Porque para siempre es su misericordia

//Pr. Eliud Cervantes\\

“Alabad a Jehová, porque Él es bueno, Porque para siempre es su misericordia. Alabad al Dios de los dioses, Porque para siempre es su misericordia. Alabad al Señor de los señores, Porque para siempre es su misericordia. Al único que hace grandes maravillas, Porque para siempre es su misericordia. Al que hizo los cielos con entendimiento, Porque para siempre es su misericordia. Al que extendió la tierra sobre las aguas, Porque para siempre es su misericordia. Al que hizo las grandes lumbreras, Porque para siempre es su misericordia. El sol para que señorease en el día, Porque para siempre es su misericordia. La luna y las estrellas para que señoreasen en la noche, Porque para siempre es su misericordia. Al que hirió a Egipto en sus primogénitos, Porque para siempre es su misericordia. Al que sacó a Israel de en medio de ellos, Porque para siempre es su misericordia. Con mano fuerte, y brazo extendido, Porque para siempre es su misericordia. Al que dividió el Mar Rojo en partes, Porque para siempre es su misericordia; E hizo pasar a Israel por en medio de él,  Porque para siempre es su misericordia; Y arrojó a Faraón y a su ejército en el Mar Rojo, Porque para siempre es su misericordia. Al que pastoreó a su pueblo por el desierto, Porque para siempre es su misericordia. Al que hirió a grandes reyes, Porque para siempre es su misericordia; Y mató a reyes poderosos, Porque para siempre es su misericordia; A Sehón rey amorreo, Porque para siempre es su misericordia; Y a Og rey de Basán, Porque para siempre es su misericordia; Y dio la tierra de ellos en heredad, Porque para siempre es su misericordia; En heredad a Israel su siervo, Porque para siempre es su misericordia. El es el que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros, Porque para siempre es su misericordia; Y nos rescató de nuestros enemigos, Porque para siempre es su misericordia. El que da alimento a todo ser viviente, Porque para siempre es su misericordia. Alabad al Dios de los cielos, Porque para siempre es su misericordia” (Salmos 136)

Todo este salmo enfatiza, clara e insistentemente, la misericordia de nuestro Dios ¿Pero qué es la misericordia de Dios y cuán importante es tener revelación de esa verdad?

Cuando hablamos de la misericordia de Dios, estamos hablando del carácter de nuestro Padre, Él es misericordioso. La misericordia es un lado de su gracia y la palabra del Señor nos dice en Efesios 2:4 que Él es rico en misericordia:

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó”.

Aquí podemos ver que nuestro Dios no solo es misericordioso, sino que abunda en su misericordia. ¡Él no es mezquino! y es esa verdad que debe sustentar nuestras vidas cada día y más aún en este tiempo que estamos viviendo. Si continuamos leyendo este pasaje veremos que fue por causa de esa misericordia que nuestra salvación vino.

Aun en Eclesiastés 3:22-23 se nos dice que Sus misericordias se renuevan cada mañana:

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”

 Por eso, cada día al despertar podemos estar seguros que su favor y gracia están sobre nuestras vidas, independientemente de lo que pasó en el día anterior en nuestras vidas.

Todavía el Salmo 23:6 nos dice que su misericordia nos seguirán todos los días de nuestras vidas, no solo los días donde nos portamos bien:

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días”

 Sus misericordias están presentes en todo momento de nuestras vidas

 En este Salmo 136 podemos ver esa verdad de una manera detallada. Cuando leía este Salmo, pude ver no solamente el énfasis de la misericordia, sino que el Espíritu me mostró que Su misericordia estaba presente en todo momento de nuestras vidas, porque este Salmo hace un resumen desde antes de la creación, los tiempos de la creación y luego la historia del pueblo de Israel, la cual es una sombra de nuestra historia espiritual. Y cuán importante es tener revelación y creer en esa verdad en nuestro día a día.

Los primeros 9 versículos de este pasaje comienzan enfatizando su misericordia manifestado en su bondad, su señorío y aún en su creación; es decir, todo es por causa de su misericordia. Las cosas que vemos en su creación, Dios las hizo para que disfrutemos por causa de su misericordia. Aun nuestra creación fue porque nuestro Dios es lleno de gracia y misericordia. Tú no eres producto de la casualidad. Pero sabemos que el hombre pecó y se apartó de Él.

Luego, en este capítulo podemos ver desde los versículos 10 hasta el 22 el proceso de libertad de la nación de Israel comenzando con la muerte de los primogénitos, mostrando su mano fuerte, dividiendo las aguas del Mar Rojo, cómo nos pastoreo en el desierto, derrotó a grandes reyes, hasta darnos la heredad de la Tierra Prometida. Todo esto es un resumen de nuestra vida cristiana desde el momento que somos salvos hasta que poseamos lo que Dios nos ha preparado, y en medio de eso podemos ver que la misericordia de Dios estuvo presente en todo tiempo. Es así con nuestro Dios. Es Su misericordia y gracia que nos sustenta en todo momento, es nuestra confianza en esa verdad que nos llevará a tener una vida victoriosa.

Y este capítulo termina mostrándonos que aunque en algún momento nosotros tropecemos o caigamos, es por causa de su misericordia que seremos rescatados, podemos estar seguros de eso. Por eso debemos alabar al Dios de los cielos.

La esperanza es un casco que guarda tu mente

 Por eso en estos días de incertidumbre, tengamos expectativas de buenas cosas para nuestro futuro, Tengamos seguridad de su misericordia en nuestras vidas. Tengamos esperanza en los días que van a venir para nosotros. Nosotros, aunque estemos en un tiempo oscuro, no somos de la oscuridad, somos del día ¡Aleluya!

Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:8–9)

 La palabra “salvación” es “soteria” en griego, que incluye no solo la salvación del juicio eterno en el infierno, sino también la salvación de la enfermedad. “Soteria” proviene de la palabra “sozo”, que significa curación. Esta palabra «sozo» es la misma palabra usada cuando Jesús le dijo a la mujer con el tema de la sangre: “Hija, tu fe te ha sanado («sozo»). Ve en paz y queda sana de tu aflicción” (Marcos 5:34)

La palabra «salvación» o «soteria» en griego incluye curación, rescate del peligro, liberación y protección. El nombre de Jesús en griego es literalmente “soteria”. Es un nombre que lo incluye todo y lo abarca todo.

Si has estado luchando con pensamientos negativos o desesperación durante este tiempo, no te identifiques con esos pensamientos. Los pensamientos negativos persisten y se repiten cuando los poseemos al aceptarlos como propios. Permanecen en nuestras mentes cuando no reconocemos que son del enemigo.

Los jóvenes se vuelven especialmente susceptibles a los pensamientos destructivos y suicidas porque no tienen la esperanza de la salvación. Puedes tener esta esperanza de salvación, esta expectativa positiva, segura y feliz del bien en tu futuro, porque Jesús tomó todos tus pecados en la cruz. No hay pecado que lo penalice o produzca ningún fruto malo en su futuro.

LA ESPERANZA QUE TENEMOS SE BASA EN LA CERTEZA DE NUESTRA SALVACIÓN EN CRISTO.

Este casco llamado “la esperanza de salvación” guarda tu mente. El mundo no tiene esta salvación, por lo que tienen razón al decir: “No levantes tus esperanzas”. ¡Pero tú, hijo de Dios, tienes este sólido fundamento de esperanza!

El casco y el pecho son vitales porque protegen tu mente y tu corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba