Aprendiendo a orar (Tercer paso de fe)

//Pr. Eliud Cervante\\

Segundo paso de feLas promesas sobre la oración están entre las más sensacionales de toda la Biblia. Jesús dijo:

“Si permanecéis en mí y mis palabras permanece en vosotros, pedid todo lo queráis y os será hecho” (Juan 15:7)

¿Consigues imaginar algo así? ¿Poder pedir lo que quisieras? Es lo mismo que tener un cheque en blanco firmado por el propio Dios. Aprender a orar, por tanto, es una de las cosas más importantes de la vida cristiana.

Cierta vez Jesús enseñó a sus discípulos a orar. Esa oración quedó conocida como la oración del “Padre Nuestro”, muchas personas la repiten todos los días de forma mecánica y religiosa, sin entender lo que están repitiendo, pero no era eso lo que el Señor tenía en mente, esa oración es un modelo de cómo debe ser conducido nuestro tiempo con Dios diariamente. Es un modelo o patrón que debe ser seguido en nuestras oraciones. Usa la oración del “Padre Nuestro” como modelo de tus oraciones diarias observando los siguientes puntos:

  1. Comunión – Padre nuestro que estás en los cielos

Pablo dice que hasta debemos de llamarlo “papito”, una intimidad profunda con Dios:

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos ¡Abba, Padre!” (Romanos 8:15)

Abba Padre significa “papito”.

  1. Alabanza y adoración – Santificado sea tu nombre

Santificar es separar, es colocar el nombre de Dios por encima de todo nombre. En la Biblia, el nombre es la realidad de la persona y sabemos que Dios no puede negar su nombre, por eso nuestra fe está en el nombre del Señor. Por esto, santifica su nombre honrándolo, exaltándolo y confesándolo y serás bendecido, no digas el nombre de Dios en vano y tampoco aceptes bromas con el nombre de Dios.

  1. Clamor – Venga tu reino

Necesitas pedir que el reino venga. El reino o gobierno de Dios necesita manifestarse en tu vida personal, en tu familia, en tu iglesia y en tu nación.

  1. Intercesión – Hágase tu Voluntad

Ser un discípulo es seguir la voluntad del maestro, estar en el reino es someterse a la voluntad del Rey soberano. Necesitas orar todos los días para conocer y hacer la voluntad de Dios en todas las áreas de tu vida, y pedir para que su voluntad sea hecha.

  1. Petición – Danos hoy el pan de cada día

El pan aquí puede significar tanto la provisión material como la espiritual. Sabemos que el Señor no desea que estés ansioso por el día de mañana, por eso, Él te orienta para que pidas el pan de cada día.

  1. Confesión – Perdónanos como también nosotros perdonamos

La única barrera que el Señor colocó para tus oraciones es guardar rencor y resentimiento en tu corazón, si no perdonas a los otros tampoco serás perdonado por Dios. Siendo todos nosotros pecadores, no tienes derecho a exigir perfección de los demás. Así nuestro perdón es simplemente olvidar el error de otro.

  1. Protección – No nos dejes caer en tentación

Jesús fue tentado y probado, pues de la misma forma también lo serás. Las pruebas vendrán, por eso prepárate para estas pruebas, la manera como debes prepararte es pidiendo a Dios que te libre de la tentación y de caer en ella.

  1. Guerra espiritual – Líbranos del mal

Necesitas saber que estás dentro de una guerra espiritual, por un lado el diablo es el seductor y tentador y por eso oraste para no caer en tentación, pero por otro lado tienes que saber que el enemigo es el destructor y él intentará de todas formas destruir tu estabilidad, tu alegría, tu vida, tu familia y todo lo demás. Ora todos los días por la protección de Dios.

  1. Entrega – Porque tuyo es el reino el poder y la gloria

¿Por qué decimos que la fuerza, la gloria, la sabiduría, el poder y la majestad pertenecen a Dios? Porque todos nosotros inconscientemente estamos buscando estas cosas. Entonces necesitas declarar día tras día que todo esto le pertenece a Dios.

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio