//Pr. Luis A. Núñez\\

Esta parábola tiene que ver con el problema de los hijos del padre, con el problema de los que se van y el problema de los que se quedan. Esta historia nos muestra a Dios y la iglesia, nos muestra que la iglesia tiene tres tipos de hijos.

1. Los hijos que se van
En primer lugar es interesante la aclaración que hace la Biblia cuando dice “el menor”, ¿Por qué se fue el menor y no el mayor? Básicamente aquí ya podemos deducir algo y tiene que ver con propósito, existía una orientación muy fuerte a la enseñanza sobre la responsabilidad y el propósito del primogénito; desde niño el primogénito era orientado a entender que asumiría los negocios cuando su padre ya no estuviese, él tenía que tomar cuenta de las responsabilidades, fue criado entendiendo su propósito. En cuanto al menor, muy probablemente no entendió esto, así que él miro todo, la vida de familia, el trabajo diario, los proyectos familiares como un obstáculo para que él pueda “vivir la vida”.
En este mundo se enfatiza mucho solo en un “estilo de vida” pero sin propósito, por otro lado Dios está para darnos paz interior. Cuando nuestra relación con Dios se enfoca a un “yo” esto cambia hasta nuestro concepto de salvación, por eso erróneamente creemos que Jesús murió para que el borracho dejara de tomar o para que el mentiroso deje de mentir, cuando la muerte de Jesús implica algo mucho más profundo y trascendental, esto es la redención de toda la creación y el comienzo de una nueva oportunidad, la oportunidad de volver al plan original, es decir, su muerte nos liberó de la esclavitud que generó en todos nosotros una naturaleza pecaminosa.

Cuando veo una mujer abandonada por su marido con 2, 3 o 5 hijos, que aun enferma sale cada día a lavar ropa, le preguntas porqué lo hace y te responderá “por mis hijos”; Jesús remarcó a sus discípulos el propósito y les dijo “ustedes son la luz de este mundo, la sal de la tierra”, ¡ellos eran la luz, eran la sal! Cuando viajaba, dejaba a mi esposa con mis hijos pequeños ambos entendimos algo, cuando le decía a mis hijos que se porten bien mientras yo no estaba no resultaba mucho, pero cuando les miraba a los ojos y les decía “tú te quedas a cargo, ahora eres el hombre de la casa, y cuando salgas con ella no dejes que ningún muchacho mire a mama” entonces ellos entendían, esto es propósito.
Ustedes van a revolucionar su ciudad y su país, vinieron para ser motivados y alimentar su propósito, ahora nadie los podrá parar, porque tienen un gran propósito “la conquista de esta generación” ustedes sueñan los sueños de Dios.

1 pedro 2:9-10
Perciban que en este versículo se inicia mostrando quienes son y luego muestra el propósito. Ahora enfócate en esto y transmíteselo a los que vienen, muéstrales que Dios tiene un gran propósito para sus vidas, en nuestras manos está la transformación de nuestra generación.

Hechos 18:24-28
Apolos era un hombre instruido, enseñado en el camino del Señor, enseñaba, y mostraba a Cristo, pero él tenía limitaciones, solo conocía el bautizo de Juan, pero entendió que el propósito es ser luz y anunciar las virtudes del Señor. Entendió el propósito de ser representante de Cristo en esta tierra, esta representación será mayor si aceptamos la instrucción en el camino del Señor, en el caso de Apolos sucedió así porque Aquila y Priscila le instruyeron más, es decir tenía un espíritu enseñable, El no creyó que fuera suficiente lo que sabía.

Al ir a Acaya fue de mucha bendición para los que habían creído, es decir para todos los recién convertidos, así como para toda la iglesia. La iglesia ha provisto de recursos para que seamos instruidos en el Señor, tómalo así, con seguridad si Apolos viviera en este tiempo solo cambiaría de nombre el lugar donde fue instruido… “Apolos hombre que hizo el Curso de madurez espiritual CME, el curso de entrenamiento de líderes CEL y además el curso bíblico básico pastoral”.
Cuando no hay un propósito en Cristo tu matrimonio puede colapsar, cuando no hay un propósito en Cristo tu vida se volverá monótona, no por la rutina, si no por no tener sentido en lo que haces, cuando no tienes propósito en tu vida esta se volverá religiosa, tu búsqueda de Dios será solo circunstancial.

2. Los hijos que se quedan
“Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas”
El hijo mayor tenía un problema, aunque había entendido el propósito dejo de disfrutar, disfrutar la presencia del padre; no te familiarices y aprende cada día a disfrutar su presencia, su amor, eso es gracia y aun observa como el padre descubre el corazón del hijo cuando le dice “me tienes a mí”.

a. Le está mostrando que su felicidad estaba en el deseo de tener una fiesta con sus amigos, pero le dice que su alegría debería ser tener al padre. Es como si alguien le dijera a su papá “no me compraste zapatilla nuevas” y el papá le dijera “hijo mío, me tienes a mí” parece una respuesta no muy lógica, el problema es que este hijo de manera muy sutil dejo que todo sea más importante para él que la presencia del padre.

b. Le mostro que ya no tenía alegría mientras lo servía, solo lo sostenía el compromiso. “Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas” Deuteronomio 28:47. Esta alegría no es expresada solo con una sonrisa, porque podemos tener una sonrisa forzada y decir que estamos alegres, en realidad esta alegría habla de satisfacción en nuestro servicio a Dios, tiene que ver con confianza en las demandas de Dios.

c. “Todo es tuyo” si el hijo mayor quería algo solo tenía que tomarlo, tal vez ni siquiera necesitaba pedir, solo disfrutar la gracia ¿Entiendes esta declaración? cuando algo es tuyo solo lo tomas, esta es una declaración que te dice que la vida abundante es por fe, que las bendiciones ya las tienes y que debes tomarlas por fe.

3. Los hijos que viven y disfrutan la gracia
Observa que el hijo menor estaba en la fiesta ¿Hay que ser caradura no? después de todo lo que hizo ¡Que lechuga! debería estar arrepentido en un rincón, meditando en sus hechos, pero estaba en una fiesta, dejo de ser el hijo desviado y arrepentido para ser el hijo que disfruta la gracia, el hijo cuyo pasado había sido perdonado y ahora tenía una nueva vida, una nueva oportunidad.

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − = 3