Señales de los que aman a Dios (parte III)


//Pr. Luis A. Núñez\\

Cuando el temor sale el descanso llega

(1 Juan. 4:17-19)

Él murió en la cruz para hacerse como tú, para que ahora tú seas como Él, por eso eres altamente favorecido, profundamente amado. Nunca dejes que esta revelación se apague en ti, sino que se mantenga viva, esto a través de confesar la Palabra y creer en esa verdad. La revelación de esa verdad te llevará a hablar: “Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito, creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos por lo cual también hablamos” (2 Corintos 4:13).

Tienes que hablar aquello en lo cual crees, conforme a la Palabra. 1 Pedro 3:8-10 dice:

“Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición. Porque: El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua de mal, y sus labios no hablen engaño”

 Primero la Biblia dice que somos herederos de bendición y por eso debemos tener actitudes de una vida piadosa, cristiana y que si queremos una vida llena de días buenos “agatos” (llenos de favor, en alguna oportunidad les dije que esta palabra es traducida en filemon 14 como favor) tus labios no deben hablar engaño, mentira, sino deben expresar la verdad y ¿Qué es la verdad? lo que eres en Cristo.

El domingo se celebró en todo el mundo cristiano religioso la resurrección de Cristo, pero ¿qué significa esto? quiero abordar alguna de estas implicancias.

“Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”

Esa nueva vida es el resultado de la victoria de Cristo sobre el pecado y sus consecuencias (enfermedad, angustia, temor, stress, etc.). El mundo en nuestros días sufre a causa del estrés, en realidad, la gente está muriendo con enfermedades causadas por el estrés, sin embargo, la Palabra de Dios tiene la solución para nosotros. No necesitamos sufrir como las personas del mundo que no conocen la Palabra de Dios.

“Ni siquiera entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo, porque el SEÑOR allí te dará corazón tembloroso, ojos muertos y desmayo de alma. Tu vida estará suspendida como por un hilo delante de ti; tendrás pavor de noche y de día y no creerás en tu vida. Por la mañana dirás: ¡Ah! ¡Quién me diera ver la noche! Y a la noticia, dirás: ¡Ah! ¡Quién me diera ver la mañana! Eso por el pavor que sentirás en el corazón y el espectáculo que tendrás delante de los ojos” (Deuteronomio 28:65-67)

Esta porción habla de la maldición de desobedecer la Palabra en la Ley, toda desobediencia traía maldición. Esta es la descripción de alguien que pasa por días malos. Cuando te quedas todo el día anhelando que ya acabe, para que puedas acostarse y dormir, pero cuando viene la noche no puedes dormir por el insomnio producido por la preocupación, por la angustia y entonces anhelas que ya amanezca, pero al llegar el día nuevamente deseas que anochezca para dormir. Este es el retrato de alguien que vive en el estrés.

En el verso 65 tenemos la raíz de este problema. El texto dice: «Ni aún entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo». La Palabra descanso en hebreo es “ragah” y la palabra reposar es “nowaj”. Cuando no existe ni ragah y ni nowaj el resultado es que la persona tiene un corazón tembloroso, ojos muertos y desmayo de alma. La escritura muestra que esto es una maldición (por causa de la desobediencia de la ley), pero gracias a Dios, porque el Señor Jesús ha llevado nuestras maldiciones en la Cruz. La voluntad de Dios es que tengamos días felices.

La primera mención de gracia en la Palabra de Dios está en Génesis 6: 8, donde se dice que Noé halló gracia ante el Señor. La revelación está oculta en el nombre de Noé. El nombre Noé es “Noach” en el hebreo y significa descanso, eso quiere decir que “el descanso” halló gracia delante del Señor, en otras palabras, cuanto más vives en el descanso, más la gracia de Dios viene sobre ti.

Muchos piensan que es la obediencia la que trae la gracia sobre nosotros, pero la verdad es que la gracia es la que nos lleva a obedecer, la gracia viene primero. La obediencia es un fruto. La fe es muy importante, pero no hace que la gracia exista. No es la fe la que crea la gracia, es como si la gracia fuera el sol brillando allá afuera, la fe es la ventana que abrimos para disfrutar de la luz del sol. La ventana no crea la luz, sino permite que la luz entre. La afirmación bíblica es que el descanso (Noé) halló gracia. Cuando entras en el descanso la gracia puede abundar en nuestra vida.

La lectura que hicimos de Deuteronomio 28 nos muestra que aquellos que viven en la ley no tienen descanso y donde no hay descanso no hay goce de la gracia.

Cuando hablo de descanso, evidentemente no estoy hablando de descanso físico, me estoy refiriendo a un descanso en el alma. ¿Es posible disfrutar de un descanso interior, incluso viviendo súper ocupado en trabajo intenso y ser libre de la tensión? La respuesta es si

Muchos, aun trabajando poco, viven llenos de ansiedad, angustia y preocupaciones que los saca del descanso. Entonces el problema no es el trabajo, sino la tensión. Vean lo que Job dijo acerca de su tribulación.

“Lo que temo me sobrevino, y lo que me temo me ocurre. No tengo descanso, ni sosiego, ni reposo, y ya me viene gran perturbación” (Job 3: 25-26)

Él dice que, por no tener descanso, sosiego o reposo la perturbación viene sobre él. Es una ecuación simple. La falta de descanso, tranquilidad y reposo resultará en estrés, es decir, gran perturbación. Cualquier pareja sabe que antes de cualquier discusión ellos ya estaban perturbados y estresados, por eso es necesario priorizar el descanso en la vida familiar. No pierdas la paz a causa de cosas que dentro de diez años ni siquiera vas a recordar. Por ejemplo, algunas actitudes en nuestros hijos cambiarán, como el cambio de pañales, el llanto del bebé para dormir, son circunstancias temporales, pero si te estresas por estas cosas hoy, dentro de diez años sufrirás las consecuencias del estrés. El descanso en el alma es más importante que todo, porque el descanso hace abundar la gracia de Dios en tu casa. El descanso encuentra el favor.

Cuando sucedan cosas que te quitan la paz, toma una actitud como la que tomó David. La Biblia nos cuenta la historia en 1 Samuel 30:1-8, David aun no era rey y aunque Dios le había prometido, a través del profeta Samuel, que algún día seria rey, las circunstancias hacían parecer que esa promesa nunca sucedería, el profeta Samuel había muerto y Saúl aún era rey. Confundido por el miedo y la envidia, Saúl persiguió a David, los capítulos anteriores a estos versos muestran a David huyendo y escondiéndose junto con 600 hombres que se unieron a él (1 Samuel 21:10). David organizó a ese grupo de perseguidos y angustiados en una fuerza llamada “los valientes de David”.

El estrés y la presión de todo eso llevaron a David al fondo del pozo, desesperado dejó Israel y fue a buscar abrigo entre los filisteos ¡increíble! fue cuando la crisis lo golpeó. David decidió regresar a Siclag, donde había dejado a su familia y a las familias de sus hombres y cuando llegaron encontraron la ciudad destruida y sus esposas e hijos habían sido llevados por el enemigo ¿Qué es lo que hizo? Mandó a traer el efod sacerdotal, la cual era una pieza de la ropa del sacerdote, era una túnica hecha de lino fino que es un símbolo de la “justicia de Cristo”. Hoy nosotros somos los sacerdotes reales y estamos vestidos con las vestiduras de justicia ¡Aleluya!

Cuando rechazamos toda justicia propia y nos vestimos con la justicia de Cristo por la fe, podemos vencer toda oposición del diablo. Cuando abrimos nuestra boca y confesamos que somos la justicia de Dios en Cristo, somos habilitados para oír la dirección del Espíritu que nos conduce a la victoria. Ezequiel 44:17-18 dice, de manera alegórica, que no podemos vestir nada que nos haga sudar, todo tiene que ver con el descanso en Cristo.

Descargar Audio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *