//Pr. Luis A. Núñez\\

  1. María favorecida (Lucas 1:28-37)

Altamente agraciada o favorecida, es la primera expresión que viene como un mensaje de Dios a María, es decir, le dice: “Has sido escogida no por méritos tuyos, simplemente Él te escogió, su favor está contigo”. Había muchas mujeres vírgenes en Israel, solo sabemos eso de ella, no sabemos cuál era su carácter, lo único que se sabe es que fue elegida por gracia y no por méritos. No se le dijo: “Serás la madre de Jesús por ser la mujer más buena, porque no se halló nadie como tú”, no hay una sola versión en la Biblia que diga que fue escogida por sus atributos, simplemente fue favorecida por la gracia de Dios, de la misma manera que Dios te escogió a ti para hacer su obra, no por tus méritos, sino porque has sido favorecido ¡Aleluya!

Lo que sigue a continuación es lo mejor ¡Ella cree! El ángel Gabriel le ayuda a tener certeza de eso hablándole de Elizabeth, que era su pariente cercana, de cómo su embarazo también era por obra de Dios y ella cree. Ella dice: “Hágase conmigo conforme a tu Palabra”. Esa es la llave para experimentar la gracia. Luego ella se fue donde Elizabeth, la saluda y algo sobrenatural acontece, no solo salta Juan en el vientre de Elizabeth si no que Elizabeth recibe una revelación de quién era el que estaba en el vientre de María y sobre todo ella recibe una revelación tremenda, ella le dice: “Bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que el Señor estableció”. Tú vas experimentar su gracia porque eres favorecido, pero tienes que creer. La gracia se manifiesta solo por el creer.

  1. La crisis de María (Lucas 2:8-20)

Los pastores estaban en la vigilia, esta es la prueba de que Jesús no nació el 25 de diciembre, si no entre los meses de abril a septiembre. El clima en diciembre en Belén es muy duro, la temperatura está alrededor de los 5 grados y con abundante lluvia, lo que hace imposible que el nacimiento se haya dado en este tiempo del año. Sin embargo, por otro lado, nota algo interesante, María vio con asombro que de pronto vienen los pastores, una multitud, pero ¿Quién les dijo? Ellos les contaron la historia del ángel y las huestes celestiales, la Biblia dice que María guardó esto en su corazón y meditaba en ello ¿En qué meditaría? especulemos un poco, tienes un hecho sobrenatural, te dicen que ese bebé en tu vientre es el hijo de Dios, el salvador y todo lo que comienza a suceder son acontecimientos que aparentemente son tristes, pues primero su esposo no está feliz con el embarazo, no gritó de alegría por ese embarazo, ella se pregunta qué estará pensando, teme lo peor, pero suspira cuando al día siguiente José le expresa su amor y cuidado, esta situación no le permite tener un matrimonio como había pensado, luego cuando el embarazo ya ha avanzado tiene que viajar por ese censo, con tanta incomodidad y sin tener donde alojarse el hijo de Dios nace en un establo y es colocado en un pesebre (comedero de animales), ese es el lugar menos imaginado para alumbrar a tu hijo ¿Qué crees que pasaría por la cabeza de María? ¡No hubo “baby shower”, ni regalos! encima en el establo no estaban solos, había otras personas (Lucas 2:18), eso era demasiado vergonzoso para una mujer, imagino que ella decía: “Si este bebé es el hijo de Dios y el salvador, entonces ¿Qué está pasando? Yo creo que hubo tristeza y un montón de preguntas, pero de pronto ve y escucha lo que ya hemos visto en la historia, una multitud de pastores llegan y cuentan el anuncio sobrenatural, quiero que veas lo siguiente. Después de la ilusión viene la crisis, “suntereo” es la palabra que es traducida aquí como guardar, su significado real es guardar algo de la ruina, existen muchas palabras para guardar que encajarían muy bien en este hecho, pero la Biblia usa el “suntereo” específicamente como “proteger”, como en el caso de Juan el Bautista acerca de Herodías o para preservar el vino y que no se deteriore, como en el caso del vino nuevo en odre viejo. María estaba en crisis y los pastores no fueron enviados a adorar, ellos ni siquiera se quedaron, solo fueron a dar un mensaje, la confirmación de lo que María había creído, en el anuncio de Gabriel. Los pastores se fueron glorificando, pero no hay referencias de que adoraron allí al niño, solo se maravillaron, pues confirmaron el anuncio celestial ¡El mensaje era para María! “No dejes de creer a pesar de las circunstancias adversas” ¿Sabes por qué? Porque a partir de allí muchas cosas acontecerían. Siempre habrá crisis, pero cuando crees Dios alinea todos los recursos para recordarte aquello en lo que has creído, para fortalecer tu fe y en tu caso, también guardarás tu fe de la ruina, porque las circunstancias nunca deben determinar algo más grande que aquello en lo que has creído.

A las madres

  1. a. Es normal tener expectativas de todo tipo. Sin embargo, las expectativas contribuyen a las crisis existenciales, porque es casi común que las expectativas sean mayores que la realidad. Dios envía un mensaje a María y por ende a nosotros también ¡Nunca dejes de creer! La manera de lidiar con las expectativas frustradas es viendo el propósito que tienes, guarda eso en tu corazón (suntereo), cuando María estaba en la crisis de la frustración los pastores le dicen que ella es el canal para la venida del salvador, eso hizo que el propósito la fe no se deteriore.
  2. Nunca midas el éxito de tu maternidad por las decisiones de tus hijos, si no por el cumplimiento de tu propósito. Fuiste llamada a ser instructora, intercesora, motivadora y espectadora, es decir, no puedes decidir por ellos cuando ya están fuera de tu seno, ese no es tu propósito, si no entiendes eso en un momento puedes convertirte en una típica suegra odiosa. Hubo un momento donde tu propósito fue instructivo, pero si él o ella ya se casó ahora tu labor es intercesora, guarda tu corazón entendiendo ese propósito. Observa como Dios recomienda a los hijos lo siguiente, basado en el propósito que cumpliste “Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre” (Prov. 6:20), mira incluso el sentir de Dios en Ezequiel 2:1, aquí termina diciendo que si no escuchan sabrán que hubo profeta entre ellos, el Señor está diciendo que su propósito es mostrar, pero no asumir la culpa por la decisión de ellos.

A los hijos

Tu madre es una oportunidad que Dios te da para ayudarte a cumplir el propósito que tienes en esta tierra. Ella no es perfecta, ella comete errores, pero te ama, fue puesta por Dios para recordarte siempre el amor incondicional que Dios tiene por ti.

«Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa, para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra”. (Efesios 6:2-3)

Esta palabra “honra” significa dar valor, respetar e inclusive sustentar en sus necesidades, este es un mandamiento cuyo cumplimiento encierra una promesa.

Un ejemplo de este principio es Jesús en la cruz, antes de morir dejó a su madre al cuidado de Juan

Cuando vio Jesús a su madre y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa(Juan 19:26)

Jesús confió a su madre al discípulo que se sabía amado, entonces miraría a María como la manifestación del amor de Dios, como un regalo y no una carga.

Sé que en algunos hogares los hijos se “pelotean” a sus padres ancianos, si eso sucede en tu caso, con tus hermanos solo déjalos, no te preocupes por la actitud de ellos ¡Hazlo tú! Ten esa actitud correcta y te va a ir bien ¡Es una promesa!

Para finalizar, a continuación, te presentamos algunas confesiones que te ayudarán mucho a restablecer relaciones entre padres, hijos y esposos:

CONFESIÓN DE PERDÓN Y ALIANZA DEL HIJO

Madre quiero decirte cuán importante eres para mí, aunque muchas veces no demostré nada de eso. Hoy estoy aquí para reconocer mis errores y pedirte perdón, por todo el daño que pude hacerte, por ser egoísta y no considerar tus dificultades, la historia de tu vida, así agradecerte por las innumerables veces que me has bendecido con tu vida y tu atención. Perdóname por la manera infantil con que actué, culpándote muchas veces de situaciones que fueron el resultado de lo que yo mismo sembré. Perdóname por tratarte mal, actuando de manera inconveniente, ofendiéndote, por ser tan frio y muchas veces rechazar un abrazo, un beso tuyo. Perdóname por muchas veces no oír tus consejos y actuar de manera ignorante, sin ver que siempre me amaste y lo que deseaste fue siempre mi bienestar. Estoy aquí para expresarte mi gratitud por todo lo que hiciste por mí. Sé que no seré a partir de ahora el hijo perfecto, pero buscaré en Dios ser diferente. Te amo mucho y deseo que a partir podamos tener la oportunidad de vivir en el plan de Dios.

CONFESIÓN DE LA MADRE

Sé que he fallado muchas veces, sé que no supe lidiar con muchas situaciones de forma correcta y eso te ha dañado, sé que muchas veces en mi enojo he proferido palabras que fueron incluso de maldición, que en mi impotencia he usado la fuerza y te he agredido muchas veces, sé que hubo momentos en los que enfrenté presiones y cargas que los desfogue en ti, por eso te pido me perdones, eres mi especial tesoro. Hoy libero sobre tu vida todas las bendiciones y declaro la gracia del señor sobre tu vida.

CONFESION DEL ESPOSO

Quiero ratificar mi compromiso de cuidarlos y protegerlos, de amarlos y pedirles perdón por haber fallado muchas veces y no ser la imagen sacerdotal de Cristo en medio de ustedes, hoy quiero hacer una alianza de respeto, de amor y cuidado. Hoy comenzaré a ser mejor.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *