Deseando el favor de Dios en estos días

//Pr. Luis A. Núñez\\

No sé como esta terminando este año para ti, pero el principal deseo para el próximo año debería ser estar bajo su favor, por encima de lo que deseas, porque, aunque muchos deseos tuyos serán alcanzados en tu fuerza, estos no tendrán trascendencia porque una cosa es alcanzar algo por tu esfuerzo propio y otra es estar bajo el favor de Dios. Puedes trabajar duro, ser fiel y dedicado, estas cosas son importantes, pero solo te llevarán a un cierto nivel, pero cuando Dios te cubra con su favor, las cosas que nunca podrías haber hecho por ti mismo sucederán. Lo que Dios ha preparado para ti en tu futuro no lo puedes lograr por ti mismo con tu propia fuerza. Habrá numerosos obstáculos que parecerán imposibles de superar, pero la buena noticia es que Dios ha puesto algo en ti que te da una ventaja, algo que abrirá puertas que no puedes abrir por ti mismo, algo que te hará destacar entre la multitud, ese es el favor, la gracia de Dios sobre ti. El favor te llevará a recibir cosas que no mereces. Probablemente no eras el más calificado para ese trabajo, pero serás seleccionado. Nunca podrías haber ganado ese concurso, pero el Señor prosperará todo lo que hagas. Las personas que estuvieron en su contra por alguna razón cambiarán de opinión. Cuando esto suceda, entiende que no fue una coincidencia, fue el favor de Dios.

Un toque de favor vale más que toda una vida de trabajo. No te estoy diciendo que ingreses en el favor, sino que te quedes en él, a través del creer. Eres un hijo, así que ya tienes el favor. Me gustaría compartir algunas verdades sobre el favor de Dios y porque debemos desearlo antes que otra cosa.

 1.    Dios nunca te pedirá que hagas algo sin proveerte del favor para hacerlo

Maria es el mejor ejemplo de esto, ella iba a pasar por muchas cosas difíciles, como madre de nuestro Señor Jesús, pero antes de nada el favor había sido derramado sobre ella, antes de que venga el desafio. Recuerden la salutación: “Salve favorecida…”.

 2.    Tener el favor no significa que no tendrás problemas, el favor evita que los problemas te derroten Si tengo el favor de Dios ¿por qué tengo tantos problemas? ¿por qué estas personas se me oponen? ¿por qué los negocios van mal? Tener el favor no significa que no tendrás problemas, el favor evitará que los problemas te derroten. En el camino de tu vida has pasado muchas pruebas, sin embargo, solo fueron ocasiones para que Dios nos muestre aún más favor. El favor no mantuvo a Daniel fuera de problemas, pero sus circunstancias fueron oportunidades para que Dios respaldara y promoviera a Daniel, fueron ocasiones para darle prominencia y notoriedad. Daniel fue arrojado al foso de los leones y se suponía que ese fuera su final, pero por alguna razón (favor de Dios) los leones no pudieron abrir la boca. El favor no te mantiene fuera del foso de los leones, pero evita que los leones te hagan daño. A la mañana siguiente, el rey fue a ver qué le había sucedido a Daniel. Cuando descubrió que estaba bien, ordenó: «De ahora en adelante, todos deben adorar al Dios de Daniel».Uno podría pensar que fue un golpe de suerte, que los leones no tenían hambre ese día, pero cuando sacaron a Daniel, el rey ordenó que arrojaran al pozo a los que habían acusado a Daniel y antes de tocar fondo, los leones ya los habían despedazado. La gente no tenía dudas de que el Señor estaba del lado de Daniel. Dios hará cosas que te harán sobresalir, cosas que te llevarán a nuevos niveles de influencia y credibilidad. Las personas pueden cuestionar lo que dices, pero no pueden cuestionar lo que ven. Cuando te vean graduarte de la universidad, cuando te vean libre de adicciones, superando enfermedades, cuando te vean salir ileso del foso de los leones, sabrán que la mano de Dios está en tu vida ¡aleluya!No prestes atención a aquellos que te juzgan debido a las tribulaciones que enfrentas, porque estas tribulaciones son la oportunidad de Dios para hacerte más prominente. Solo no dejes de creer porque puedes entrar en el merecimiento.

3.    Nada puede resistir a un hombre favorecido Los hermanos de José lo arrojaron a un pozo y lo vendieron como esclavo. Más tarde fue acusado falsamente y arrestado por algo que no hizo. Todas las probabilidades estaban en su contra, pero la escritura dice: «José tuvo favor en todo lo que hizo» (Génesis 39:1-2, Génesis 39:20-21). Puedes enfrentar algunos obstáculos y situaciones injustas, pero eso no significa que no tengas ningún favor. Las luchas nos llegan a todos, pero el favor es la razón por qué no te derrumbas y siempre vuelves a la cima. José pasó 13 años en el fondo, olvidado, maltratado y enfrentando muchas noches solitarias, pero no estaba amargado, sino que seguía esperando en el Señor. Un día, Faraón tuvo un sueño que nadie podía interpretar, así que llevaron a José. Parado allí ante Faraón, el hombre más poderoso de la tierra, José interpretó el sueño y Faraón quedó tan impresionado que hizo de José el primer ministro y el segundo hombre con más autoridad, después de Faraón en todo Egipto. Me imagino que esta reunión con el faraón no duró más de una hora. José entró como un esclavo escoltado por guardias y una hora después salió como primer ministro, rodeado de ayudantes y secretarios. No te puedes imaginar lo que Dios puede hacer en una hora. ¿Cómo puede pasar esto? El favor hará eso en tu vida. Cuando Dios sople sobre ti, se abrirán las puertas sobrenaturales, los obstáculos aparentemente permanentes no podrán contigo y las personas que estaban en tu contra de repente serán favorables hacia ti. Años más tarde, los hermanos de José fueron al palacio, los mismos que lo arrojaron al pozo. Había una gran hambruna en su país y habían viajado a Egipto. Ni siquiera sabían que José estaba ahora a cargo del suministro de alimentos, él era el primer ministro. Hicieron todo lo posible para acabarlo, pero Dios sabe cómo respaldarlo. Él sabe cómo colocarte en una posición prominente (Isaías 55:8-9).  Puede ser que te encuentras en un pozo hoy, pero no te desanimes, todos pasamos por esto en este camino. La buena noticia es que este no es tu destino final, Dios se está moviendo. Cuanto mayor es la oposición, mayor es el respaldo, cuanto más el enemigo intenta detenerte, más avanzarás. Es como un arco y una flecha, el enemigo cree que te está jalando hacia atrás para resistirte, de lo que no se da cuenta es de que te está preparando para ser lanzado más de allá de lo que imaginaste. Cuando llegue el momento, te elevará a nuevos niveles de influencia, liderazgo, respeto, prosperidad y credibilidad. Cuando los hermanos vieron a José y se dieron cuenta de quién era, casi se desmayan. Pensaron que se habían librado de él, pero lo que pretendían para él, el mal, Dios lo usó para el bien. Dios no solo te liberará o te apoyará, sino que te pondrá en una posición prominente, donde la gente pueda verte honrado, respetado y admirado. Dios ya tiene algunos de esos momentos listos para ti. No te preocupes por el tiempo, solo mantente fiel.

 4.    El favor es el respaldo del Padre hacia ti Crees que has estado en el fondo el tiempo suficiente, crees que has estado sirviendo fielmente, ayudando a otros sin reconocimiento, pero se acerca tu hora, el problema es cuando en el momento cierto muchos desisten. Josué sirvió a Moisés por cuarenta años. Creo que pensó que era su vocación y que nada más sucedería, pero Dios tenía otros planes para él. No dejes de servir, sé fiel en lo poco y Dios te recompensará mucho. Los de corazón alegre siempre serán promovidos por el favor (Josué 3:7). Dios le dijo a Josué: «Hoy comenzaré a hacerte grande a los ojos de todos los israelitas». Dios estaba diciendo: “Hoy te respaldaré Josué”. Estoy a punto de levantarte. La gente verá la grandeza en la que te puse. Estabas solo sirviendo a Moisés, siendo fiel, pero hoy estás en primer plano.Llegará el momento en que lo hará grande, lo hará sobresalir y logrará cosas que nunca soñó que podría hacer. No se trata de pensamientos de ambición carnal, sino de sueños en Dios. Dios sabe cómo hacer que tu vida tenga sentido. Deja que la gloria de Dios se vea a través de ti. Dios quiere hacerte un ejemplo de su bondad. Si caminas humildemente y siempre le das crédito a Dios, no hay límite para lo alto que te llevará. 

5.    Hacer la voluntad de Dios nos pone bajo el favor La enseñanza común es que nuestro sueño nos promoverá, pero la enseñanza de las Escrituras es que hacer la voluntad de Dios nos pondrá bajo el favor. Cuando oramos antes de cada decisión para hacer la voluntad del Padre, el resultado será la exaltación del favor. Puedes soñar todo el tiempo que quieras, eso no está mal, pero debes saber que al final lo que cuenta es la voluntad de Dios ¿Recuerdas? Padre hágase tu voluntad y no la mía.

6.    El favor de Dios te llevará a tener un propósito Había una joven judía en las Escrituras llamada Ester. Era huérfana y vivía en el exilio en Persia. No parecía que pudiera lograr algo significativo, pero un día el rey estaba buscando una nueva reina y decidió realizar un concurso de belleza en todo el país donde elegiría a la próxima reina. Esther fue colocada en el concurso. Nunca había soñado con ser reina, nunca había tenido el entrenamiento para ello, ni venía de una familia prominente. Llevaron a todas las chicas frente al rey, todas eran hermosas, todas vestían a la última moda, todas con el cabello muy cuidado y mucho maquillaje. Me imagino al rey mirando sus hojas de vida. Algunas provenían de familias ricas e influyentes, otras tenían currículums impresionantes y buena educación. Había muchas opciones obvias, pero por alguna razón el rey eligió a Esther, una huérfana y extranjera. El favor de Dios te hará destacar, su favor te hará un favorito y todo esto para cumplir un propósito.El favor es más poderoso que tu currículum. El favor te llevará a donde no tienes los requisitos para llegar. El favor abrirá puertas que te dejarán perplejo. Dirás: “¿Cómo llegué aquí? ¡Era lo menos probable! El favor hará que se te presente la oportunidad. Esther no estaba buscando esta posición, la posición la alcanzó. Ella dejó la periferia y fue directamente al trono. ¿Por qué Dios nos da su favor? Por favor, no tiene que ver con tener una casa más grande, un mejor auto o más patrimonio. Aunque no hay nada de malo en eso, no es la razón por la que Dios te favorecerá. El favor de Dios es para cumplir su propósito y promover su Reino. – José recibió el favor para salvar al mundo del hambre. – Esther recibió el favor para liberar a los judíos de la muerte. – Josué recibió el favor para introducir a la gente en Canaán. – Noé recibió el favor para construir el Arca. – Daniel recibió el favor para dar a conocer el nombre de Dios.  Tú también recibirás favor por un propósito divino. Tu sanidad puede ser para la salvación de tu familia. Tu prosperidad puede ser para apoyar a muchos pastores y misioneros. Tu promoción a un puesto importante puede ser para ayudar a la iglesia a avanzar. Simplemente no lo sabes, solo recuerda que el favor es para un propósito divino. Hay un futuro glorioso ante ti. Permanece en el favor y con el tiempo el Señor te respaldará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba