//Pr. Luis A. Núñez\\

Actitudes en el hogar de los HUIOS

La clave para que nuestros hijos sean transformados es que ellos contemplen a Cristo, su Gloria. Ese es el desafío que tenemos como padres, por eso inculcar estos principios desde temprana edad es clave, cuando ellos han crecido y no hemos transmitido en ellos principios se torna más difícil.

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18)

Mirando la Gloria del Señor (Mis ojos puestos en Cristo) somos transformados de gloria en gloria. Los valientes de David fueron transformados porque David los llevó a contemplar a Dios en aquella caverna, los Salmos nos muestran esto. En el Salmo 61 David expresa algo que está fuera de la vida en la ley, él dice: “Quiero ver tu gloria en tu santuario, ver tu poder porque tu amor vale más que la vida” ¡Que te tremendo!

En realidad, los judíos sabían que no se podía ver la gloria de Dios, desde los tiempos de Moises. Veamos Éxodo 33:18-20:

Entonces dijo Moisés: -Te ruego que me muestres tu gloria. Jehová le respondió: -Yo haré pasar toda mi bondad delante de tu rostro y pronunciaré el nombre de Jehová delante de ti, pues tengo misericordia del que quiero tener misericordia, y soy clemente con quien quiero ser clemente; pero no podrás ver mi rostro—añadió—, porque ningún hombre podrá verme y seguir viviendo”

Luego vemos que el Señor le dice que lo pondría en un agujero en la roca y taparía sus ojos y solo vería su espalda cuando Él se fuere, pero más adelante notamos que el propio Señor dice que habla con Moisés cara a cara (Éxodo 33:11).

Éxodo 40:34 dice:

“Entonces una nube cubrió el Tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el Tabernáculo. Moisés no podía entrar en el Tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba”

No podía entrar porque la gloria del Señor estaba en el tabernáculo. La gloria del Señor producía temor, tenían que cubrirse el rostro, por eso los judíos usaban un manto, por el temor de ver su gloria, no podían orar a cara descubierta por esta razón.

En conclusión, lo que dice 2 Corintios es que todo el que contempla al Señor sin temor de condenación, sin acusación, que confía y cree en su amor, que acepta el perdón y la nueva vida de victoria en Él, toda persona que sabe que con Él tiene una nueva oportunidad, que reconoce cada día su grandeza y poder para librarlo, para levantarlo en victoria ¡Es transformado! y porque es transformado, sus actitudes entonces cambian, son diferentes ¡Aleluya!

  1. Nobleza (Mateo 1:19)

José (Marido de María) como era justo y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente, me imagino lo que pasó por la mente de este hombre, la mujer que él amaba y con quien se iría a casar aparece embarazada, la ley decía que José podía acudir al sacerdote y denunciar el hecho y María sería apedreada, tenía el derecho de satisfacer su venganza, pero él era noble. Nobleza no tiene que ver con proceder de alta alcurnia, nobleza no es opulencia, nobleza es una actitud de compasión, de misericordia, de amor, de ternura, de comprensión, es una actitud de perdón. No es sed de venganza, de desear que las personas sientan lo mismo que tú, (Ejemplo: La historia del chinito que escupía en la sopa de su jefe) es ser elevados al perdón y a la misericordia. 2 Corintios 5:19 dice:

“Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación”

Dios es noble porque no considero lo que hicimos, es más, vino a morir en lugar nuestro para salvarnos. Necesitamos nobleza en casa con la esposa y con los hijos, para no tomar en cuenta errores, pero si hacer algo para la corrección, pero con el propósito de ayudar al cambio.

Sé que el mayor dilema en el hogar es el adulterio y la falta de perdón al respecto, no estoy diciéndote que toleres las actitudes constantes de adulterio o la violencia en el hogar, existen mecanismos legales para detener la violencia y en cuanto al adulterio, tú tienes que decidir en un punto lo que crees que es mejor, siempre considerando las consecuencias, para afrontarlas con madurez. Nobleza no es condescendencia al pecado, no es tolerancia a la violencia, estoy hablando del día a día, en las actitudes involucradas al carácter, del perdón ante el error de alguien.

  1. Sensibilidad a la voz de Dios (Mateo 1:20)

“Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es

Esto tiene que ver con la capacidad de oír a Dios, para saber su voluntad, para tener la dirección de Dios para su hogar. Esa es una responsabilidad grande, aprender a oír de Dios para conducir a nuestros hijos a Cristo. A veces oímos más a nuestra carne, a nuestro enojo, a nuestro criterio, cuando la paternidad tendría que estar ligada a la búsqueda constante de Dios para pedir sabiduría.

Normalmente, actuamos en función a lo que nuestra mente nos dicta (Nuestra carne), pero cuantos acudimos a Dios constantemente para preguntar ¿Qué debo hacer señor?, aun cuando reaccionaste equivocadamente, acudirás a Dios para ser guiados y Él te llevará, a resarcir tus errores.

  1. Protección (Mateo 2:13)

“Después que partieron, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo” 

El transporte no era cómodo, las rutas peligrosas, había que tomar provisiones y previsiones, pero el decidió proteger a su familia, esto habla de protección natural y espiritual. Es por eso que los padres tienen que estar pendientes de lo que ven sus hijos, de que lo que leen, qué les enseñan en el colegio, todo eso con la sabiduría de Dios. La oración es uno de los mayores actos de protección que debemos tener con ellos.

Descargar Audio

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *