//Pr. Luis A. Núñez\\

La identidad está definida por el concepto de quienes somos, quienes somos determina lo que hacemos y lo que hacemos muestra quienes somos. Por eso la identidad es muy importante.

Efesios 5:8 dice “Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz”  

Así que es muy importante saber quiénes somos, tener revelación de quienes somos.

Desde el inicio de los tiempos Dios trabajo en la formación de la identidad en el hombre, en las diferentes áreas de su vida, por ejemplo en Génesis 2:18-23 Dios indica que al hombre le haría una ayuda idónea, entonces Dios empieza a trabajar en la identidad conyugal del hombre y para eso le trae a todos los animales de la tierra y después concluye diciendo que “no se halló ayuda idónea para él” es decir, Adán tendría que entender que no existía nada que pueda reemplazar a su esposa y Eva tenia que entender que no hay nada que pueda reemplazarla en la vida de su esposo ¡Identidad conyugal!. El matrimonio, la vida conyugal entre el hombre y la mujer es irremplazable.

Identidad es despertar y responder a lo que eres, no es crear un concepto en ti contario a lo que realmente eres. Eso es exactamente lo que se pretende ahora en nuestro país y en el mundo; Dios creó hombre y mujer y cada sexo tiene características relacionadas a su género, todo con un propósito. Por lo tanto, el término “identidad de género” debe estar referido a tener entendimiento y revelación de quien soy y por ende mi responsabilidad con lo que soy es comprender el propósito de lo que soy. Sin embargo, el mundo ha conceptualizado de manera diferente la “identidad de género” como el crear un concepto de ti conforme a tu elección, aun cuando la realidad muestra lo contrario.

En otras palabras, si elegiste ser mujer aun cuando eres hombre tienes que crear ese concepto en ti y vivir como tal, con libertad, aunque en la realidad no lo seas. Entonces ahora ya no se habla solo de una opción sexual (homosexualismo) si no de elección de género. Todo esto nos habla de la rebeldía de la humanidad contra Dios, es decir el pensamiento es: “Dios no me permitió elegir ¿Por qué tiene que ser así? yo no quiero ser hombre o yo no quiero ser mujer” entonces contra todo lo establecido las personas quieren crear una identidad falsa. Bueno hermano, debes comprender que todo lo que el diablo ha formado siempre es falso, por eso él es el padre de la mentira. El diablo le dijo a la mujer que si comía del fruto sería como Dios (expectativa falsa) esto fue una mentira, en la tentación a Jesús (basada en propuestas falsas) sucedió lo mismo, por eso Jesús dijo que él vino para matar, robar y destruir, este mundo yace bajo el maligno.

Por lo tanto, la identidad es responder plenamente a lo que somos.

No estoy aquí cada domingo tratando formar en ti un concepto de lo que no eres, si no buscando que la Palabra de Dios te brinde una revelación de lo que eres.

¿Qué es lo que hizo que Noé construyera un arca? pues su identidad, recuerda que lo que somos determina lo que hacemos. Vemos en Génesis 6:9: “Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé” ¿Qué hace que alguien camine con alguien? simplemente saber qué o quién eres para ese alguien, caminas con alguien porque es tu amigo, porque trabajas para él, porque es tu esposa o esposo o porque es tu socio, etc. Noé caminaba con Dios porque sabía quien era Dios y él sabia que era su siervo, de tal manera que cuando le dice que haga un barco en pleno desierto, muy lejos del mar, él obedece sin cuestionamientos.

¿Qué fue lo que movió a Abraham a obedecer a Dios para sacrificar a su único hijo? pues ¡identidad!, Dios le dijo en Génesis 17:5-6: “te haré padre de mucha gente”, más adelante Abraham antes de subir con su hijo al monte para sacrificar a su hijo le dice a sus siervos “volveremos” ¿Por qué tenía esa fe? porque sabía que Dios le había dicho que sería padre de mucha gente, entonces algo tendría que acontecer; recuerda, lo que somos determina lo que hacemos, Dios le mostró lo que haría de él y Abraham caminó en su identidad “padre de mucha gente”. Él tenía que creer en lo que Dios ya había determinado en él, para soportar toda prueba o lucha. Pastor, pero acabas de decir que identidad es tener revelación de la realidad y Abraham era viejo y su esposa estéril, si, así es, pero la realidad para Abraham era lo que Dios había determinado para él, no lo que las circunstancias estaban determinando, por eso le dice “serás padre de multitudes”. El apóstol Pablo en las epístolas constantemente trabaja para que las iglesias entiendan su identidad, tengan revelación de lo que son, para que tú y yo comprendamos nuestra identidad.

El Señor Jesús trabajó para producir identidad en sus discípulos, les dijo: “ustedes son la luz en este mundo” (Mateo 5:14), les dijo “son la sal en esta tierra” (Mateo 5:13) luego les dijo “pero si la sal se desvanece ¿con que salaremos? esa sal no sirve más para nada” esto habla de responsabilidad. Identidad no solo es ver quien soy para ver que puedo exigir en función de lo que soy, sino habla de la responsabilidad que tengo que asumir por lo que soy.

La santa cena tiene que ver con identidad, El Señor nos mandó a celebrarla, porque esto tiene que ver con identidad, tiene que ver con quienes somos.

Detente una vez más en esta parte (1Corintios 11:26) Así pues, todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”  ¿Qué significa anunciar su muerte hasta que Él venga? Anunciar su muerte significa proclamar porqué murió y para qué murió, es la proclamación del evangelio, pero como un testimonio vivo, es decir el por qué y para qué deben reflejarse en mi vida, esto es ¡identidad!,

EL PORQUÉ  nos muestra la fuente, la razón del actuar de Dios y todo concluye en una sola cosa, su amor por nosotros, su amor indescriptible, su amor incondicional.

EL PARA QUÉ  nos habla de lo que la muerte de Cristo produjo en nosotros, su muerte generó vida en todo aquel que en Él cree y a todo aquel que en Él cree le dio la potestad de ser hecho hijo (Romanos 8:16-18).

Entonces la santa cena es la ratificación de un arrepentimiento genuino y un compromiso de una nueva vida, así como el compromiso de una vida victoriosa hasta que Él venga, esto es formación de identidad, esto es mantenimiento de identidad, esto es una vida de vencedores.

Ahora, “hasta que El venga” significa un compromiso de perseverar en esta vida de victoria, de perseverar en lo que somos hasta que Él venga, no sé cuánto tardará, pero hoy le diremos “Señor pase lo que pase te esperaré, en esta lucha, manteniéndome firme, sabiendo quien soy” ¡Amén!

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− ocho = 1