Beneficios de meditar en la palabra

 

//Pr. Eliud Cervantes\\

Como ya hablamos semanas pasadas, cuando meditas de día y de noche en la Palabra de Dios, todas las áreas de tu vida prosperan; sin embargo, la meditación no es una actividad puntual sino un estilo de vida que debemos tener.

Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará” (Salmos 1:2-3) 

Cuando meditas en la Palabra de Dios, te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan, y la palabra “salvar” es la palabra griega “sōzō”, la cual además de referirse a la salvación eterna, también significa “sanidad” para nuestro cuerpo, mente y emociones.

Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” (1 Timoteo 4:16) 

No te distraigas con las redes sociales, llena tu corazón y tu mente con la Palabra de Dios 

Las redes sociales están destinadas a ser una herramienta para ayudarnos. No es inherentemente malo, pero ser adicto a él es destructivo. Dios no quiere que te controle, que estés constantemente ocupado en búsqueda de ese golpe de dopamina. En lugar de buscar intuitivamente tu teléfono para ver qué está sucediendo en las redes sociales o jugar un juego, busca un versículo de las Escrituras y reflexione sobre él.

Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna” (1 Corintios 6:12) 

Todo es lícito, pero no todo conviene ni edifica. Una cosa es usar las redes sociales, pero otra cosa es estar bajo su poder y ser controlado por ellas. No pierdas la oportunidad de vivir el momento con tus seres queridos.

Estar ocupado con Jesús produce paz y te libera de preocupaciones y ansiedad 

Por causa de las redes sociales las personas hoy en día sufren trastornos de ansiedad, pero Dios también tiene una respuesta para esto en Su Palabra:

La historia de María y Marta 

Aconteció que, yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (Lucas 10:38-42) 

La palabra “preocupaba” en griego es “persipáo”, que significa alejarse, distraerse o ser conducido mentalmente. Mientras Jesús estaba en su casa, Marta se sintió atraída por todo lo que sentía que necesitaba hacer y se distrajo de la única cosa que realmente necesitaba hacer: sentarse a los pies de Jesús y recibir de Él. Los caminos de Dios para nosotros son simples. No es una lista larga de cosas que debemos hacer en el día a día. Solo se necesita una cosa: Sentarte a los pies de Jesús y recibir de Él.

La palabra “afanada” en griego es “merimnáo”, que significa ser arrastrado en diferentes direcciones. Marta estaba tan absorta en las muchas otras cosas que pensaba que necesitaba hacer que ni siquiera podía disfrutar del Señor. Jesús estaba allí con ella, pero ella no podía disfrutar de Su presencia y escuchar Sus palabras. Esta es una imagen de muchas personas hoy (incluso creyentes), que se distraen con sus teléfonos y las redes sociales y olvidan hacer lo único que necesitan: sentarse a los pies de Jesús y disfrutarlo. La búsqueda constante de ser relevante y estar siempre actualizado con las últimas noticias te alejará de lo único que necesitas; pero la corrección amorosa de Jesús hacia Marta lo dice todo: “Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada«

Jesús dijo lo mismo en el Sermón del Monte:

Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir…” (Mateo 6:25) 

“No os afanéis” es la misma palabra griega «merimnáo». No te dejes llevar por direcciones diferentes y te pierdas lo que realmente importa: el reino de Dios. El Señor quiere que disfrutemos de Su justicia, paz y gozo, y de Su presencia. Por eso no seamos atraídos por el teléfono, más bien busquemos algunas escrituras para reflexionar y meditar en ellas.

Experimentas vida y salud de todo tu cuerpo cuando te alimentas de la Palabra de Dios 

Una vaca tiene cuatro estómagos para digerir la comida completamente. Por eso tiene que masticarla, tragarla y regurgitarla nuevamente, y repetir el proceso muchas veces antes de que la comida se digiera adecuadamente y se convierta en nutrientes y fuerza para su cuerpo. Este proceso de rumiar es una imagen de meditar en la Palabra de Dios. Mientras meditamos en la Palabra de Dios, se convierte en nutrientes y fuerza para nuestro cuerpo. ¡Nos volvemos saludables y fuertes!

Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; Porque son vida a los que las hallan, Y medicina a todo su cuerpo” (Proverbios 4:20-22) 

La Palabra de Dios es vida y medicina para todo nuestro cuerpo. La medicina moderna solo pueda atacar una parte del cuerpo (y también causar algunos efectos secundarios), pero la Palabra de Dios es la única “medicina” que puede traer salud a todo nuestro cuerpo. Así como es necesario que comamos todos los días, es tan importante que nos alimentemos de la Palabra de Dios todos los días porque la vida está en ella.

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos…”         (Hebreos 4:12) 

¿Sabes si la voz que estás escuchando es de Dios o de ti mismo? Cuando pasas tiempo en la Palabra de Dios puedes diferenciarlo. Mientras lees Su Palabra, te familiarizas con la voz y la naturaleza de Dios, al igual que después de pasar tiempo con un amigo. Es ahí que podrás discernir entre el espíritu (donde Dios habita) y el alma (tú mismo).

La Palabra de Dios también da vida a nuestras coyunturas y tuétanos. Las articulaciones sanas son importantes para nuestra movilidad y movimiento. La médula ósea es muy importante para nuestro sistema inmunológico. La Palabra de Dios puede dar vida incluso a tu sistema inmunológico.

“Hijo mío, está atento a mis palabras…” Proverbios 4:20. Dios nos está diciendo que prioricemos Su Palabra y prioricemos la lectura de Su Palabra.

Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” (Lucas 10:41-42)

Hay muchas personas que están afanadas y preocupadas, y esto hace que estén más irritables de lo habitual. La respuesta de Jesús a esto es simple: solo se necesita una cosa, y es sentarse a sus pies y escuchar su Palabra. Pero esto va en contra de lo que pensamos que se espera de nosotros. Ej: un invitado de honor en casa. Pero cuando Jesús viene a nuestra casa, quiere servirnos. Vino para servir, no para ser servido.

María es la imagen de alguien que medita y reflexiona sobre la palabra del Señor. ¡Solo hay una cosa necesaria, y solo una cosa que se necesita para efectuar cambios en cada área de su vida! Por eso el plan del diablo es distraernos de la Palabra de Dios.

A medida que masticas la Palabra de Dios, te dará salud, vida, prosperidad y paz. Cuando no puedas dormir por la noche, tómate un tiempo para masticar la Palabra y permita que te traiga paz a la mente. Toma un buen bocado de la Palabra al comenzar tu día y mastícala a lo largo del día hasta que se convierta en nutrientes y fuerza para tu cuerpo. pero algo muy importante es saber que lo que estamos meditando se trata de Jesús y su obra redentora por nosotros. La Biblia está llena de las promesas de Dios para diferentes áreas de nuestra vida: salud, finanzas, relaciones o trabajo. Encuentre los versículos para las áreas en las que deseas ver cambios y comienza a meditar en ellos todos los días.

Recibe Su Palabra, mastícala, reflexione sobre ella y verás que Dios se ocupa de cada área de tu vida. Mientras tú te ocupas de esta única cosa, ¡Él se ocupa de todo lo demás por ti! ¡Aleluya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba