¿Por qué no disfrutas del descanso?

//Pr. Luis A. Núñez\\

Ya explique que la salida de Israel de Egipto representa nuestra salida de la esclavitud del pecado a través de Cristo, libres de toda condenacion y salvos por la sangre derramada del Cordero. Allí comenzaba nuestra historia como la de Israel, todo lo demás había sido olvidado, perdonado, era un nuevo comienzo. Sus días comenzarían delante de Dios, como una nueva historia, era el Kairos de Dios para su pueblo, como lo es para nosotros. En el kronos de nuestra vida el kairos de Dios se manifestaba con salvacion ¡nuestra historia comenzaba!

La pregunta es ¿cómo vivimos esta nueva vida y cómo actúa Dios en medio de ella? Es una jornada de gracia, de amor, de una nueva vida, de una nueva oportunidad. Cuando vemos la trayectoria del pueblo de Dios, que tambien simboliza la nuestra, vemos que hay un problema, es la actitud del pueblo de Dios, que no le permite vivir esa gracia. Todo había sido diseñado por Dios para que experimentaran su cuidado, su amor, pero no confiaron, no creyeron, obraron en la justicia propia.

La Biblia nos muestra en Galatas 5:4: “De Cristo os desligasteis, los que por la Ley os justificáis; de la gracia habéis caído”  Caer en la justicia propia, en la ley del merecimiento, nos desliga de Cristo y por tanto, nos separa del favor, del poder experimentar esa gracia, esa bendicion. Observa lo siguiente, el tiempo de la jornada a través del desierto hacia la tierra prometida debía ser rápida, pero les llevó 40 años. Existe mucho  desperdicio de días en nuestra vida espiritual. Numeros 14:34 nos muestra que fue determinado que caminarían  los 40 años, por no creer, por no confiar, 40 años es la representación de una vida entera. Hoy voy a nombrar las razones por las que el pueblo cayó en la justicia propia y porqué lo que podían conseguir en pocos días demoró una vida entera.

  1. Tuvieron fastidio del pan (Números 11:4-6)

Ya estaban cansados de ese pan, querían algo más que ese mana. En Numeros 21:4-9 vemos la consecuencia de haber despreciado ese pan, aparecieron serpientes venenosas que mordieron a mucha gente. En ese momento Moisés por dirección de Dios colocó una serpiente de bronce y cualquiera que la mirara no moría y se curaba.

El pan es la representacion de Cristo (Juan 6:51) y la serpiente de bronce tambien habla de Jesús (Juan 3:14). La revelación de Cristo es aquello que debemos pedir todos los días, esta es la base de nuestra victoria. Observen lo que dice el Señor a su iglesia en apocalipsis 2:2-5, menciona el primer amor, las primeras obras que esta iglesia había dejado. Mucha gente piensa que ese primer amor se refiere al primer tiempo después de conocer al Señor Jesús, momento donde estábamos dispuestos a hacer todo por Cristo, sin embargo es necesario entender que todo lo que hiciste fue porque estabas aferrado a Cristo y sobre todo a su amor, eso produjo en ti sacrificio, paciencia, trabajo arduo, por amor a su nombre, predicar el evangelio, es decir, tu primer amor es Cristo y la revelación de su amor, esa fue la primera revelación que te llevo a creer, a ser salvo, “En esto consiste el amor que El nos amo primero”. Entonces, al dejar tu primer amor, al dejar la revelación de Cristo en ti, como consecuencia dejas las primeras obras ¿Dónde caíste? ¿cuál ha sido la razón por la que Cristo dejó de ser el centro de tu vida.

  1. Desconfiaron de Dios (Números 13-14:36)

Habian llegado a cades Barnea, estaban a unas cuantas semanas de la tierra de la promesa, a unas cuantas semanas y surge un acontecimiento más de la justicia propia en el pueblo de Israel.

La Biblia nos muestra que Dios habla con Moisés y le dice que envíe 12 principes, uno por cada tribu, para ir a espiar o reconocer la tierra de la promesa, todo parece una propuesta celestial interesante, si viene de Dios no no hay problema, pero si hay un problema y es muy serio, en realidad,  no es una propuesta que viene de Dios, miren lo que dice, Deuteronomio 1:19-23, fue una propuesta del pueblo de Dios, entonces la historia es asi, ellos propusieron a Moisés enviar espias para ver si era cierto todo lo que Dios dijo, es decir, desconfiaron y frente a esto, Dios le dijo a Moises que envíe a esos hombres, pero le dice tenían que ser principes, una vez más su gracia se manifiesta, teniendo tolerancia, paciencia, a pesar de su desconfianza. No era necesario que espien, solo necesitaban confiar. Dios tiene el control de todo, pero ellos querían ver como era, esto se refleja en Números 14:11 cuando Dios dice: “¿Hasta cuando no me creeran? no los traje para morir en el desierto, no los traje para acabar con  su historia, los traje para hacer historia, los traje para heredar una tierra buena” pero ellos no creyeron, querían cersiorarse, entonces Dios en su infinito amor por ellos, tolera su incredulidad y le dice a Moisés que envíe príncipes, uno por cada tribu ¿Por qué? porque si no confiaban en la promesa de Dios ahora, los espias verían que lo que Dios dijo era cierto, entonces los del pueblo creerían.

Dios siempre quiere llevarlos a creer y la única forma era a través de gente de influencia, eso eran los príncipes, Dios quiere dirigirlos a creer y en su  amor les da la oportunidad, a pesar de que no merecían nada. El problema surgió cuando diez de estos hombres de influencia, influenciaron para desanimar, para no creer. Las circunstancias los llevan a querer volver a Egipto, a quejarse constantemente, pero continúan, siguen caminando,  pero aquí ya todo va a un punto desastroso, ellos se resisten a tomar la tierra de la promesa y deciden volver a Egipto, ellos dicen ¡no iremos¡ perdieron sentido, rumbo y propósito. Dios ya les había dicho muchas veces cómo era Canaán, las naciones que allí había, cómo derrotarían a sus enemigos y que les daría la herencia prometida ¿qué necesidad había para que los hombres fueran a espiar la tierra? la naturaleza humana prefiere andar por vista, no por fe. No solo era desconfianza, sino rebeldía, ellos dicen que no entrarían y si Moisés no quisiera nombrarían otro representante.

No fue Dios quien los castigó, ellos no merecían entrar en la tierra de la promesa porque no creían, se agotaron los recursos ante el hombre de parte de Dios, no hay más que se pudiera hacer. En Números 14:22 Dios dice que lo habían tentado 10 veces, el número 10 significa algo completo, es decir, Él dijo que habían llegado a lo máximo. Ahora vemos que en realidad los 40 años en el desierto no fueron un castigo, porque su estadía en el desierto, los 40 años fueron años de provisión y de cuidado, no les faltó nada, solo que no entrarían a la tierra prometida, no experimentarían el descanso, el verdadero favor.

  1. Entraron en la ley del esfuerzo propio

Ellos declararon “no podremos”. Hebreos 3:11 llama a la tierra prometida de “reposo”, es decir, descanso eso solo es resultado de confiar plenemente en Dios, la confianza en Él es el descanso, es espera, es reposo.

Cuando ellos dijeron no podremos estaban reconociendo que toda su confianza estaba puesta en ellos, eso estaba en su corazón, nunca reconocieron que Dios los hizo llegar hasta allí. Esto es serio ¿realmente reconoces que todo lo que tienes, que el lugar donde estas es porque Dios te permitió tenerlo? En números 14:43 dice que ellos se obstinaron, se empecinaron en hacer todo en sus fuerzas, ese fue el mismo engaño sutil en el corazón de Pedro (Lucas 22:31-34)

Las promesas de Dios no se alcanzan por el hacer, sino por el creer en nuestro buen Dios, ellos deberieron volverse  a Dios, creer en Él, en su señorio, en su magnificencia, en su santidad, en su bondad, en su amor, en su gracia en su perdón, pero no, ellos deciden hacerlo en su fuerza, aparentemente se arrepienten, pero sabes, el verdadero arrepentimiento no es solo dejar de hacer lo que está errado, sino es volverse al Señor para depender de Él y creer en su santidad. La obediencia no es la raíz para obtener frutos de bendición, la obedicencia es un fruto cuya raíz es el creer. Dios les dice “no suban a luchar para que no sean derrotados” Dios no quería que sufrieran más, pero ellos no escucharon y sufrieron las consecuencias. Nuestros corazones necesitan volverse al Señor, para creer, para hacer todo en el descanso, para hacer todo creyendo en sus propósitos, ellos tenían que volverse a Dios, ellos tenían que volver su corazón a Dios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba