Aprendiendo a perdonar (Quinto paso de Fe)

[sc_embed_player_template1 fileurl=”https://2b31df1bfa3a1bf94421d12d293d7c2117ce442e.googledrive.com/host/0B1rJzEaosKkvfnRJWE9GMFQ5Rk8wT2dtMXRuTEhMdmFIU2lYcFp6T1o1Yk1tRmE3cnEwZDQ/18102015N_Pr_JOSE_IGNACIO_EL_PERDON.mp3″]

//Pr. José I. Galdos\\

el-perdonar-es-una-decision-que-tomas-delante-de-diosEl perdón es muy importante, porque demuestra un principio espiritual muy serio: Dios trata contigo de acuerdo a la manera como tú tratas a tu hermano. Jesús dijo:” Por tanto, si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonara también a vosotros vuestro padre celestial pero si no perdonáis sus ofensas a los hombres, tampoco vuestro padre os perdonará vuestras ofensas.” (Mateo 6:14-15).  Así, Dios sólo nos perdona si perdonamos a quien nos ofende.
A parte de esto Dios desea que nos tratemos unos a otros de la forma como El nos trató, como dice Efesios 4:32 “Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros como Dios También os perdonó a vosotros en Cristo”.
La única barrera que hay para tus oraciones es guardar rencor y resentimiento.
Si no perdonas a los otros, tampoco tú serás perdonado. ¿Por qué sucede esto?
¿No es el perdón de Dios por gracia? El problema es que cuando te rehúsas a perdonar tú estas diciendo que eres perfecto y puedes exigir perfección de los otros. La consecuencia es que cuando te declaras perfecto sales de la posición de pecador y no necesitas más de la gracia de Dios, de esta forma tú no puede ser perdonado, Dios solamente perdona a los pecadores.
Existe un demonio que actúa con un profundo sentimiento de justicia, que culmina en venganza. ¿Ya observó que ese espíritu opera cuándo usted ve una película de acción?
En la película el villano hace todas las atrocidades para llevarnos a sentir un sentido  de justicia y venganza. Cuando el muchachito hace exactamente como el villano, nos justificamos por causa de este espíritu.
Tú no puedes exigir justicia porque tú mismo no eres santo- Siendo todos nosotros pecadores, no tenemos el derecho de exigir justicia de quien sea, es por eso que debemos liberar perdón y simplemente olvidar el error del otro.
Cuando yo decido no perdonar yo también no soy perdonado, pues el perdón de Dios es solamente para aquellos que se declaran pecadores. Al negar el perdón yo estoy declarándome justo y es allí que pierdo el perdón que viene de Dios, por eso el Señor dijo que si no perdonamos también nosotros no seremos perdonados , “Por tanto, si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro padre celestial….” (Mt. 6:14-15)
1. Qué hacer
Porque tú fuiste libremente perdonado,  libera también sin precio alguno el perdón para los otros.
No debes guardar resentimientos, aunque sean justificables.
No esperes el arrepentimiento  del otro, para recién perdonarlo.
No alimentes el enojo en tu corazón, sino más bien trata con él rápidamente.
2. El resentimiento produce esclavitud
La falta de perdón te mantiene en esclavitud, por los siguientes motivos:
Resentimiento es una de las causas de las enfermedades
Resentimiento produce fortalezas espirituales. La amargura por ejemplo, es más que resentimiento, es una fortaleza espiritual, es un resentimiento antiguo.
El resentimiento te vuelve esclavo de la persona que te ofendió, tu mente y tus acciones estarán siempre en función de ella.
3. Si tú ofendiste a alguien  ¿Qué hacer?
Jesús dijo: “ Por tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti deja allí tu ofrenda delante del altar y ve, reconcíliate primero con tu hermano y entonces vuelve y presenta tu ofrenda. Ponte de acuerdo con tu adversario, entre tanto que estas con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez y al guardia, i seas echado en la cárcel. De cierto te digo que no saldrás de allí asta que no pagues el ultimo cuadrante”.Mateo 5: 23-26.
Ser  llevado a prisión aquí puede significar una serie de cosas. Puede significar que  si  no resuelves el problema con el hermano ofendido y él muriera, queda pendiente para ser resuelto en el día del juicio; puede significar también que la falta de perdón inevitablemente se manifestará en enfermedades físicas y mentales, estas pueden ser una dura carga en tu vida.
La falta de perdón es una base para el establecimiento de fortalezas malignas en tu vida.
4. ¿Qué debe hacer la persona ofendida?
La primera cosa es arreglar con tu hermano. Jesús dijo que: “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndelo estando tú y él a solas”. (Mt. 18:15)
No comentes con otras personas al respecto de tu enojo o resentimiento.
Jesús dijo que si mi hermano pecara contra mi y se arrepintiera yo debo perdonarlo cuantas veces sea necesario “¡Mirad por vosotros mismos! Si tu hermano peca contra ti, repréndelo; y si se arrepiente perdónalo. Y si siete veces al día peca contra ti, y siete veces al día vuelve a ti, diciendo: “Me arrepiento”, perdónalo” (Lc.17:3-4). El perdón por lo tanto, es aplicable en cualquier situación, mas la restauración de la posición de la persona que te ofendió solamente acontece cuando hay arrepentimiento. Supón que un hermano te pide que le prestes mil soles, pasaron muchos días y el hermano no te paga y ni siquiera se justifica contigo. ¿tú debes perdonarlo? claro que sí, pero, ¿ si te viene a pedir que le prestes más dinero? En este caso le perdonas, pero no  necesitas prestarle dinero nuevamente, porque él nunca se arrepintió de su pecado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio