//Pr. Luis A. Nuñez\\

Cristo la piedra del ángulo

Hechos 4:11-12   

El apóstol Pedro manifiesta la  revelación de Cristo en la edificación de su iglesia. Veamos 1 Pedro 2:7: “Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo” Él es la roca, pero ahora Pedro nos muestra que Jesús es la piedra (lithos),  piedra viva, principal del ángulo.

En todas las construcciones de ese tiempo el material más común eran las piedras y cuando iban a definir el ángulo o la forma de la construcción, en la esquina ponían una piedra bien pulida y definida, que determinaba la dirección de los dos muros, es decir, esa piedra del ángulo definía la forma y dirección de los muros y por lo tanto, de la edificación completa. También estaba definida como piedra del ángulo aquella que sostenía todo el arco de una puerta, sobre la cual se sostenía toda la edificación; no sé si usted tuvo la experiencia de hacer un horno de huatias, si lo hizo sabe que lo primero que se hace es el arco de la puerta, pero cuando se hace el arco hay un terrón que es el último que se coloca encima del arco, es el principal, pues sostiene todo, ese era llamado también de cabeza de ángulo.

Por lo tanto, lo que nos dice es que en la edificación de la iglesia, Cristo es el fundamento (como fundamento es el origen y el sustento) y también la dirección de la edificación, entonces en ese fundamento y dirección es que nosotros somos las piedras vivas, llenos de la fuente de vida que Él nos da.

Hasta aquí entonces se nos muestra a Cristo como la base, el inicio, el fundamento sobre el que reposa toda la construcción, el sustento permanente y el centro de todo en la iglesia.

 Somos piedras usadas para esa edificación

El Señor Jesús nos manifestó que es Él quien edifica su iglesia, en Él y por medio de Él, Él mismo la edifica sobre si y la sustenta con vida, porque Él es vida, Él edifica su iglesia con cada uno de nosotros: 1 Pedro 2:4-7, Efesios 2:19-22.

Esta revelación nos hace entender, una vez más, que la iglesia no es una religión o una institución humana, esta revelación nos va a traer una percepción diferente de lo que para muchos es iglesia, la mayoría ve a la iglesia de manera institucional, como una prestadora de servicios o como un refugio, entonces cuando la iglesia no llega a satisfacerme como yo quiero, simplemente la abandono o de acuerdo a los servicios que me brinden expreso mi satisfacción.

Tu percepción de la iglesia a través de la revelación de la Palabra debe ser que la iglesia es Cristo, edificada con cada uno de nosotros sobre nuestro fundamento que es Cristo ¡Aleluya!, entonces de hoy en adelante veremos las cosas así:

Estoy en la iglesia porque Cristo me dio vida, mi naturaleza fue mudada a la misma naturaleza de Cristo, Él me hizo un petros, es decir, no puedo separarme de Cristo, porque tengo su naturaleza y Él es mi fuente de vida, necesito estar inserto en la iglesia y ser parte de la edificación.

Esta revelación me lleva a comprender algo fundamental para el desarrollo de la vida de la iglesia.

La revelación de la unidad de la iglesia

 1 Corintios 1:10 dice: “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y un mismo parecer”

 Veamos tres aspectos en este versículo:

  • Hablar una misma cosa

Esto implica:

  1. Unidad de doctrina (salvación y reino) Hoy en día existen una infinidad de posturas doctrinales, es increíble la manera como se manifiestan tantas posturas doctrinales, sobre guerra espiritual, sobre alabanza, sobre profecía, etc. Frente a eso tenemos que hablar una misma cosa, tener una misma doctrina, la que es cristo céntrica, es decir “enseñamos a Cristo”.
  2. Unidad de propósito (conquista de una generación)
  3. Unidad de estrategias (células, encuentros, eventos puente, casas de paz, encuentros en las casas, etc.)
  • Sin divisiones

Desde tiempos atrás, las iglesias han sido atacadas por este mal, grandes proyectos fueron truncados por este motivo, muchas iglesias aquí en Cusco fueron destruidas a causa de la división, veamos un ejemplo en la Biblia:

  • Números 13:2: Jehová hablo a Moisés (Propósito)
  • Números 13:30: Expresaron negativismo, influencia negativa, si tu líder te dice que no está de acuerdo con la iglesia, con la doctrina, con el propósito, entonces exhórtalo y habla urgente con tu pastor, porque si no la influencia será nociva y el diablo lo usará para destruir. (Números 14:10).
  • Números 14:6-10: Josué y Caleb expresaron que si se podía conquistar esa tierra (estaban alineados al propósito) Los demás decían que no y decían que era mejor volver (salieron del propósito)

¿Por qué Dios manda que vayan diez príncipes?  Él podía decirles todo cuanto necesitaban saber de la tierra prometida, pero había un propósito al enviarlos como espías, una necesidad de tener unidad en la visión, ellos verían la tierra de la promesa y como príncipes tenían la capacidad de influenciar, influenciar al pueblo en la unidad de visión, pero lamentablemente no fue así, usaron la influencia para desanimar.

Perfectamente unidos en una misma mente y parecer

 En el idioma original se habla de tener disposición de tener una misma mente, un mismo parecer y un mismo pensar. Porque solo hablando un mismo lenguaje y estando unidos podremos realizar lo que Dios nos encomendó como pueblo suyo. La palabra “unidos” en el griego es estar ajustados ¿Ajustados a qué? a un mismo parecer, a un mismo pensamiento, a una misma mente. Es como si uniéramos dos ladrillos con la argamasa.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *