La llave de David

//Pr. Luis A. Núñez\\

El anterior domingo hablamos de la iglesia de Esmirna y vimos como los cristianos fueron martirizados, perseguidos y perdieron todo en ese tiempo; la mayoría murió en el coliseo romano devorado por los leones, lo increíble era que ellos entraban cantando al coliseo ¿cómo es eso posible? Esto sucedió porque a pesar de lo que experimentaban, ellos confiaban en Dios, sabían que ese dolor sería por poco tiempo. Es necesario que nosotros como cristianos expresemos ese tipo de confianza, pero ¿Cómo hacemos para expresar esa confianza? Veamos:

Yo creo que proféticamente somos la iglesia de Filadelfia, la iglesia de Filadelfia es la iglesia que experimentará el arrebatamiento, de todas las iglesias mencionadas en el Apocalipsis, ella es la única que más allá de no ser reprendida, recibió un elogio del Señor.

Para esta iglesia, el Señor apareció como aquel que tiene las llaves de David, que abre y nadie cierra y cierra y nadie puede abrir (Apocalipsis 3:7-13)

  1. 8 Poca fuerza se refiere a la posición de la iglesia de hoy frente a todas las legislaciones de cada estado, que tienden a oprimir a la iglesia, ante las cuales no somos fuertes, estamos sometidos a legislaciones que no creen en la labor de la iglesia cristiana y además estamos sujetos a un mundo corrupto. Sin embargo, en cuanto a la predicación del evangelio somos fuertes porque la iglesia del Señor siempre prevalecerá. Por eso dice que a pesar de eso has guardado mi palabra y no has negado mi nombre.
  2. 9 Aquí se menciona a aquellos que dicen ser judíos y no lo son, ellos reconocerán que Dios nos ha amado. Ese es nuestro lenguaje hoy, nuestra seguridad en el amor de Dios por nosotros, ya que el no nos ama por que lo merezcamos, sino a través de la obra de Jesucristo en la cruz.
  3. 10 Guardar la palabra de su paciencia se refiere a que el deseo de Dios es que nadie perezca, sino que tiene paciencia con nosotros para que todos procedan al arrepentimiento.
  4. 11 Él viene pronto, por eso creemos que somos la iglesia de Filadelfia.

¿Cómo podemos entender la llave de David en nuestra vida? ¿Qué es la casa de David?,

Zacarías 12:10 nos da la respuesta, la casa de David es donde fue derramado el espíritu de gracia y de súplicas (oración). Esta es la figura y tipo de la iglesia hoy, esta es la casa de David restaurada, que tiene el espíritu de gracia y súplica. Cuando juntamos esas dos verdades entendemos que la llave de la casa de David está relacionada con el espíritu de gracia, la gracia no es una cosa es el propio Señor Jesús.

Isaías 22:22 dice que también hay las llaves de la casa de David, la Biblia dice que el Señor colocaría las llaves de la casa de David sobre los hombros de Eliaquim, él cerraría puertas que nadie abriría y abriría lo que nadie cerraría. Eliaquim fue el remplazo de Sebna, mayordomo en el reinado de Ezequías, entonces ¿como es esto?  “Eliaquim” significa Dios levanta, Dios resucita o Dios esta subiendo. Cuando Cristo resucitó, es allí cuando se nos dio la llave para entrar en la casa de David. Ahora tienes puertas abiertas delante de ti, eso es señal del favor de Dios.

¿Qué es la llave de David?

A la iglesia de Filadelfia el Señor le dice que abrió una puerta que nadie podrá cerrar (apocalipsis 3:8). Él puede hacer esto porque posee la llave de David. La vida de David fue claramente caracterizada por acciones de gracias, alabanza y adoración. El problema en muchos de nosotros es que en lugar de adorar nosotros reclamamos, es propio de la naturaleza humana caída, el reclamo y la murmuración. la alabanza no es algo natural, por eso tiene que ser aprendida, la alabanza no fue espontánea, tenemos que disciplinarnos para alabar.

Vamos ha entender algo sobre el reclamo, en verdad ella es la mayor expresión de la justicia propia, del merecimiento, pues cuando creo que merezco algo mejor mi actitud es siempre murmurar, pero, por otro lado, donde no existe justicia propia la alabanza toma lugar. Si creo que tengo más de lo que merezco mi actitud es siempre de gratitud, quien reconoce que no merece nada nunca reclama. La primera cosa que hizo Adán después de la caída fue reclamar, la principal característica de la naturaleza caída es vivir buscando faltas y culpables, pero si queremos la llave de David, en nuestra vida necesitamos aprender a alabar.

Evidentemente la llave de David es algo que esta relacionado con la alabanza y adoración, cuanto más alabamos y adoramos al Señor, Él usa la llave de David en nuestras vidas. David descubrió que siempre que pasaba por tribulaciones o era atacado por el enemigo y comenzaba a adorar con salmos inmediatamente el Señor le daba la victoria.

Vamos a ver como David enfrentaba sus luchas y problemas y como el Señor usaba la llave para abrir puertas delante de él.

  1. Escoje descansar en el Señor (Salmos 3)

Ya en el fin de su vida, Absalón su hijo, intentó usurpar el trono de Israel. Él estaba con el corazón partido y lleno de angustia por la traición de su hijo (2 Samuel 15:30-31), pero en lugar de sumergirse en la amargura y la auto piedad, elevó un cántico al Señor.

Algunas personas piensan que cuando están adorando están dando algo al Señor, en realidad funciona al contrario, pues cuanto adoramos es Dios quien nos está dando cosas, liberando su sabiduría, gracia y vida sobre nosotros. Dios no necesita de nuestra adoración, Él posee millares de ángeles que lo adoran continuamente y de forma perfecta, Él no depende de nosotros para ser Dios. La adoración es apenas una respuesta de nuestro corazón al amor de Él por nosotros.

Antes que el enemigo intente robar tu victoria él roba tu canción, antes de arrancar tu alegría el roba y mina tu alabanza, sin que lo percibas el logra que te conviertas en alguien crítico, pesimista, depresivo y mal humorado, no permitas que el diablo tenga éxito, deja que la alabanza este continuamente en tus labios y en tu corazón.

En el tabernáculo no había ninguna silla, todo eran mesas, porque en el Antiguo Testamento la obra del sacerdote nunca era consumada, pero la obra del señor todo fue consumado y trae descanso a nuestra vida, por eso la Biblia dice que Cristo nos hizo sentar juntamente con Él en lugares celestiales (Efesios 2:4-6) sentarse en la Biblia significa descanso.

  1. Escoge adorar al Señor (Salmos 34).

Este salmo fue escrito cuando David estaba en la cueva de Adulam, en ese lugar él escribió uno de los salmos más poderosos durante uno de los tiempos más difíciles de su vida. Vamos a entender el contexto de ese salmo.

David, antes de ser rey, estuvo huyendo pues los celos y temores del rey Saúl habían provocado que quisiera matarlo y de manera increíble, se refugió en Gat. Debes recordar que Goliat, aquel gigante que tiempo atrás fuera asesinado por David, provenía exactamente de esa ciudad. Cuando David llegó a Gat los siervos del rey lo reconocieron como aquel que había matado a Goliat y se lo dijeron al rey, en una situación así David se sintió amenazado y en peligro, tuvo mucho miedo, entonces cambio su actitud fingiendo estar loco para que el rey lo dejara ir (1 Samuel 21:11-13) ¿Puedes imaginar el estado mental de David en esa situación? el campeón de Israel se estaba arrastrando en el suelo, babeando y en un estado miserable, luego de esto decidió refugiarse en la cueva de Adulam (1 Samuel 22:1).

Ahora que comprendes el contexto del salmo 34, observa lo que David ministró al Señor dentro de la cueva. Él pudo esconderse allí, lleno de auto piedad y condenación, pero en lugar de eso alabó al Señor (Salmo 34:1-4). David escogió no ser derrotado por las circunstancias, el decidió bendecir al Señor en todo tiempo, no solo en el tiempo de abundancia, sino en tiempos de aflicción. Él entró en la cueva en desesperación, pero algo aconteció, mientras adoraba, no solo David fue transformado, sino también todos los hombres que estaban con él, ese es el poder de la alabanza, te transforma y te lleva a ser un valiente de Dios.

  1. Canta con las palabras de David

El salmo 57 también fue escrito cuando David estaba en la caverna de Adulan, en uno de los momentos mas depresivos de David y la canción de compuso David fue grandiosa (Salmos 57:7-11). La llave de David para la victoria era la alabanza. Si queremos tener las llaves de David necesitamos cantar con sus palabras como lo hizo el rey Ezequías (2 Reyes 18) él estableció levitas y sacerdotes para ministrar con instrumentos, exactamente como David lo había hecho siglos antes (2 Crónicas 29:25-26) pero lo más importante es que él ordenó que esos ministros alabasen al Señor con las palabras de David (2 Crónicas 29:30).

Apocalipsis 3:7 dice que el Señor tiene la llave de David. David usaba la llave y la puerta del favor se abría, pero ahora el propio Señor Jesús tiene esa llave y Él abrió la puerta de su favor para que tu y yo entremos por ella, como dice el salmo 100:4-5.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba