Buscad primeramente el Reino de Dios

//Pr Luis A. Núñez\\

Mateo 6:19-34

Muchas personas piensan que el dinero no es algo muy espiritual, sin embargo, la Bíblia habla mucho sobre dinero. Existe una estadística muy interesante que comprueba ese hecho. En el Nuevo Testamento existen 215 versículos que hablan respecto a la fe, 218 versículos que hablan de salvación y 2084 versículos respecto a finanzas y dinero.

En otras palabras, en el Nuevo Testamento se habla diez veces más de dinero que de salvación, de las 28 parábolas de Jesús 16 hablan sobre dinero. La pregunta es ¿Por qué Jesús habló tanto de dinero? ¿Será que Jesús estaba trás el dinero? ¿Será que el vino a esta Tierra en busca de dinero? la respuesta es un no contudente. Jesús no está interesado en el dinero. El está interesado en nuestros corazones.

Si el está interesado en nuestros corazones, entonces ¿por qué habló tanto de dinero? Observa este versículo: “Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (Mateo 6:21).

El Señor está expresando una verdad, no está cuestionando, Él nos habla de una realidad, donde está tu tesoro allí esta tu corazón ¿Qué es el tesoro? aquí en la Biblia la palabra usada es “tesouros”, usada para definir un tesoro o una riqueza. Un tesoro es algo que poseemos, algo que es importante para nosotros, es algo por lo cual trabajamos y lo valoramos, generalmente lo apreciamos más que a muchas otras cosas, nadie tiene su tesoro tirado por allí. Si cogemos ese principio hasta podemos decir que todos tenemos un tesoro, no sé cuál sea el tamaño del tuyo, pero Jesús dijo que donde estuviera tu tesoro, allí también estará tu corazón. 

Entonces si el Señor nos dice que hagamos tesoros, la pregunta es: ¿Dónde y cómo debemos hacer nuestros tesoros? El corazón siempre va trás el tesoro. Entonces veamos lo que dice la Palabra en Mateo 6:19 al 21. Desde el versículo 19, el Señor hace una introducción para dar un mensaje que puede ser el inicio de una gran prosperidad en tu vida. Si logras percibir, una gran mayoría de personas se resignan y se frustran en función de la prosperidad económica, porque piensan que no es la voluntad de Dios. El problema es que muchos creen que dinero y Dios no tienen nada que ver el uno con el otro, pero vemos que hay muchos ejemplos en la Biblia que tienen que ver con dinero. Muchos creen que estos “tesoros” están relacionados a hacer obras de evangelismo o ayuda social, obediencia a los mandamientos, pero en realidad se trata de dinero. Dinero es necesario para hacer la Obra de Dios.

Percibe la introducción que el Señor Jesús hace. En el verso 19 nos llama a no hacer tesoros en la tierra, sino en los cielos y nos dice que donde está nuestro tesoro allí estará nuestro corazón, esto parece que confunde a los que quieren progresar y consuela a los que no consiguieron nada. Para entender mejor veamos los siguientes conceptos:

El cielo y la Tierra (Territorio)

El cielo y tierra son dos mundos, uno es celestial y el otro es terrenal. La palabra “tierra” aquí es usada para definir un territorio, a diferencia de otras, donde la palabra define a la geografía en si. Entonces, uno de estos reinos es donde reina Dios y otro es donde reina Satanás. La Biblia nos muestra, en varias partes, que Satanás es el príncipe de este mundo y por otro lado, la Biblia también indica que el cielo es donde reina Dios. (Mateo 5:34).

Jamás puede haber algo de tierra en el cielo, la tierra (territorio o mundo) es donde reina Satanás, pero si se puede manifestar el cielo en la tierra ¿De qué forma? a través de embajadores del cielo en la tierra (2 Corintios 5:20, Efesios 6:20) ¿Percibes el gran acontecimiento? estamos tomando posesión de lo que es de Dios, el territorio del diablo está reduciéndose cada vez más, esto sucede a la medida que la iglesia crece, este territorio de Dios crece ¡aleluya!

Otro segundo aspecto tiene que ver con la forma en cómo vemos este tema: 

La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?” (Mateo 6:22-23)

Percibe como en el v. 22 el Señor nos habla acerca de cómo estamos mirando esto, si nuestros ojos son de luz o de tinieblas. Se habla de luz y tinieblas, otra vez dos mundos, si tu tesoro está en la luz allí estará tu corazón, si está en las tinieblas allí estará tu corazón. No son dos tesoros diferentes, son dos mundos diferentes ¿percibes? como ves esto definirá si dentro hay luz o tinieblas. Hay dos formas de ver el dinero, con un ojo bueno que es luz, es decir, conforme a la Palabra o con un ojo malo que es conforme a este mundo. Cuando hablamos de dinero, de diezmos, de primicias, de ofrendas solo existen dos formas de verlo, el efecto de esta palabra dependerá de cómo o con qué ojos lo vemos, buenos o malos. Es por esto que en la iglesia del Señor hay quienes ven al dinero con ojos de -luz y actúan en función de esto y son bendecidos, pero hay también quienes lo ven con ojos del mundo y como tal no perciben la luz, la verdad.

Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24)

El Señor continua con su introducción y nos dice en el verso 24 que hay dos mundos: Cielo y TIERRA. En uno está Dios reinando y en el otro Satanás, pero Dios tiene sus embajadores en esta tierra, por tanto, el cielo se está manifestando en esta tierra a través de sus hijos. Sin embargo, existe el peligro de que estos embajadores, sus hijos, pretendan servir a dos señores, por supuesto, esto no funciona, tu tesoro está en el cielo, bajo la voluntad de Dios o está en la tierra, bajo la voluntad de Mamón (riquezas). 

Mateo 6:25 

Por lo tanto, dice el Señor, no te afanes, ni tengas ansiedad en buscar comida, vestido. Confía en Dios, porque Él sabe lo que necesitas ¡LOS GENTILES BUSCAN ESTO! ¿cómo es esto? Es decir ¿los cristianos no buscan qué comer o qué vestir? No se refiere a esto, lo que Dios quiere decir es que los del Cielo tienen ojos buenos y mente amplia y los de la tierra tienen ojos malos y mente reducida ¿cómo es esto? el gentil busca afanadamente pan y vestido y esto le trae inseguridad por su mañana, su mente esta enfocada en esto. Por otro lado, el celestial no busca primero el pan, sino la voluntad de Dios, entonces el pan siempre vendrá por añadidura.

¿Cuántos quieren ser ricos? es claro que el deseo de todos es tener más de lo que necesitas, eso es ser rico, pero la pregunta es ¿PARA QUÉ? Si buscas primeramente su voluntad, es decir, crees en Él ¿Dónde esta tu tesoro? ¿Bajo el reino de Mamón o bajo el reino de Dios? bajo el reino de Dios siempre hay propósito ¿para qué quieres una empresa o un incremento de salario? Si tienes un propósito nunca serás un rico inútil que diga no sé que hacer con tanto dinero, porque buscaste la voluntad de Dios y todo vino por añadidura.

BUSCA PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA Y TODAS LAS DEMÁS COSAS VENDRÁN POR AÑADIDURA. Esto es solo Favor para el que cree, para el que vive cada día en la justicia de Dios que es Cristo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba