//Pr. Luis A. Núñez\\

Juan 9:17, 25, 38

Estamos en un tiempo especial, sin embargo, es probable que este año muchos acontecimientos, muchas circunstancias hayan hecho tambalear tu fe, pero su Gracia te sostuvo y te hizo caminar con firmeza. Algo así sucedió con el ciego que nos muestra la Palabra, fue sanado de una manera milagrosa y aun extraña, el Señor Jesús utilizó lodo hecho con su saliva y luego lo envió a lavarse a un estanque que estaba lejos de donde estaban, para llegar a la poza se tenía que descender más de 30 gradas, solo así podía tener contacto con el agua. El contexto habla de un acontecimiento con diversidad de reacciones, los discípulos estaban preocupados por una explicación teológica, los vecinos expresaban curiosidad y admiración, los fariseos obcecados en su incredulidad, torciendo los hechos, los padres tímidos evadiendo el conflicto. En el centro de la historia estaba el ciego, firme, atrevido, valiente, fiel a la verdad, se había convertido en un vencedor, por ese motivo quiero resaltar con ustedes algunos principios de su firmeza y fe. Muchos creemos que proclamar la verdad de Dios nos librará de enfrentar obstáculos, eso no es cierto, los tendremos y al estar conscientes de ellos no debemos dejar que ninguno de ellos, nos hagan retroceder en nuestra firmeza de fe y mucho menos nos lleve a la fosa de la justicia propia.

  1. Su fe tenía como primera base su experiencia 

En muchas circunstancias de tu vida tu fe será puesta en tela de juicio por cuestiones lógicas, filosóficas, etc. La esperanza que tienes de lo maravilloso que será este año que viene será confrontada por las circunstancias o por la condenación del maligno, de tal manera que muchas veces no podrás encontrar una respuesta inmediata. Frente a este ataque te aconsejo que uses como un escudo tu experiencia, esa experiencia vivida cada día con Dios, que recuerdes cada momento grato de la gracia maravillosa del Señor manifestada en ti. Noten la expresión de este hombre “Habiendo yo sido ciego, ahora veo.”  Dios quiere darse a conocer como Él es, nota que cuando Jesús nació el ángel indicó que se le ponga por nombre Emmanuel, que significa Dios con nosotros, esa es la mayor experiencia diaria que tenemos de su amor y gracia, Dios está con nosotros por la obra de Cristo, su estancia con nosotros no está más condicionada por tu comportamiento, sino por tu condición ganada por Cristo en la cruz ¡eres hijo amado¡,  su amor ahora es derramado cada día sobre ti, ya nada puede cambiar esa verdad, tu experiencia con Dios es básica para desarrollar una vida firme de fe. La gracia ha sido derramada, pero necesitas creer en esa gracia derramada para experimentar su favor y aun para contrarrestar las circunstancias. El valle de sombra de muerte del que habla David, lo pudo atravesar con firmeza porque él tenía la revelación de que su Señor estaba con él, no era teórico, no era subjetivo, era una experiencia que no podía olvidar, él había visto a Dios obrar en su vida, cuando mataba un león, cuando era perseguido por Saúl y muchas veces más. Ese tipo de experiencias turbulentas en su vida permitieron que él puede afirmar con firmeza ¡DIOS ESTÁ CONMIGO! El comienzo para ver grandes cosas, mayores cosas, es creer que Él está contigo, eso te dará vida plena, segura y confiada.

¿Sabes por qué el 2019 será un maravilloso año donde veremos mayores cosas? Porque su amor te será revelado y podrás comprender que ¡Él está contigo! y jamás dejará de estarlo.

  1. Ten siempre una respuesta paciente y con firmeza

Muchas veces serás confrontado en tu fe, no encontrarás respuestas inmediatas y en tu afán de querer explicar las grandes cosas que Dios hizo contigo y que aún no lo entiendes en su verdadera dimensión, puedes correr el peligro de exasperarte, no caigas en esta situación, procura ser paciente, modesto y no tener vergüenza de mostrar tu ignorancia, no necesitas explicar con palabras lo que vives, sino explica todo con tu alegría, con tu paz, con el gozo que no tiene entendimiento, ni razón. Ten la seguridad y confianza de que Él te ama; el ciego no sabía mucho, pero sabía algo muy bien: Jesús lo había sanado, solo “una cosa”, no pretendía saber más, dijo lo que sabía. Lo que sabía y de lo cual estaba seguro era lo que Jesús había hecho por él ¡De eso si estaba seguro! ¿Sabes qué es lo que te hace cada día experimentar su favor? La seguridad de su bondad, la seguridad de su gracia sobre ti, nunca juzgues tu posición por tu comportamiento, tú has sido hecho su hijo amado y nada cambiará esa verdad universalmente, determinada y sellada por Cristo en la cruz. Sin embargo, si juzga tu comportamiento por tu posición, recuerda ¡eres la luz en este mundo! y este año mientras manifiestes esa luz, verás como muchas cosas son transformadas, por el poder de la luz que brilla dentro de ti.

  1. Se mantuvo firme ante la oposición 

Siempre habrá quienes traten de quitar la fe a los cristianos. De hecho, el maligno estará detrás de eso, con argumentos, burlas, persecución y presión. Se han probado todos los medios y los argumentos y estos siempre se estrellaron contra la experiencia. Si tu experiencia es real y tú eres consciente de esto, si tu firmeza y convicción acerca de la revelación de su amor son reales (Romanos 8:35), cualquier cosa que acontezca, cualquier oposición, cualquier conjetura, no tendrá lugar y solo habrá un destino en cada momento ¡Verás grandes cosas! 

“Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió” (Hebreos 10:23) 

Este año sin lugar a dudas será un año maravilloso, grandes cosas, mayores cosas veremos, no permitas que las experiencias pasadas definan lo que creemos que viene, Dios es bondadoso. No apeles creas que Dios es fiel porque tú fuiste fiel, porque esa expresión te lleva a creer que Dios solo responde de acuerdo a tu respuesta, entonces como tus respuestas fueron buenas, Dios es fiel y se manifestará así, pero y ¿Si fallaste en algo?, es allí donde muchos tienen temor y dudas de creer que serán bendecidos, pero sabes hermano, este año Dios manifestará su bondad, cada día su amor será manifestado, en cada momento, porque tú eres su redimido, porque tú eres su amado,  Dios es fiel a su Palabra ¡Aleluya!.

Dios está contigo, por esa razón quiero terminar con esta declaración ¡Feliz 2019! tus graneros serán llenados, tus lagares rebosarán del fruto de la vid, tu alegría será tu sello día a día y tus días serán llenos de paz porque ¡Él está contigo!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *