//Pr. Luis A. Núñez\\

1.- LA BENDICION DE ABRAHAM

Gálatas 3:13-14 Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición por nosotros (pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado en un madero»), 14para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzara a los gentiles, a fin de que por la fe recibiéramos la promesa del Espíritu.

La apalabra de Dios es muy específica cuando dice que fuimos rescatados de la maldición, de la ley y que ahora recibimos la bendición de Abraham, ¿pero cuál es la bendición de Abraham?, si queremos vivir debajo de esa bendición, necesitamos conocerla en

Gálatas 3:29, Y si son de Cristo, entonces son descendientes de Abraham y herederos de las promesas que Dios le hizo.

Leemos que si somos de Cristo, también somos descendientes de Abraham y herederos según la promesa”, si tú creíste en el Señor tú te hiciste hijo, y si somos hijos también somos herederos, eres heredero según la promesa, ¿Cuál es la promesa hecha a Abraham?, creo que la respuesta está en:

Romanos 4:13 La promesa de que sería heredero del mundo, fue dada a Abraham o a su descendencia no por la Ley sino por la justicia de la fe, ….. (Recomiendo leer hasta el verso 24).

Por la fe Abraham recibió la promesa de ser heredero del mundo, por eso nosotros somos herederos de este mundo, eso significa que todos los bienes riquezas y ventajas de este mundo son nuestros por derecho.

La palabra de Dios dice que Abraham se tornó muy rico, el ciertamente experimento en su vida lo que significa ser heredero del mundo (Génesis 13:2), ser heredero del mundo no significa que cada uno de nosotros se volverá en un magnate, multimillonario, pero si que cada creyente esta debajo de la bendición de la prosperidad de Abraham.

Dios le da una orden a Abraham, le dijo “Serás una bendición”  (Génesis 12:2) ciertamente esto implico que en una área de su vida la económica  Abraham era rico y eso le daba mucha ocasión para ser de bendición en la vida de otros, no es posible ser de bendición si nosotros no somos bendecidos.

El segundo aspecto de la bendición de Abraham, que quiero mencionar es tener un vida saludable y fuerte, El señor renovó la juventud de Abraham, y de Sara de una manera tan extraordinaria que Abraham a los 100 años fue padre de Isaac. Con la promesa de que le daría un hijo vino la promesa del vigor de la fuerza de la vitalidad de la salud, esa es la promesa para nosotros también. Salmos 103:1-5

Nosotros podemos tener  una renovación de nuestro cuerpo físico y experimentar salud en toda nuestra vida. Romanos 4:13-16 observa la afirmación de Pablo, “no fue por la ley, que Abraham recibió la promesa de heredar el mundo si no por la fe”, eso significa que solamente aquellos que viven en la esfera de la gracia es que pueden disfrutar de la bendición.

 2.- LA LEY NO ANULA LA PROMESA

El principio bíblico es que la alianza de Dios con Abraham fue establecida únicamente por la fe. La única exigencia era la fe en la promesa, una vez que la promesa había sido ratificada con una alianza, esta jamás podría ser cancelada.

La ley vino solamente 430 años después de Abraham, pero esta no podía revocar ni anular la alianza que Dios había hecho con Abraham, la ley no fue dada como un medio de recibir la bendición pero como un propósito de exponer el pecado del hombre.

Hasta el día que Dios concedió la ley, El lidió con Abraham y sus descendientes únicamente por la fe, mediante la gracia, eso puede ser probado observando la manera como Dios lidió con su pueblo desde el día que salieron de Egipto, hasta la concesión de la ley en el monte Sinaí. La jornada de los hijos de Israel de Egipto hasta el Sinaí es una figura de pura gracia de Dios, aunque ellos murmurasen contra Dios nadie fue muerto en aquel periodo.

Aunque el pueblo hubiese visto todas las señales de Dios en Egipto, ellos fallaron en honrar al Señor, y continuamente reclamaban Éxodo 14:11, Éxodo 15:23-25, Aun Dios les dice que si viven haciendo lo recto Dios los librar de todo enfermedad de los egipcios, estar en la gracia no significa no tener normas de vida, pero no son ellas las que determinan su favor sobre nosotros.  Después de Mara ellos llegaron a un lugar llamado desierto de Sim donde quedaron airados por el hambre pero el Señor hizo caer pan del cielo para ellos.

Mira lo que dijeron los hijos de Israel en aquel día, “Ojalá hubiéramos muerto a manos de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos ante las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos, pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.”, pero ante ese comportamiento tan ruin que le dijo el Señor a Moisés?, “Les hare llover pan del cielo”, (Éxodo 16:1-4), no hubo reprensión ni juicio solo gracia, ellos merecían morir de hambre, pero Dios hizo caer pan del cielo, eso es un retrato de la gracia presente en la alianza de Dios con Abraham.

Después de eso una vez más ellos reclamaban (Éxodo 17:3), pero el Señor en vez de condenarlos hizo brotar agua de la roca. Es increíble pero antes de llegar al Sinaí cada vez que el pueblo de Israel se levantaba para murmurar y reclamar, Dios les respondía con demostración de poder y gracia, ¿Por qué eso sucedió así?, porque en ese tiempo Dios trataba con su pueblo basado en la alianza hecha con Abraham, las bendiciones y provisiones de Dios no dependía de la bondad y merecimiento de ellos, en la alianza de Abraham y la alianza de la gracia la única exigencia de Dios es fe.

El pueblo entonces llego al monte Sinaí, en el capítulo 19: 5-6, Ahora, pues, si dais oído a mi voz y guardáis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra. 6Vosotros me seréis un reino de sacerdotes y gente santa”. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. La alianza que ellos deberían guardar en ese momento era solamente la alianza hecha con Abraham, Dios quería que todas las familias de la tierra sean bendecidas por medios de una nación de sacerdotes, es impresionante pero esas son exactamente las palabras que pedro usa para describir la iglesia en  1Pedro 2:9, Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable. Nosotros hoy vivimos la continuación de la alianza con Dios con Abraham por eso somos una nación de sacerdotes.

Todavía cuando el pueblo oyó lo que Dios había dicho ellos le respondieron “todo lo que el señor dijo lo haremos”, Éxodo 19:8, después de esa respuesta del pueblo, el ambiente cambio, completamente, el clima pacifica fue sustituido por una atmosfera aterradora.

Lo que ellos estaban diciendo en verdad era lo siguiente “todo lo que el señor dice nosotros somos capaces de obedecer”, en otras palabras ellos estaban diciendo “no nos evalué en base a su bondad, evalúanos y júzganos en base a nuestra obediencia”, en ese momento ellos cambiaron de alianza salieron debajo de la alianza abrahamica y entraron en la alianza de la ley. Esto revela su corazón mas adelante con el becerro de oro.

Hasta aquel momento el Señor estuvo en medio de ellos lucho por ellos y los bendijo con grandes señales y prodigios aunque ellos murmurasen todo el tiempo, Dios abrió el mar delante de ellos, hizo caer pan del celo, hizo brotar agua de la roca, pero en el momento en que dijeron esas palabras el ambiente cambio completamente Dios cambio de tono.

Es impresionante que antes del Sinaí los fracasos del pueblo eran apenas una ocasión para la manifestación del poder de Dios, pero después del Sinaí la ley exigía la condenación del pecador, La bendición de Dios no dependía más de la bondad de Dios, pero sí de su capacidad de obedecer o merecerla.

Infelizmente aun hoy los creyentes están respondiendo a Dios del mismo modo que los hijos de Israel hicieron, están diciendo, “todo lo que el Señor hablo lo haremos”, Pablo está diciendo a los Gálatas que ellos deberían continuar debajo de la alianza de Dios con Abraham, en esa posición disfrutamos de la promesa por la fe, La jornada de los hijos de Israel, hasta el Sinaí, fue un retrato de la gracia de Dios, no dependía de las obras de ellos, si no todo dependía de la bondad de Dios, no eran bendecidos porque eran fieles, pero por causa de la fidelidad de Dios recuerde de que Ud. esta debajo de la nueva alianza y no más debajo de la alianza de la ley, la antigua alianza lo lleva a Ud. a mirarse a sí mismo, en cuanto la alianza de la gracia lo lleva a mirar a Cristo crucificado.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *