Olvidando-Lo-Que-Quedó-Atrás

//Pr. Luis A. Núñez\\

UNA SALVACIÓN TAN GRANDE

La-Salvación-De-Cristo-Es-Grande

Ahora que has entregado tu vida a Cristo quiero que sepas lo que sucedió:“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)” Efesios 2:4-5.

Mira lo que dice la Biblia, antes de entregar tu vida a Cristo estabas muerto ¿Cómo es eso?

Recuerda que el hombre no solo había desobedecido si no que se rebeló contra Dios en el Edén, esto sucedió cuando comió del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, es decir, eligió vivir una vida independiente de Dios, basado en su propia percepción y conocimiento, es por eso que el Señor le había dicho que si hacía eso ciertamente moriría (Génesis 2:16-17).

¿De qué muerte hablaba?

Estaba hablando de la pérdida de la vida de Dios en el hombre, es decir, Dios se separó del hombre y como consecuencia el hombre murió en su relación con Dios, la vida de Dios no estaba más en el hombre. Su vida biológica continuaba, pero la vida de Dios no estaba más en él. Veamos que dice la Biblia:

Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” Romanos 5:12.

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” Romanos 3:23.

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” Isaías 53:6.

Se nos aclara que cada uno se apartó por su camino, es decir, a una vida de independencia sin Dios; esta separación entre Dios y el hombre había creado un abismo y a causa de esto el hombre no podría nunca más tener la vida de Dios o tener acceso a Dios nuevamente, pero aún quedaba una esperanza.

¿Cuál es esa esperanza?

La esperanza para la humanidad es el amor de Dios por nosotros.

“De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna” Juan 3:16.

“En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” Juan 4:9-10.

¿Te das cuenta? ¡Cristo es nuestra esperanza! solo a través de Él podemos tener nuevamente comunión con Dios y por tanto la vida de Dios, por esta razón en Juan 14:6 vemos lo que Jesús le dijo a Tomas:

Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí”

Solo a través de Cristo podemos tener acceso nuevamente al Padre y por tanto la vida que Él nos da. Sin Cristo nadie tiene oportunidad de tener acceso a Dios, todos están destituidos de su presencia de su Gloria. ¡Solo Cristo es nuestra esperanza! Porque Él y solo Él nos libera de la condenación de la muerte eterna, solo Él nos puede redimir y salvar de esa maldición.

¿De qué manera Cristo nos salva?

La biblia dice que la consecuencia o paga del pecado es muerte y este mismo verso dice que el regalo de Dios es vida eterna en Cristo.

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro” Romanos 6:23.

Entonces, es necesario entender este principio claramente, Dios que es justo tiene que condenar el pecado y esa condena es la muerte, entonces en ese momento el amor de Dios se manifiesta:

Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8.

¡Murió en nuestro lugar! y por causa de eso ahora somos reconciliados con Dios y tenemos su vida nuevamente. Aquella vida que perdimos como consecuencia de la caída de Adán en el Edén (Romanos 5:10). En la cruz Cristo realizó la obra redentora.

¿Qué debemos hacer nosotros?

Creer en Cristo y la obra que hizo en la cruz, recibirlo por fe en tu corazón y confesarlo como tu Señor y salvador.

“El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” Juan 3:18.

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?” Juan 11:25-26.

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” Romanos 10:9.

¿Quieres una vez más ratificar la decisión que hiciste de creer en Cristo, de aceptar su señorío y reconocer que El murió en lugar tuyo en la cruz y agradecerle por eso?

OREMOS

“Señor Jesús, en este momento una vez más, reconozco que eres mi Señor, que tu moriste en la cruz en mi lugar, por amor a mí, que todos mis pecados, de los que ahora me arrepiento son perdonados en ti. Yo te recibo como mi Señor y salvador y a partir de ahora te entrego mi vida, gracias por todo lo que hiciste por mí, por tu gran amor y perdón. Amén”

¿Qué pasó contigo ahora que lo recibiste?

La Biblia dice que ahora eres un hijo de Dios, que tienes vida eterna y comunión con el Padre, a través de Cristo.

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” Juan 1:12.

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” Romanos 8:16-17.

Observa que la Biblia no dice que ahora estás en un periodo de prueba para ser hijo de Dios, sino que Él te hizo su hijo ¡Aleluya! Ahora eres hijo para siempre, coheredero con Cristo. Por lo tanto ¡Bienvenido a la familia de Dios!

RECOMENDACIÓN

Memoriza Juan 3:16:

De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna”.

PARA RECORDAR, RESPONDE A LAS SIGUIENTES PREGUNTAS:

  1. Escribe lo que dice Juan 3:16:

………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. La paga del pecado es:

………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Cómo Dios nos muestra su amor?

………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Eres hijo de Dios?

SI …………………       NO ……………..……..

  1. ¿Por qué?

………………………………………………………………………………………………………………………………

Descargar Audio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *