Tu nombre ha sido engrandecido

[sc_embed_player_template1 fileurl=”https://2b31df1bfa3a1bf94421d12d293d7c2117ce442e-www.googledrive.com/host/0B1rJzEaosKkvfnRJWE9GMFQ5Rk8wT2dtMXRuTEhMdmFIU2lYcFp6T1o1Yk1tRmE3cnEwZDQ/2015/270316M8_Pr_LuisAN_TuNombreHaSidoEngrandecido.mp3″]

//Pr. Luis A. Núñez\\

hqdefaultA.- El nombre bíblico .- Según los comentaristas, Pedro hablaba un arameo norteño, era su lengua mater ya que durante la época del dominio griego, los judíos acentuaron el uso del arameo para resistir la penetración de la cultura griega, así que el se identificaba mas con esa lengua que con el griego, pasa lo mismo hoy con quienes crecieron primero hablando su lengua autóctona, prefieren hablar u oír su lengua como primera opción, el señor Jesús aplicando esta característica se dirige a Simón así en:
Juan 1:42 “Al siguiente día estaba otra vez Juan, y con él dos de sus discípulos. 36Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: «¡Este es el Cordero de Dios!». 37Los dos discípulos lo oyeron hablar y siguieron a Jesús. 38Volviéndose Jesús y viendo que lo seguían, les dijo:
¿Qué buscáis?
Ellos le dijeron:
Rabí—que significa «Maestro»—, ¿dónde vives?
39Les dijo:
Venid y ved.
Fueron y vieron dónde vivía, y se quedaron aquel día con él, porque era como la hora décima. 40Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y habían seguido a Jesús. 41Aquel encontró primero a su hermano Simón, y le dijo:
—Hemos encontrado al Mesías — que significa «Cristo» Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas”
Andrés que era uno de los primeros en seguir a Jesús trajo a su hermano Simón.
Cefas es la misma palabra que en griego se traduce como Pedro o piedra, primero el Señor Jesús usa su propio idioma para producir en el mayor identidad, y atención, el énfasis era mostrarle que Dios había dispuesto en su señorío, en su grandeza un cambio de naturaleza, un cambio de propósito, y Jesús mirándole a los ojos le dijo “Tu eres caña quebrada”, una caña era quebrada por debilidad, o era quebrada por la ira de alguien, así le habían llamado desde niño, él era el caña quebrada, Jesús llego a su vida, y en su primer encuentro Él le dice mírate diferente, cambia tu mente, Yo he determinado que seas “Piedra”, una caña quebrada no puede servir para hacer algo, una piedra si, para construir, ¡Aleluya!.
Sabes, en la Biblia el nombre está asociado a la identidad, el nombre tenía que ver con lo que la persona era, y con el cumplimiento del propósito de Dios en la vida de alguien, ejemplo, Emmanuel significa Dios con nosotros

Tú ya percibiste que Dios antes de usar a algunos hombres en la Biblia Él les proveyó un nombre, a algunos les cambio de nombre y a otros los mantuvo con su nombre, así por ejemplo:
Gedeón que significa picapedrero, o golpeador, esto habla de alguien esforzado, perseverante, la Biblia nos muestra que por las circunstancias (atacados por los madianitas) perdió animo pero un día el Señor lo llama de “esforzado y valiente”, más adelante cuando el destruye el altar de Baal la gente lo llama de Jerobaal que significa el que contiende o se vuelve enemigo de Baal.
Samuel que  en el hebreo es “nombre de Dios”  y que Dios no cambio porque eso era lo que era. Él fue el profeta más grande que la Biblia nos describe, era un hombre de Dios que expresaba el nombre de Dios.
A otros Dios determino que se les pusiera ya un nombre, por ejemplo Juan el bautista, el encargo fue que se le pusiera ese nombre que significa “Gracia”, porque el abriría el camino de la gracia, del regalo de Dios. (Lucas 1:13)
A otros se les cambio el nombre como Jacob, que significaba usurpador a Israel el que lucha con Dios y vence, por ejemplo Abram a Abraham padre de naciones, a Simón que significa caña quebrada a Pedro que significa piedra, etc.
¿Porque todo esto? porque el nombre tiene que ver con identidad  y en aquellos tiempos bíblicos además el nombre tenía que ver con el propósito y por tanto el cambio de nombre tenía que ver con un cambio de mentalidad a una nueva realidad,  por ejemplo cuando le dijo que sería “Abraham” entonces le dijo mírate como un padre de naciones cuando ya no podía tener hijos, y su esposa estéril, es decir Dios le dijo cambia tu forma de verte, frente a algo que determiné, oye pero la gente se burlara, no tengo hijos y ahora me llamare padre de multitudes, Dios lo determino así entonces es momento de verte así, comprendes esto ese era el test de su fe, la prueba de su fe, era llamar lo que no es como si fuera, llamar lo que no es aun ante los ojos de los hombres pero que en Dios ya había sido concebido y por tanto era una realidad.   Si Dios lo determinó así, es tiempo de verte así ¡Aleluya!,
B.- La manera como nos vemos determina nuestras actitudes .- El Señor constantemente les decía esto a las personas que El sanaba, “vete y no peques más”,  esto no es apenas una orden gravosa, ¡es un cambio de mente como resultado de ver una nueva realidad!, es entender que ahora es un nuevo comienzo por esto les decía “tus pecados te son  perdonados”, sabes que los judíos por la interpretación de la ley en el antiguo testamento asociaban enfermedad con pecado, es decir todo enfermo, cojo ciego, etc. Cargaba sobre si el peso no solo de su enfermedad sino la acusación de ser maldito por causa de algún pecado ya sea de él o de sus padres, entonces solo escuchar del maestro Jesús, del rabí ¡tus pecados te son perdonados!, era libertad, era asombroso quitarle el fardo que cargó durante años o durante toda su vida,  entonces cuando le dice “vete y no peques más”, está diciéndole que ahora debe andar en esta nueva naturaleza, la naturaleza de libertad de la esclavitud del pecado y eso debe ser manifestado constantemente, nuestro problema es que necesitamos constantemente que se nos recuerde esto, y esa es la función de la palabra de Dios. Cambiar nuestra mente, “renovar nuestra mente”,  “No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. (Rom. 12:2) no te conformes a este mundo es decir a este presente, a lo que este mundo dice de ti, perciban algo grande, ¿Cuándo somos transformados? Cuando renovamos nuestra mentalidad, nuestro entendimiento de quienes somos, definitivamente esto es a través de la palabra de Dios, la palabra renovar en el griego significa “ajustar”, es decir ajustar a lo que Dios determino, no te conformes, no estés de acuerdo con el presente de este mundo sino cambia tu forma de pensar, asume tu identidad, solo así podrás comprobar, no solo saber, sino comprobar experimentar la buena voluntad de Dios que es agradable y perfecta.
C.- Tu nombre ha sido engrandecido.- Dios quiere que hagas historia, que marquemos un tiempo diferente en nuestras vidas, y en el medio en que vivimos, pero para que esto acontezca  debemos saber cuál es nuestro nombre ahora, si el nombre está relacionado con identidad y propósito, todo lo que se nos dijo que somos luz, sal en esta tierra, habla de quienes somos y de nuestro propósito, por lo tanto tiene que ver con nuestro nuevo nombre, veamos todavía algo interesante.
1Jehová había dicho a Abram: «Vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2Haré de ti una nación grande, te bendeciré, engrandeceré tu nombre y serás bendición (Génesis 12:2).
Dios le dijo a Abram que sería de bendición, históricamente vemos que Dios estaba a punto de comenzar con el nacimiento de su pueblo y con el desarrollo de su propósito de redención, entonces para este comienzo, para este cambio El escoge un hombre a quien le dice que sería de bendición, Abram, el seria el comienzo de algo grande, y él lo tenía que entender así, entonces Dios hace algo interesante, le cambia de nombre. Cuando le dice que engrandecería su nombre era esto era el cambio la dirección de su destino, del propósito en su vida allí el seria de bendición, más adelante Dios ejecuta esto, —Yo soy el Dios Todopoderoso. Anda delante de mí y sé perfecto. 2Yo haré un pacto contigo y te multiplicaré en gran manera.
3Entonces Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él, diciendo:
4Este es mi pacto contigo: serás padre de muchedumbre de gentes. 5No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. (Génesis 17:1,2)
Entonces le dijo ¡ahora eres de bendición!, eso es lo que ahora sucedió con cada uno de nosotros, nuestra naturaleza fue cambiada, nuestro propósito fue cambiado, tu destino fue cambiado, ahora somos luz, sal, hijos de Dios, embajadores de Cristo, testigos de su amor, todo eso se resume en una cosa ahora somos de bendición,  ese es  nuestro nuevo nombre ¡bendición!, hoy somos de bendición donde estamos, en casa, en nuestra ciudad, en nuestra nación Dios nos ha hecho de bendición, por esto debemos cambiar nuestra mentalidad,  debemos cambiar nuestra forma de vernos, no estoy hablando de sugestión si no de ver una realidad  y como consecuencia nuestras actitudes también cambiaran en función de cómo nos vemos.
En realidad cuando nos convertimos Dios nos cambió de nombre, de personas muertas en nuestros delitos y pecados nos hizo personas de “bendición”. De haber sido formados como hijos de diablo, potencialmente hechos para maldecir por placer o por rencor, hechos potencialmente para robar matar y destruir, para pecar, ahora fuimos hechos por El para bendecir, para amar, para perdonar, para construir,  entonces ese es nuestro nuevo nombre. BENDICION, mi nombre es ahora bendición, tu nombre es bendición, tienes que mirarte así.
Pedro en su primer encuentro con Jesús es cambiado de nombre de la misma manera en tu primer encuentro ya tu destino fue cambiado ¡aleluya!.
Como esposo eres bendición para tu esposa, como esposa eres bendición para tu esposo,  para tus hijos como hijo eres bendición para tus padres, como cristianos somos de bendición para este mundo por eso buscaremos casas de paz donde entremos para bendecir para predicar para orar ¡aleluya!

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio