//Pr. Luis A. Nuñez\\

Efesios 2:12-13: “En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo”

Romanos 11:11-22 habla acerca de cómo es que fuimos injertados en el olivo siendo olivos silvestres y el temor que debemos tener y también como su gracia se manifestará en la oportunidad para el pueblo judío de ser nuevamente insertado en el tronco.

En esta porción la Palabra nos muestra que Dios hizo a través de Cristo un solo pueblo, que es su iglesia, conformada por judíos y gentiles, que ahora somos morada de Dios. Los judíos eran el pueblo de Dios, nosotros los gentiles estábamos lejos serlo, ajenos a la promesa, pero ahora en Cristo somos su pueblo, la palabra “cercanos” significa estrangulados, es decir fuimos acercados y unidos en un solo pueblo.

Observen la aclaración de quienes éramos, es decir, no solo tiene que ver con el ser un solo pueblo sino una vida que nos identifica, una ropa que nos distingue.

1Pedro 1:13-19, Efesios 1:7.

En estos versos se nos muestra que esta obra maravillosa de redención y salvación es por su sangre (otra tremenda referencia es Hebreos 9:11-14), entonces, veamos lo que dice el Antiguo Testamento en Éxodo 12:7-14.

Un cordero tenía que morir, porque la paga del pecado es muerte y ya que el hombre rompió su alianza, un cordero tenía que ser sacrificado cada día, hasta que el Cordero de Dios (Cristo) fuera sacrificado. Los principios establecidos por Dios no cambian, nosotros elevamos nuestra relación a lo sentimental. Él tiene compromiso con lo que el mismo establece, por eso Jesús tenía que morir, alguien moriría en nuestro lugar.

 Después de esto los judíos celebraban la pascua, es en esa pascua que Jesús celebra la cena con sus discípulos. (Mateo 26:26-29)

 “También tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mi (Lucas 22:19).

Jesús es el Cordero Pascual, vea Hechos 8:32: “Como oveja a la muerte fue llevado; y como cordero mudo delante del que lo trasquila, así no abrió su boca”.

1 Corintios5:7 “Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois, sin levadura, porque nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. 8Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad”.

También esto es mostrado en (Juan 1.29, 1 Pedro 1:18–21)

Tanto la Pascua como la Cena del Señor eran demostraciones de su amor por un mundo perdido.

Al celebrar la Fiesta Pascual miraban hacia atrás, a la liberación de Israel de Egipto, de la misma forma sucede cuando celebramos la Cena del Señor, miramos hacia atrás, a la muerte de Cristo en la cruz y también hacia adelante, a su venida «hasta que el Reino de Dios venga». Jesús vio un futuro cumplimiento de la fiesta cuando su pueblo estaría reunido en su Reino glorioso.

Ahora existe lamentablemente la tendencia a hacer de nuestras vidas una religión sin sentido, una costumbre simplemente, lo mismo pasaba con la iglesia primitiva, a la verdad la pascua era celebrada en una gran cena, entonces la gente comenzaba a reunirse para celebrar, pero los mas ricos traían mucha comida y los pobres se sentaban a sus lados a penas con migajas, entonces comenzó a haber distorsiones horribles y a perder el sentido de lo que debía ser realmente, frente a esto Pablo enseña sobre la santa cena en 1 Corintios 11:20-34.

La gente había hecho un desorden de la santa cena, habían perdido el sentido y la reverencia de lo que esto significaba, por esto había consecuencias terribles, desde muertes hasta enfermedades ¿Por qué? pues porque es esta siempre la consecuencia de no tomar a Dios en serio.

Además, la Biblia dice que no quiere que seamos declarados condenados, junto con el mundo, por eso somos disciplinados o corregidos.

 En realidad la Santa cena es:

1.Una constante ratificación de una alianza con el Señor

             a. El pueblo de Israel celebraba la libertad del cautiverio de Egipto, nosotros hoy celebramos la libertad de la                     esclavitud del pecado.

             b. El pueblo de Israel celebraba su nueva vida de libertad, nosotros celebramos nuestra nueva vida en Cristo.

Por esto debemos probarnos a nosotros mismos, examinarnos (1 Corintios 11:31), porque cómo podría celebrar la libertad de Cristo en mi vida si vivo atado aún a una vida de pecado, porque cómo podría celebrar mi nueva vida en Cristo si continúo en actitudes de una vida vieja.

Entonces, la Santa Cena no es un examinarse condenatorio, sino un diagnóstico que me invita a retomar mi alianza con el Señor, que me dirige al arrepentimiento y permite ratificarme en mi espera con una actitud de vencedor, hasta que el venga.

Detente una vez más en esta parte (1Corintios 11:26) “Así pues, todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”.  ¿Qué significa anunciar su muerte hasta que Él venga?, anunciar su muerte significa proclamar “el por qué murió, para qué murió y cual es el resultado de su muerte”, en realidad es la proclamación del evangelio, pero como un testimonio vivo, es decir el porqué, para qué, deben reflejarse en mi vida, entonces la santa cena será la ratificación de un arrepentimiento genuino y un compromiso de una nueva vida, así como el compromiso de una vida victoriosa hasta que Él venga, esto es una vida de vencedores. Hasta que El venga, es decir, perseverando en esta vida de victoria, de santidad. Arrepintámonos y volvámonos a Él.

Aunque no somos dignos, podemos participar de una manera digna, al comprender lo que la Cena significa:

  • Tener un corazón libre de pecado.
  • Estar lleno del amor por Cristo y su pueblo.
  • Estar dispuesto a obedecer su Palabra.

Por esto quiero redundar la importancia de esto, el mismo Señor dijo que lo hiciéramos, por esto es serio, sumamente serio, hay un propósito grande en esto, sin ella no habría una constante ratificación de mi alianza, de mi fidelidad con Dios y constante recuerdo como iglesia de la promesas del Señor, ha llegado el momento de tomar a Dios en serio, Dios quiere hijos que lo tomen en serio, Dios quiere un pueblo que lo tome en serio. Amén.

2.Es la unidad de la iglesia

1 Corintios 10:16-17 dice: “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo, pues todos participamos de aquel mismo pan”.  Esta expresión todavía nos habla de que celebrar la santa cena es ratificar la comunión y la unidad en la iglesia, como iglesia vamos a enfrentar muchos problemas dentro de nosotros o del mundo hacia nosotros y aun vamos a tener proyectos en la extensión del Reino de Dios, en todos ellos debemos estar unidos como un solo cuerpo.

Por esta razón Pablo expresa en 1 Corintios 1:10: Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y un mismo parecer” Él nos insta a tener unidad básicamente de tres formas.

  • Hablando una misma cosa.
  • Sin divisiones.
  • Unidos en una misma mente y un mismo parecer.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 − dos =