en el Antiguo Testamento era provocada por la desobediencia, en la gracia aquello que provoca su ira es el no creer, cuando eres invitado al descanso en Cristo y prefieres vivir cansado.

  1. Los pobres, cojos, ciegos y mancos

Probablemente la mayoría de los discapacitados en ese tiempo eran mendigos, sumado a ellos estaban los pobres y todos ellos expresaban “necesidad”, la invitación fue propicia, ellos no tenían afanes, solo necesidad. Cuando la invitación fue hecha ellos simplemente fueron al banquete, no tenían que hacer nada, solo asistir y disfrutar ¡Eso era maravilloso!, “todo está preparado” para disfrutar, para recibir de la misma manera una fiesta, preparada por Dios y donde eres sorprendido todo el tiempo. Fuiste invitado para esta fiesta gratuitamente, la fiesta del Gran Rey ya está pagada, ese es el mensaje, todo esta listo, la salvación ya está lista, está disponible, la justificación por la fe ya está lista, la liberación, la sanidad, todo está colocado, está consumado, entonces Él nos llama a la mesa para comer pan en el Reino de Dios, somos invitados ¡Ya está listo! es para nosotros, es para ti, siempre fue así, desde el inicio, así fue el carácter de Dios, El creó todo, cielos y tierra, todo lo hizo y el ultimo día recién crea al hombre para ponerlo luego en el Edén, cuando todo ya estaba listo, Dios siempre fue un Dios de gracia.

Y fueron los siervos después de invitar a los pobres, ciegos cojos y mancos para decirles que todavía hay espacio.

¡Aún hay espacio! sabes que en el banquete del Reino de Dios siempre hay espacio para más, su gracia abundante, hay para más, cuanto más son los invitados, hay espacio para más, todos caben en la mesa del banquete. Ahora ponte en la posición de siervo para que seas consciente de que todavía hay espacio para tu amigo, para tu padre, madre  y hermanos, después de este ayuno ve a llamarlos, hay espacio para ellos.

  1. Los que están en los caminos y en los vallados

Nota que a estos les dice “fuérzalos”, en algunas traducciones esta como “convencerlos insistentemente”, otros dicen apremiarlos o apurarlos con insistencia ¿Por qué?, porque estos no se sentían dignos de esta honra, eran extranjeros o personas miserables que no eran aceptadas en la ciudad por alguna razón, por eso vivían en las afueras, así que su sentimiento de tanta miseria los hacía sentirse completamente indignos, así que lo que hacían era rechazar de primera instancia esta invitación, así que había que insistir, convencerlos insistentemente, pero entraron en el banquete, fueron convencidos, forzados, pero finalmente entraron en el disfrute. Tal vez eres uno de ellos, que por muchas razones te sientes indigno, no merecedor y Dios nos envió para forzarte, convencerte insistentemente, domingo a domingo, reunión a reunión, para que entres al disfrute. En otra historia se nos cuenta acerca de otra persona a quien también se le rogaba para que entre a la fiesta, en este caso el propio padre lo hacía, el hermano mayor del hijo prodigo estaba enojado ¿Cuál es la razón por la que no quieres entrar en este disfrute, en este descanso?    Dios siempre ha querido mostrarnos esa verdad para que seas alguien que crea y asista a este banquete, todo está listo, solo necesitas creer.

Hay una historia en el Antiguo Testamento que nos haba de esto. 2 Samuel 9:1:

Saúl está muerto y ahora David es el rey, David hizo alianza con Jonatán, una alianza de sangre, en este tipo de alianzas se hacían una marca probablemente en la muñeca. Tiempo después, David se acordó de su alianza, esa es una alegoría bíblica, David es el padre, Jonatán es Jesús y la casa de Saúl es la humanidad caída, es decir, todos los hombres ¿Hay algún hombre que pueda usar la bondad? la palabra bondad aquí es gracia, por amor de Cristo,

La alianza es entre Dios padre y Dios hijo, no es contigo ¿Por qué? Porque la alianza no puede ser quebrada, si la alianza es quebrada quien quiebra la alianza debe morir. Nota que en el Antiguo Testamento la alianza con Israel dependía de la obediencia del hombre, pero esta fue quebraba, el hombre debería morir, pero todos los días, en el tabernáculo, el cordero moría para que el hombre no muera. La nueva alianza es entre el padre y el hijo ¿Yo estoy incluido en esa alianza? Si, presta atención, Dios hizo alianza con el hombre ¿Qué hombre? Pues con Cristo. Cuando estás en Cristo, el día en que crees en Dios, Él te coloca en Cristo, esta es una alianza eterna ¿Porque es eterna? porque es una alianza que solo se quiebra si uno de ellos decide hacerlo y tanto Dios Padre, como el hijo honrarán esa alianza y no la quebrarán y tu disfrutarás de los beneficios de la alianza, esto es por su gracia.

En el verso 3 de este capítulo, David pregunta ¿Hay algún un hijo de Jonatán? (Significa presente de Dios) Cristo es el regalo de Dios, por amor de Cristo es que Dios te bendice, no tiene que ver contigo, no es porque eres buenito, es por Cristo y a través de Cristo también a ti.

Cuando Saúl murió en la batalla y también Jonatán, entonces ante el peligro, la nana de Mefiboset (hijo de Jonatán) decidió correr con el pequeño y lo dejó caer, quebrándole los dos pies. Todos los de la casa de Saúl (es decir nosotros), somos así por causa de la caída, nuestro caminar es chueco, pero Dios quiere usar su bondad. Lodebar significa “sin pasto” o “lugar seco”, así éramos nosotros, un lugar de desierto, sin el alimento de Dios, Mefiboset creía que el Rey quería matarlo, pero este al verlo se inclinó y le dijo “No temas”, la primera cosa que Dios dice al pecador es no temas, yo te bendeciré, Mefiboset tenía temor  pues pensó que moriría, David le dijo “Mefiboset no temas, yo te traje aquí para darte de mí bondad” el rey quiere la fiesta llena para la gloria de Dios, Dios no quiere acabar contigo, no temas, Él quiere darte de su bondad, por amor a Jonatán ¿A quién? a Cristo, no tiene que ver contigo, por causa de Cristo ÉL va ser bondadoso

“Te restituiré todas la tierras que le pertenecían a Saúl”, Saúl era muy rico y Dios te dice lo mismo, voy a restituirte, este era pobre y luego se convirtió en rico, le dijo finalmente “comerás pan en mi mesa todos los días” Dios te llama para sentarte a comer pan en su mesa ¡Aleluya!

Él se miró como un perro muerto, esa es la justicia propia, pero David le dijo hoy te restituyo y comerás pan en mi mesa, Tal vez el hablo mal de David, renegó contra él y ahora este le da todo y le invita a su mesa.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *