//Pr. Luis A. Núñez\\

27»Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. 28Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. 29Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas, 30porque mi yugo es fácil y ligera mi carga».Mateo 11:27

1.- La relación produce conocimiento .- Quiero que notes algo interesante en lo que dice Jesús, “Todas las cosas me fueron entregadas”  te das cuenta del sentido de responsabilidad del que habla el Señor, no solo se refería a toda la potestad que se le había entregado en toda la creación, sino también a la gran tarea de salvación del hombre, todas las responsabilidades, todos los planes y todas las metas se le había entregado, esto de hecho ya hubiera estresado a cualquiera, Jesús estaba declarando que Dios Padre había colocado en sus manos semejante dimensión de responsabilidad. Es decir Jesús estaba diciendo que la Voluntad de su Padre del Padre era esta.

Ahora esta porción en la Palabra es como una carta de presentación, Él dice tengo una gran responsabilidad sobre mí, Jesús comienza hablando de que conoce al Padre, y él puede revelarlo al que quiera, fruto de este conocimiento, tanto del hijo al Padre y del Padre al Hijo. Este conocimiento habla de relación, solo en la relación podremos conocernos, así que de esta comunión vino el resultado de conocer la voluntad del Padre aquella voluntad de colocar todo en sus manos. Ese principio deben entender los que están en el cortejo, por ejemplo, las parejas solo se conocerán en su relación, antes en un gran porcentaje es ficto por eso el cortejo en la iglesia es tan saludable, porque les permite conocerse más sin involucrarse más allá.

Un primer mensaje del Señor aquí es  la relación con Dios, que nos permite conocer su voluntad, de asumir un encargo celestial, solo hay una forma de saber y tener su voluntad es a través de la relación que tienes con El, todo hombre religioso no quiere en realidad hacer la voluntad del Señor, sino hacer algo que a el mismo le traiga satisfacción, o le produzca paz,  por eso la religión está comprendida en una serie de cosas y ritos que hacer, todas ellas tienen un objetivo tranquilizar la conciencia del hombre, hacen cosas para tener a cambio algo que les produzca sensación de perdón o paz. Pero el que tiene una relación con Dios vive en función de su voluntad, o vive para hacer su voluntad.

2.- El desea hacerte descansar.-  percibe el versículo 28 que el Señor Jesús  dice “vengan a mi” esta expresión es también una invitación a tener una relación con El,  para quienes hoy es la invitación, a los que están cargados y trabajados, ahora el verso 29 nos muestra que él se refiere a las personas cansadas del alma, hay quienes están cansados de esta vida, ya no dan más en su forma de vivir, en sus circunstancias cada día, su forma de vida los abruman, hay tantos desanimados por su día a día, otras traducciones expresan  “venid a mí los agobiados, los afligidos, los que ya no dan más”, esa palabra “trabajados” es la referencia de las bestias de carga que han sido trabajados y están exhaustos , y la promesa que Jesús da en esa relación con El, es “yo les haré descansar”. Percibe una vez más que El comienza hablando de una relación, el venir a Él no habla de un encuentro momentáneo, sino de relación, no es un encuentro en la calle sicllapata 155 un domingo cada vez que se puede sino de una relación.

Esta relación se basa en la continua expresión de fe, todo lo que hablamos nos muestra el resultado de una continua relación con El, quien pretende basar su vida en ritos está entrando en la ley del merecimiento que es una vida de ley y no de gracia, aun el venir a este culto puede ser un rito en la intensión de tu corazón, eso se da cuando pretendes merecer algo por estar aquí, perdona esta confrontación lo que quiero es que despiertes a algo más grande en tu vida, es decir no hagas de tu asistir al culto un acto que te haga sentir merecedor de algo, porque eso es ley, si sientes que debes tener paz, o ser bendecido por venir aquí eso es ley confianza en el esfuerzo propio, tu asistir cada domingo  debe ser el resultado, o mejor una muestra de tu relación con El.

3.- Llevad mi Yugo.- Antes de continuar quiero que notes una aparente controversia, El dice “Venid a mi los que estén cargados y yo os haré descansar” lo que estamos imaginando ahora entonces es que el tomará nuestra carga y nos ayudará, pero el dice algo, llevad mi yugo, ¡un momento! ¿Quieres hacerme descansar y me vas a dar otro yugo, otra carga, que es lo que está pasando?

Pues veamos,
Existen tres palabras que se refieren a Yugo en el griego, la palabra usada aquí es el “zugis” se refiere a la balanza, o a la costumbre de llevar un palo con una curvatura colocada al cuello para llevar pesos balanceados, las otras palabras de acuerdo al contexto se refieren al palo que unía a dos bueyes, o yuntas para el arado.

    Por tanto la Palabra aquí usada de acuerdo al contexto se refiere al palo usado para transportar generalmente odres de agua, leche o vino a largas distancias. ¿Estás cansado? ven te voy hacer descansar, ¿Cómo es eso?, la idea es que me descargues, pero no es que cargues más,
Jesús dice ,Si llevas mi yugo hallaras descanso en tu alma, nota que el cansancio es emocional, ¿cuál es ese yugo que Jesús lleva?.

Era la voluntad del Padre, la de colocar todo en sus manos, por tanto Este era la el yugo de Jesús, el hacer la voluntad del Padre, y lo llevaba en sus manos era lo que Dios le había entregado las responsabilidades dadas esta era su carga.

Es decir si llevas el yugo que el lleva que es hacer la voluntad de Dios, descansaras, lo que está diciendo es que estas cansado porque llevas tu vida de la forma que quieres, por eso pesa,  más adelante el Indica que su yugo, el yugo que el lleva es “ligero” en la traducción literal dice que su yugo es el “yugo adecuado” para su uso, es el yugo acertado, es el yugo bueno, el mas indicado, El yugo que tenia el señor Jesús era el hacer la voluntad del padre ¡Aleluya!, este era el yugo de Jesús y el encargo era la carga que el llevaba y esta era ligera, no era pesada.

Todo el que vive haciendo la voluntad de Dios en su día a día, viviendo de la manera que Dios le dice, siempre terminara descansado, ¿porque estás cansado?, porque vives a tu manera, como están tus relaciones familiares y amicales, ¿en base a qué? a tus emociones, a tus reacciones, pero si vives en base a su voluntad descasaras.

 Jesús nos promete hacernos descansar El asegura enfáticamente Yo les haré descansar, y para ello nos propone que llevemos su yugo, es decir el nos indica que estamos llevando un yugo inadecuado, y que llevamos cargas muy pesadas y mas adelante el nos indica que esto nos produce fatiga, cansancio y no propiamente física sino emocional, en yugos inadecuando, cuando nuestro yugo no es hacer su voluntad y tus cargas no son las responsabilidades que El te dio esto te trae cansancio en el alma. Vives y actúas como quieres en tus propias razones, escucha esto, vamos a poner apenas un ejemplo: en una construcción, si yo soy albañil y el ingeniero me dice no pongas esta columna y quita esto, yo pienso si lo hago tal vez se cae, pero no es mi responsabilidad, solo el saber que no es mi responsabilidad me da descanso, si El lo dice, si Dios lo dice entonces es su responsabilidad, yo solo ejecuto, entonces descanso, en El. Piensa en el abejorro Dios determino que el volara aun cuando las leyes de la aerodinámica digan lo contrario, si el abejorro viviera de acuerdo a lo él y los otros dicen que él es viviría muy cansado en su día a día, pero el descansa en lo que él dijo y solo vuela.

Quiero entrar todavía en un aspecto muy importante, vivir haciendo su voluntad no es en realidad una vida de obediencia si no de fe, en el AT obedecías para ser bendecido, en el nuevo Testamento tú ya fuiste bendecido y eso te capacita a ser  obediente, es decir la obediencia es consecuencia, no es la raíz, la raíz es la fe, si crees correctamente vivirás correctamente, una creencia chueca producirá una vida chueca, muchos invierten el asunto y quieren vivir por la obediencia y no por la fe, cuando confías en tu obediencia es la ley, la obediencia se transforma en un acto de cambio con Dios, es el principio de la ley, crees que el obedecer te hace más merecedor, él dice primero tengo que ser mejor Dios sino no me va oír, fe es certeza de cosas que no ven, cada mañana al despertar debemos preguntarnos en que creemos “yo creo que soy nueva criatura”, todo es nuevo despierto por la fe es allí que el evangelio se torna poder de Dios, si cada día hablas de lo que crees, estamos confiados en la justicia de Cristo.
No estoy diciendo que no debemos obedecer, lo digo es que todo lo que hacemos y vivir en su voluntad debe ser el resultado de fe, en lo que Él es, en lo que dice, esto traerá resultado de obedecer, por eso para quien cree hacer su voluntad no es una carga ni menos algo temporal, o un mercado espiritual donde todo lo que quieres es a cambio de. Sino es el resultado de creer en El, en su palabra, es el resultado de tu relación con El, por eso Pablo decía “yo sé en quien he creído” 2 Timoteo 1:11-12. Si tu lees los anteriores versículos veras que Él dice que esa es la razón de ser apóstol, el creyó en el evangelio. Es decir él vive en su voluntad por fe. Cuando nosotros lo vemos decimos es obediente, cuando Dios lo ve Él dice “el me cree”.

 4.- Ser manso y humilde .- Al decir que debemos aprender a ser mansos y humildes nos dice que la razón de nuestro cansancio es la falta de mansedumbre, la falta de humildad, para aceptar su voluntad, solo llevando su yugo es decir solo haciendo la voluntad de Dios podremos aprender a ser mansos, porque para ser sinceros cuantas veces la Palabra atenta contra la razón, parece que no resulta así, que debemos actuar como las reglas de este mundo dicen que se debe hacer, mira, los mansos  no se resienten  en la adversidad porque saben que todo les ayuda a bien.

Los mansos son dóciles y maleables, trabajables, son como un recién ahogado sabias que esta era la estrategia de un buen salvavidas, se tiraba cuando estaba ahogándose porque así este se dejaba salvar. Ser manso es no ofrecer resistencia.

Ser humilde de corazón es ser alguien que reconoce lo que es, que deja su amor propio. Es reconocer quien es en toda circunstancia. No solo como apariencia, sino realmente que lo es. Sabes que no todos los que obedecen son humildes, abecés la obediencia encierra orgullo, el humilde acepta el perdón por fe, acepta el llamado por fe.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 7 = nueve