Una vida libre de la prisa y el estrés

//Pr. Eliud Cervantes\\

el-poder-de-la-gratitud
“Dad gracias en todo, porque esta es la …

La palabra de Dios nos dice que a medida que conocemos más a Jesús, la gracia y la paz se multiplican en nuestras vidas.

Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.” 2Pe 1:2

La palabra griega para “conocimiento” se refiere a “conocimiento exacto y pleno”, no un conocimiento parcial; por tanto, a medida que aumentes en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo y lo conozcas más y más, Dios promete que el favor inmerecido y la paz shalom (bienestar total en cada área) se multiplicarán en tu vida. Y hoy quiero hablar sobre la importancia de vivir una vida libre de la prisa y el estrés y llena de Su paz.

Hoy nuestra tierra prometida, como hijos de Dios, es un lugar de descanso y paz Shalom

El ejemplo de Marta y María:

Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.” Lc 10:38-39

Es importante no solo escuchar la Palabra de Dios, sino también estar en una posición de descanso, ilustrada aquí por la palabra “Se sentó”. Como creyentes, estamos destinados a vivir una vida de descanso. Hoy, nuestra tierra prometida es un lugar de descanso.

Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia” He 4:11

Jesús ha hecho una obra terminada para nosotros, ahora el único “trabajo” que debemos hacer es entrar en el reposo que Él ha provisto.

“…pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.” He 4:2b

Aquí, Dios nos dice que procuremos entrar en el reposo. Cuando no estás descansando, significa que estás en incredulidad. El descanso es una postura de fe, cuando estás en reposo, estás confiando en Dios.

En días como éste, Dios está sanando a la gente de una enfermedad llamada prisa. Muchas personas ven el estar ocupadas como un logro o una señal de éxito. Sin embargo, esta pandemia hizo que la gente se vea obligada a reducir la velocidad. Claro está que Dios no envió el virus, pero nos está enseñando algo durante este tiempo: cómo reducir la velocidad y comenzar a vivir de verdad. Esto no significa que Dios quiera que seamos perezosos en nuestro trabajo. Quiere que produzcamos frutos, pero que lo hagamos sin estrés, ansiedad o apuro por dentro.

Jesús dijo que cuando permaneces en Él, producirás fruto y mucho fruto (Jn 15:5). Si deseas ver frutos en las diversas áreas de tu vida, como tu vida cristiana, matrimonio, paternidad o carrera, simplemente necesita permanecer en Jesús, y “Permanecer” es lo opuesto a apresurarse, correr y tratar de lograr cosas.

Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude”. Lucas 10:40

Marta tuvo un invitado de honor de visita en su casa, el Creador de los cielos y la tierra, y su respuesta fue estar ocupada preparándole la comida. Y cuando Marta se enojó porque su hermana, María, no la estaba ayudando, no solo no le habló directamente a María, sino que incluso culpó al Señor. Esto también nos pasa a nosotros cuando estamos estresados ​​y apurados. Cuando sentimos que nadie nos está ayudando y estamos haciendo la tarea por nosotros mismos, esto es una señal de que no estamos funcionando o haciendo las cosas de la manera que Dios quiere que lo hagamos.

Marta estaba muy preocupada por alimentar a Jesús, Aquel que había alimentado a más de 5,000 personas con 5 panes y 2 peces (Jn 6:1-14). Ella no tenía que ponerse nerviosa por traerle comida. Jesús quería que ella fuera alimentada y servida por Él primero.

La Biblia dice que Dios siempre te guía con paz (Is 55:12a). Por tanto, siempre que esté estresado y ansioso, esto es un indicador de que no está siendo guiado por el Espíritu.

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da…” Jn 14:27

La paz es algo que Jesús nos ha dejado. Sin embargo, el mundo está esperando que termine la pandemia para que puedan tener paz y disfrutar de la vida, pero Dios está diciendo que nos ha dado paz para que la disfrutemos ahora mismo. Su paz no es como la paz que da el mundo, que depende de circunstancias externas. Su paz es una paz que puedes disfrutar incluso mientras atraviesas las pruebas de la vida.

La palabra «Paz»  es “shâlôm”, que no es solo paz mental, sino también significa «integridad, bienestar, prosperidad e integridad». Y Jesús nos dio su paz. Los discípulos nunca vieron a Jesús enfermo, ansioso o apurado. Siempre tenía tiempo para todos y se movía con un ritmo de gracia. De la misma manera, el Señor quiere que vivamos la vida sin prisas y recibamos plenitud en todos los aspectos.

Concéntrate en el ahora mientras Dios te da gracia y provisión en tu día a día

“…He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación”. 2 Corintios 6:2b

En griego la palabra aceptable es “dektos», y es un momento en el que abunda profusamente el favor de Dios. Esta época no es un año o una temporada específicos en el futuro, sino es en el ahora. Por tanto, en lugar de esperar a que se logre un evento u objetivo futuro para ser feliz, ¡disfruta el viaje!

La paz os dejo, mi paz os doy… No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” Juan 14:27

Lo único que Jesús nos dice que hagamos es que no dejemos que nuestro corazón se turbe o tenga miedo. Esta es tu responsabilidad, tu parte.

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida” Pr 4:23

En lugar de proteger las diversas áreas de tu vida, como tu salud, tu familia o tus finanzas, el Señor dice que lo más importante que debes guardar es tu corazón. Cuando proteges tu corazón estás protegiendo todos los demás aspectos de tu vida.

Al proteger nuestros corazones, estamos protegiendo todo lo demás. Esto se debe a que todos los asuntos de la vida fluyen del corazón. Una de las formas de proteger su corazón es no permitir que tu corazón se turbe (Jn 14:27).

Hay dos cosas importantes que perturban el corazón: El pasado: Las personas que están preocupadas por el pasado siempre se lamentan, “Si tan solo hubiera sucedido esto o aquello”, aunque el pasado no se puede cambiar. Y el futuro: las personas que están preocupadas por el futuro se preocupan ansiosamente, “¿Qué pasa si esto o aquello sucede?»

La Biblia dice: “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy” (Mt 6:11), lo que significa que la provisión, el favor y la gracia que Dios nos da es para un día a la vez. Esto se debe a que Dios quiere que vivamos en el ahora con Él. “Ahora” es el momento favorable para vivir, en lugar de en el pasado o en el futuro donde no hay favor, ya que no es el “tiempo aceptable”. ¡Ahora es el momento del favor!

Cuando confías en el Señor y estás en el reposo, no serás avergonzado

Algunas personas temen que, si no se apresuran ni se ocupan, perderán oportunidades y éxitos. Al contrario, muchas veces es precisamente tu apuro lo que está provocando el fracaso. A menudo, encontrarás que cuando el pueblo de Dios permanece y descansa en Él, se vuelve más fructífero.

Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada (merimnao) y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte (merís), la cual no le será quitada” Lc 10:40-42

“Afanada” es la palabra griega “merimnao”, que viene de la palabra “meris”, que significa “una parte”. Significa “estar dividido en muchas partes, o estar separado en muchas áreas y distraído». La preocupación ocurre cuando estás distraído y has sido empujado en muchas direcciones diferentes, entonces te lleva a sentirte impaciente.

Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado”. 1Pe 2:6

“Por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.” Is 28:16

Este versículo citado en 1 Pedro 2: 6 es de Isaías 28:16, pero la frase original “no se apresurará” se cita en 1 Pedro como “no será avergonzado”. ¡Esto nos dice que aquellos que creen en Jesús, que no tienen prisa, no serán avergonzados! No experimentarán vergüenza o fracaso porque confían en el Señor y están en reposo.

A medida que te concentres en recibir del Señor, no te molestarán las preocupaciones

Muchas personas apresuradas hasta consiguen tener éxito, pero su éxito se produjo a costa de su salud. Baja la velocidad y disfruta de la vida porque, al hacerlo, la vida que estamos salvando bien puede ser la nuestra. ¡El estrés puede tener un efecto muy negativo en tu corazón!

Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada (thorybazo) estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” Lc 10:41-42

“Turbada” es la palabra griega “thorybazō” que proviene de la palabra “týrbē”, que significa “tumulto, motín o multitud”. Esto nos dice que había mucho ruido en la mente de Marta recordándole todas las cosas que aún tenía que hacer y tirando de ella en muchas direcciones.

Esta es la razón por la que Jesús le dijo a Marta que se concentrara en una sola cosa. El Señor no estaba reprendiendo a Marta por estar ocupada por fuera, sino por tener problemas por dentro. Para la sociedad, una persona ocupada como Marta puede haber sido admirada. Pero el Señor está más preocupado por lo que sucede en el interior.

No hay nada de malo en ser diligente, pero el Señor quiere que lo hagamos con un corazón tranquilo y sin preocupaciones.

El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas”. Mt 12:35

Del buen tesoro de adentro, se producen buenos frutos en el exterior. Por el contrario, si una persona experimenta cosas negativas en el interior, traen resultados negativos. Confiemos y descansemos en el Señor.

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba