No cambies el evangelio de Cristo

//Pr. Luis A. Núñez\\

Segundo paso de feEl anterior domingo vimos como Jesús se hizo pecado y fue levantado como la serpiente en el desierto, para que todo el que vea la obra redentora y crea sea salvo, pero también vimos como por más de 700 años la ignorancia de la religiosidad, que no entiende la obra de Dios, idolatró la serpiente de Moisés, sin entender que esa serpiente hablaba de Cristo. La Biblia dice algo muy importante:

“porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:4-5)

Hoy, una vez más quiero hablar de lo que significa la obra de Cristo, para eso leeremos el libro de Judas. Judas era uno de los hermanos del Señor Jesús, sin embargo, no se presenta como hermano del Señor en su carta, sino como siervo, como esclavo. Tanto Judas como Santiago eran hijos de María y de José, pero Jesús nació cuando su madre aun era virgen, cien por ciento hombre y cien por ciento Dios.

“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 1:3)

Sucedió que algunas personas se infiltraron en la iglesia para distorsionar el evangelio y por ese motivo Judas dijo que era necesario contender (luchar ardientemente), pero no habla de una violencia física, menos de crear un ambiente de discusión, sino más bien habla de pasión, de posición, de firmeza en la fe ¿Cuál es esa fe? ¡es el evangelio!

“Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo” (Judas 1:4)

La palabra convierten es metatidsemi en griego y su sentido original es transponer, transferir, sustituir una cosa por otra ¿Qué es lo que estos hombres hicieron? Sustituyeron la gracia por el libertinaje y el mismo acto se da entre los gálatas pero con referencia a la ley, es decir, ellos cambiaron la gracia por el principio de le ley y ahora Judas exhorta a los que cambiaron la gracia por el libertinaje, dos extremos, una actitud que hoy se replica constantemente.

“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo” (Gálatas 1:6-7) 

Pablo usa esa misma palabra cuando dice que los gálatas “se habían alejado (mitatidsemi) de la gracia de Cristo para seguir un evangelio diferente, es decir, estaban cambiando la gracia por la ley. En Judas, también se menciona que había personas que estaban sustituyendo el evangelio de la gracia por otra cosa. Al retirar la gracia, estos hombres quitan al Señor Jesús del centro y al hacerlo, están negándolo; predican sutilmente el esfuerzo humano, quitaron a Cristo para colocar el esfuerzo propio, la confianza en la carne y así entrar en el merecimiento. 

En el versículo 11 Judas nos da tres características de los que distorsionan el evangelio y se desvían de la verdad, tres cosas en las que no debemos caer, ni ser arrastrados por los que están en eso. En este tiempo al ser bombardeados por tantos mensajes debemos considerar seriamente esto. 

“¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré” (Judas. 1:11) 

El camino de Caín 

¿Cuál es el camino de Caín? Desde el Edén, el cordero tuvo que morir para que el hombre pudiera ser salvo. Apocalipsis 13:8 dice que el cordero fue inmolado desde el principio del mundo ¿Cuándo sucedió esto? Después que Adán y Eva pecaron se dieron cuenta de que estaban desnudos y se hicieron ropas con hojas de higuera. Esto nos muestra como el esfuerzo humano intenta cubrir el pecado, pero es temporal, porque en una horas las hojas se secan. Fue entonces que Dios sacrificó al cordero y de su piel hizo ropas para Adán y Eva. Ese cordero simbolizaba al Señor Jesús y la sangre fue derramada en el Edén para que el hombre se presentara delante de Dios (Génesis 3:21)

Después de salir del Edén, Adán y Eva tuvieron dos hijos, Caín y Abel, sin embargo, por alguna razón, Caín no quiso presentarse delante de Dios de la forma como había sido prestablecida, por medio de la sangre, así es ahora, cuando reconocemos que somos pecadores y que necesitamos la cobertura de la sangre de Cristo. Caín, sin embargo, no lo hizo así, pues trajo al Señor una ofrenda de cereales en la cual no había derramiento de sangre. Abel, por otra parte, trajo un cordero que apunta al Hijo de Dios que derramó su sangre por nosotros. Caín trajo frutas, legumbres y cereales, el producto de sus manos; él tuvo que trabajar para producir estas cosas y las trajo para Dios, pero el hombre solo puede acercarse a Dios por la sangre derramada del Cordero (Cristo).

“Sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados” (Hebreos 9:22) 

Cuando el hombre trae un sacrificio sin sangre es como si dijera: “no soy un pecador, no necesito la sangre para cubrirme, no necesito del sacrificio de Cristo”. Este es el significado del camino de Caín, es una religión basada en la obra humana. En la vida natural las personas no aceptan que la bendición, el perdón, la salvación es por el creer, necesitan hacer alguna cosa que les asegure que ganaron el perdón, que ganaron la salvación, alguna obra, alguna penitencia, alguna buena acción.

Caín tuvo envidia de su hermano y se llenó de amargura, ciertamente pensó: “Abel no es mejor que yo, he ofrecido lo mejor para Dios ¿por qué fue aceptado y yo no?” Finalmente mató a su hermano.

“El Señor le dijo a Caín: “Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta” (Génesis 4:7) 

Este es un texto bastante complicado y que solo podemos entender en su dimensión a través de la revelación de Cristo. “El pecado está a la puerta” también se puede traducir como “si no hicieres bien, la ofrenda por el pecado está a la puerta”. La frase “está a la puerta” en el idioma original, también significa estar recostado, entonces entendemos que Dios colocó el cordero a disposición de Caín, pero este lo rechazó, prefirió sus propias obras.

“Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros. No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas” (1 Juan 3:11-12)

La Biblia dice que Abel era justo y que Caín era maligno ¿Qué hizo Abel para ser llamado justo? Solo confió en la sangre para presentarse delante de Dios, si confiamos en la sangre, Dios nos ve como justos.

“Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención” (1 Corintios 1:30)

En otras palabras, en Cristo fuimos hechos sabios, justos, santos y libres.

El error de Balaam 

La segunda característica es el error de Balaám, pero ¿Quién fue Balaam? fue un profeta del Antiguo Testamento ¿recuerdas la historia? Balac, rey de Moab, temía que los hijos de Israel fuesen guiados por Moisés a través de su tierra, entonces dijo: “Voy a contratar a un brujo profesional”. Entonces contrató a Balaam, el profeta, porque este tenía reputación de tener el poder de maldecir a alguien y que esta persona experimentaría todo tipo de cosas malas. Sin embargo, cuando Balaam trató de maldecir al pueblo de Israel, Dios cambió las palabras en su boca y solo pudo proferir bendiciones. Bendijo al pueblo de Dios ¿sabes por qué? Porque cuando Dios bendice a su pueblo este no puede ser maldecido. 

“Y él tomó su parábola, y dijo: De Aram me trajo Balac, Rey de Moab, de los montes del oriente; Ven, maldíceme a Jacob, Y ven, execra a Israel. ¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo? ¿Y por qué he de execrar al que Jehová no ha execrado?” (Números 23:7-8)

“No ha notado iniquidad en Jacob, Ni ha visto perversidad en Israel. Jehová su Dios está con él, Y júbilo de rey en él” (Números 23:21) 

Este es un aspecto claro del error de Balaam, él presumía que Dios maldeciría a su pueblo ya que estos se habían comportado mal en el desierto. pero a pesar de todos lo errores de Israel en el desierto, todavía eran el pueblo de Dios y el Señor no permitió que Balaam los maldijera. Nadie puede revocar la bendición que Dios dio, la bendición de Dios sobre nuestra vida no puede revertirse. Dios decidió bendecirnos a través de Cristo y por eso toda lengua que se levante contra nosotros no tiene poder.

“Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová” (Isaías 54:17)

Todo aquel que piensa que Dios nos bendice o maldice por causa de nuestras obras o méritos continúa en el error de Balaam. No somos bendecidos porque somos buenos o fieles, sino porque Él es bueno y fiel. En la vida natural siguen creyendo en el intercambio: “si haces esto podrás tener bendición”, pero para los que reconocen la gracia todo lo que hacen es por gratitud, sirven por gratitud, ofrendan por gratitud, dan sus diezmos por gratitud, predican el evangelio por gratitud ¡Gratitud es señal de los que reconocen su gracia!

La contradicción de Coré 

¿Quién es Coré? Coré fue uno de los hombres que instigaron una insurrección contra Moisés y Aarón, porque tenían celos de la posición de Aarón. Dios hizo de Aarón el primer sumo sacerdote de Israel, pero ¿Quién es nuestro sumo sacerdote hoy? El Señor Jesús. Coré y su grupo vinieron a Moisés y le dijeron:

“Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?” (Números 16:3)

Lo que dijeron no estaba mal, la congregación realmente es santa, pero no basta decir las cosas correctas, es necesario tener la posición correcta delante de Dios. Hay muchos que hablan contra la iglesia y contra los pastores arbitrariamente, deben pensar bien en sus juicios emitidos. Ellos se levantaron contra Aarón y dijeron que no necesitaban a Aarón, sin embargo, Aarón era el sumo sacerdote y Dios estableció que nadie podía acercarse a Él sin la intermediación del sumo sacerdote. Hoy nuestro sumo sacerdote es Cristo y nadie puede acercarse a Dios sin la intermediación de Cristo.

“Tenemos un sumo sacerdote que se compadece de nosotros y que intercede por nosotros” (Hebreos 4:15)

¿Sabes por qué Dios escogió a Aarón y no a Moisés para que sea el sumo sacerdote? Esto es curioso porque Moisés era el libertador, el hombre que hablaba con Dios cara a cara, pero, aun así, Dios escogió a Aarón. Creo que la razón es que Moisés nunca había sido esclavo como el resto del pueblo. Mientras todo el pueblo sufría bajo la esclavitud, Moisés estaba en el palacio de Faraón, por eso no podría identificarse plenamente con el pueblo.  Por otro lado, Aarón sufrió junto con el pueblo; el sumo sacerdote tenía que se alguien que pueda identificarse con su pueblo y esta es la razón por la que Cristo se hizo hombre, para ser nuestro sumo sacerdote, quien nos comprende y nos ama porque se hizo como nosotros.

Necesitamos conocer, creer y tener revelación de lo que significa la intermediación de Cristo, necesitamos creer en lo que hizo y lo que hace constantemente, eso es dependencia y reconocimiento de su obra.

“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:1-2)

Debemos reconocer que la luz está en nosotros, que somos nuevas criaturas, pero si caemos en algún pecado debemos depender de Cristo, sabiendo que Él es nuestro abogado, nuestro intercesor.

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio