Olvidando-Lo-Que-Quedó-Atrás

//Pr. Luis A. Núñez\\

En algunas oportunidades hemos hablado de la fe como la motivación de creer que cosas imposibles pueden ser hechas a través del poder de Dios, esto nos ha llevado muchas veces a experimentar milagros y ver el amor y poder del Señor, pero también hemos podido experimentar frustraciones ¿Por qué? quizás porque es necesario entender la fe en toda su dimensión, La Biblia nos muestra en 1 Pedro 5:9:“al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo”

 La fe es una base, un cimiento, que nos permitirá resistir los ataques del diablo, vivimos una constante lucha, una constante presión maligna para desistir, invitaciones constantes para romper principios, aun la Biblia nos muestra que nuestra vida sería constantemente golpeada.

“Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca” (Mateo 7:25)

Frente a esta realidad Dios nos dice en Efesios 6:16 que nuestra fe es nuestro escudo, es con este escudo que podremos detener todos los dardos del maligno. Estos dardos son muchos, su objetivo es matar, pero contamos con un escudo ¿Cómo es este escudo? ¿Qué características tiene esta fe, que nos permite permanecer firmes en la lucha y protegidos de todo ataque?

  1. Obediencia

 Ciertamente podríamos decir que la fe es obediencia, no podemos hablar de fe si no hablamos de obediencia, es gracias a la obediencia que ningún ataque nos derrumbará, cualquier dardo del maligno no nos alcanzará porque nuestra fe nos protege. Veamos Hebreos 11:8:“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba”

Te imaginas cuántas invitaciones a desistir tuvo Abraham, cuántos dardos llovían todos los días a su mente para desistir. Su parentela era tan importante, todo lo que dejaría, tendría que habitar como extranjero, pero ¿Qué lo hizo continuar? Pues su fe ¿Qué fe? Su obediencia, cuando estés haciendo algo en la obra asegúrate que estás haciendo algo conforme a su llamado, entonces nada te moverá y estarás firme, nada te moverá, digan lo que digan. Pase lo que pase porque estarás firme en la fe, en la obediencia “Dios lo ordenó y esta misión tiene que ser cumplida si o si”. Allí dirás ¡Retroceder nunca, rendirse jamás!

Noé recibió una orden, que construyera un barco donde entrarían los animales, sin embargo, la gente se reía, la gente se burlaba, pero él sabía cual era la orden, tenía que ejecutarse. Muchos dardos vendrían a su mente, dardos certeros, con imagen de coherencia, de lógica, para que desistiera, pero él estaba firme en su fe. Dios lo ordenó y por mas incoherente que parezca, lo haré, “Sobre tu palabra echaré las redes” dijeron alguna vez sus discípulos y experimentaron un milagro.

  1. Fidelidad (Hebreos 11:37-39)

 Fe es fidelidad, no podemos hablar de fe si no hay fidelidad, todo aquel que le cree le es fiel, en toda circunstancia ¿En qué tiempo son más fuertes los dardos para desistir? En los momentos en los que se sienten los empujes del diablo para caer, en medio de las circunstancias adversas, recibirás invitaciones a desistir, allí tú dirás ¡No entiendo por qué! me es difícil mantenerme en pie, no te comprendo, pero TU ERES MI DIOS, TU ERES MI PADRE, no te fallaré ¡Aleluya!

  1. Confianza

Pablo era un hombre constantemente golpeado, atacado por el maligno. 2 Timoteo 1:12 dice:

 “Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día”

Él confiaba, él sabia quien era su Dios, dardos venían, empujones venían, pero él estaba firme y protegido, porque decía: ¡Yo sé en quien he creído! Obediencia, fidelidad y confianza, esto es la OBRA de la fe, la fe de los vencedores.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *