La Iglesia de Esmirna

//Pr. Luis A. Núñez\\

Apocalipsis 2:8-11

Estas 7 iglesias existieron y sus virtudes y errores fueron reales. Pueden ser estudiadas desde el aspecto histórico, pero también tienen una representación profética, sin embargo, en ambos casos son de mucha edificación para nosotros como iglesia. Estas iglesias pueden ser usadas como modelos espirituales que sirven para toda iglesia en todo tiempo y lugar.

Todas estas cartas tienen la misma estructura, tienen elogios y reprenciones y terminan siempre con un mensaje a los vencedores. Desde el punto de vista profético, Esmirna representa a Iglesia del segundo y tercer siglo, la iglesia perseguida por el império romano. Desde el año 101 a 300 d.C. esta iglesia fue perseguida y dañada durante doscientos años. La palabra Esmirna viene de mirra y significa sufrimiento, esta iglesia representa a la iglesia  perseguida. Los romanos tenían una diversión abominable que era ver a los cristianos ser comidos por los leones, los colocaban en la arena del coliseo, a un lado los cristianos y al otro leones hambrientos a los que tenían sin comer durante semanas y el resultado era un río de sangre. La mayoría de cristianos de esta iglesia murió luchando contra leones hambrientos y la historia cuenta que los cristianos entraban cantando himnos al Señor. De hecho, hoy aun existe este coliseo en Roma, esa era la época en que ser cristiano era considerado traición al estado, por que los cristianos decían “Jesucristo es el Señor” en un tiempo en que “Señor” era una palabra solo utilizada para dirigirse al emperador.

Aquí podemos ver que Jesús se presenta a cada iglesia con un nombre especial, esto tiene que ver con la manifestación del Señor específicamente en cada tiempo y en cada circunstancia. Por ejemplo, a la iglesia de Efeso se presenta como “El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que camina en medio de los siete candelabros de oro, dice esto”  (Apocalipsis 2:1) o a la iglesia de Pérgamo, se presenta como el que tiene la espada aguda de dos filos (Apocalipsis 2:12) y en el caso de la iglesia de Esmirna se presenta como “El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto” (Apocalipsis 2:8) porque esta es una iglesia mártir que sufre, entonces les dice YO SOY EL QUE RESUCITO, esa es la promesa y el consuelo. No hay reprobación para esa iglesia, tampoco hay elogios, aquí el Señor los conforta y consuela, es una iglesia sufrida. No posee muchas obras porque no tiene condiciones de trabajar, la persecución es grande.El Señor dice:

“Yo conozco tus obras,  y tu tribulación,  y tu pobreza  (pero tú eres rico),  y la blasfemia de los que se dicen ser judíos,  y no lo son,  sino sinagoga de Satanás” (Apocalipsis 2:9)

Además de atribulada, la iglesia era pobre. Alguien puede preguntarse: ¿Es necesario ser pobre para tornarse un vencedor? Realmente no necesitamos ser pobres para ser vencedores, pero Jesús dijo que es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el reino de los cielos (Mt.19:24). Él habló eso con respecto al Reino y no con respecto a la salvación, todos concordamos que un rico puede ser salvo, pero el chance de que un rico sea un vencedor es la misma que la de un camello pasando por el ojo de una aguja.

El Señor dice que ellos naturalmente eran pobres, mas espiritualmente ricos. Evidentemente pobreza material no resulta automáticamente en riqueza para con Dios. Infelizmente existen personas pobres de dinero, pobres de mente y también pobres en experiencia con Dios. Pobreza por si sola no es sinónimo de humildad, es posible ser pobre y al mismo tiempo arrogante y pretensioso, aunque que eso sea raro. Mas sobre los ricos no hay nada que discutir, su actitud es siempre pretencioso y auto suficiente, por pensar que no necesitan de Dios, su postura es de arrogancia. El valor de un hombre no está en los bienes que posee (Lc.12:15) lo que importa es cuanto acumuló delante de Dios. El vencedor es aquél que es rico para con Dios.

Los que se declaran judíos (vs. 9)

¿Es posible que exista un judío falso? ¿Cómo identificar un verdadero judío? Romanos 2 afirma que el verdadero judío no es aquél que nació de padre y madre judíos, ni es aquél que fue circuncidado, el verdadero judío es aquél que lo es interiormente (Romanos 2:28-29). Los judíos que perseguían a la iglesia en Esmirna eran judíos en la carne, pero eran falsos judíos delante de Dios, porque el verdadero judío es aquél que tiene el corazón circuncidado para amar a Dios. El Señor los llama de sinagoga de Satanás, o sea, habitación de demonios.

No debemos intentar transformarnos a nosotros mismo en judíos, ni intentar transformar a la iglesia al estilo judaico porque eso no procede del Señor ¿Cómo podemos identificar conceptos y prácticas judaicas en la iglesia? El judaísmo posee cuatro características básicas:

  1. La primera de ellas es el templo

El templo era el centro de la religión judaica en el antiguo testamento. Dios no habitaba en cualquier lugar, Él habitaba en un lugar llamado Israel, pero no en cualquier lugar de Israel, sino en una ciudad llamada Jerusalén, pero aun en Jerusalén no habitaba en todas las casas, sino en un edificio llamado templo y hasta en el templo, estaba solo en un lugar llamado lugar santísimo. Si un judío quería adorar a Dios, tenia que ir al templo, porque era allá que Dios habitaba.

Nosotros somos el templo de Dios hoy. 1 Corintios 3:16 dice ¿Acaso no sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios está en vosotros? Estrictamente hablando,  el cristianismo no posee templos. Si volviéramos a establecer los edificios como templos, incurriríamos en un retroceso al judaísmo.

¿Qué es establecer un templo? es considerar que un edificio es el único lugar para adorar al Señor, es decir, es mostrar reverencia y santidad solo en lugar determinado, pero fuera se tiene una actitud diferente, pues se considera que fuera de allí “no está el Señor”, a eso le hemos llamado templismo. Ser un vencedor hoy es entender que somos el templo de Dios y que Dios no habita en edificios, pues nosotros somos su morada. Bíblicamente hablando, la iglesia del nuevo testamento posee un lugar de reunión, pero no posee templos.

  1. La segunda característica del judaísmo es la ley

No hay judaísmo sin la ley, la ley era el centro de la vida del pueblo. Para el autor de la carta a los hebreos, la ley de los judíos era escrita en tablas de piedras, pero la ley de la nueva alianza en el nuevo testamento es escrita en nuestros corazones (Hebreos 8:10). El Espíritu nos enseña al respecto de todas las cosas, la ley del Espíritu fue impresa dentro de nuestro propio espíritu y no necesitamos mas seguir la ley de Moisés, porque la ley del nuevo testamento es superior. Cristo es nuestro todo, el cumplimiento de todo y todo se resume en Él (Romanos 10:4) No debemos seguir más leyes exteriores. El Espíritu de verdad nos conduce a toda verdad.

  1. La tercera característica del judaísmo es su clase sacerdotal

Actualmente en el cristianismo no existe una clase sacerdotal, todos somos sacerdotes del Señor (1 Pedro 2:9).

  1. La cuarta característica distintiva del judaísmo son las promesas de Dios

El Señor cumplirá las promesas hechas a los judíos porque Él es fiel. Sin embargo, el autor a los hebreos dice que nuestras promesas son superiores, porque son basadas en una alianza superior (Hebreos 8:6).

Finalmente, noten lo que el Señor dice a la iglesia de Esmirna en Apocalipsis 2:10:

“No temas en nada lo que vas a padecer.  He aquí,  el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel,  para que seáis probados,  y tendréis tribulación por diez días.  Sé fiel hasta la muerte,  y yo te daré la corona de la vida”

Como no quedó en la historia ningún registro a cerca de una tribulación especifica de diez días, creemos una vez más que se trata de algo simbólico. Necesitamos entender el sentido a la luz de la propia palabra, hay otras ocasiones en la Biblia en que el periodo de diez en mencionado. Dos de ellas en el antiguo testamento hablan de un periodo de diez días, la primera fue cuando Abraham mandó a Eliezer a la tierra de sus padres para buscar una esposa para Isaac.  Cuando el siervo de Abraham llegó al lugar, escogió a Rebeca, la familia le pidió diez días para despedirse de la chica (Gn.24:55). El segundo caso se dio cuando Daniel, Ananías, Misael y Azarías pidieron al compañero del rey Nabucodonosor para que no se alimenten de la comida real, impropia a los judíos, sino apenas de legumbres y agua durante diez días. Era un tiempo de prueba; si al fin de esos diez días,  ellos tuviesen una apariencia mejor que los demás continuarían alimentándose conforme la costumbre judaico (Dn.1:12). Esos diez días significan un periodo pequeño, pero completo, de prueba y test. Tribulación de diez días es una tribulación completa, el vencedor será testado en un tiempo completo de tribulación determinado por Dios.

La iglesia de Esmirna estaba sufriendo, todavía ese sufrimiento era conocido delante de Dios y determinado en su soberanía. Eso es un gran consuelo: toda tribulación por la cual tenemos que pasar, tiene un tiempo determinado y es conocido delante de Dios, nunca va más allá de lo que está establecido. También no excede los límites de nuestras propias fuerzas. No significa, por tanto, que sea un periodo literal de diez días, sino un espacio de tiempo, breve determinado por el Señor (1 Cor.10:13).

La “corona de la vida” a la que esta porción de la Biblia hace mención es un premio concedido apenas a los vencedores. No podemos compararnos con la iglesia de Esmirna, lo que ellos pasaron y enfrentaron no se compara en abosuto con la vida cristiana que llevamos, ser vencedores no es pasar por el mismo sufrimiento que ellos, sino tener las mismas actitudes ante las pruebas.

Finalmente el versículo 11 hace referencia a un daño de la muerte segunda, este daño se refiere al perjuicio que algunos creyentes sufrirán por ocasión del tribunal de Cristo. Escribiendo a los corintios, Pablo dice que nuestras obras serán probadas delante de Dios por el fuego (1 Corintios 3:13-15). Observe que el creyente con obras erradas sufrirá un daño por medio del fuego, será salvo, pero habrá un daño. Ese es el daño de la segunda muerte, el vencedor no sufrirá de forma alguna ese daño o disciplina.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba