Todo va a cooperar para tu bien

//Pr. Luis A. Núñez\\

“Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien” (Génesis 50:20)
Es muy desagradable cuando la gente se sienta a planear el mal sobre ti. Esto es
exactamente lo que el Espíritu me reveló hace algún tiempo, pero también vino la
seguridad y el consuelo de que Él haría que todo contribuya para mi bien. Tenían la
intención de dañarme, pero el Señor lo convertiría en provecho para mí.
Ésta es una promesa que nos da una seguridad gloriosa. Durante años, José pasó
por malos momentos, traiciones y desengaños. Cuando era adolescente, sus hermanos le
tenían envidia y lo arrojaron a un hoyo. Lo iban a dejar allí para que muriera, pero vieron
llegar una caravana de ismaelitas y decidieron venderlo. José nunca soñó que se
convertiría en esclavo y trabajaría en un país extranjero. Probablemente sintió que Dios
se había olvidado de él.
En un momento, la esposa del hombre para quien trabajaba lo acusó falsamente,
mintió sobre él. José fue arrestado por algo que no hizo. Tenía muchas razones para vivir
con amargura, pero no leemos en la Biblia que José lo hiciera.
Él entendió este tremendo principio espiritual de que todo está al servicio del plan
de Dios para nosotros. No solo las cosas buenas, como cuando tuvo un sueño en el que la
gente se inclinaba ante él, no solo cuando su padre le favoreció y le regaló una túnica de
muchos colores, sino hasta los malos momentos, hasta las situaciones injustas.
Trece años después de todas las desilusiones, deslealtades y traiciones, tal como
Dios lo prometió, José se convirtió en el primer ministro de Egipto, pero lo interesante es
que si alguna de esas cosas malas no hubieran sucedido, si sus hermanos no hubieran
estado celosos, si no hubiera sido arrojado a un pozo, si no hubiera sido vendido como
esclavo, si la esposa de Potifar no hubiera mentido sobre él, si no lo hubieran encarcelado,
no habría alcanzado el trono. Cada paso era necesario, todos eran instrumentos de Dios.
Años más tarde, los hermanos de José regresaron a Egipto en busca de alimento
durante una gran hambruna. Él estaba a cargo del suministro de alimentos, por lo que les
dijo a sus hermanos: «No se preocupen, no les haré daño. Intentaron el mal contra mí,
pero Dios lo ha transformado para mi bien”. Dios usará personas y situaciones para
llevarte hacia Su propósito para su vida.
Así que no te desanimes. Necesitas un beso de Judas para llegar a tu destino.
Necesitas personas que intenten tirarte al hoyo, que intenten desacreditarte, empujarte
hacia abajo, para que puedas alcanzar el trono. Si la traición de los hermanos de José le
hubiera impedido ser primer ministro, Dios nunca lo habría permitido. Las personas no
conocen el propósito de Dios para ti, pero cualquier cosa que hagan no puede evitar el
cumplimiento de tu destino, el propósito de Dios para tu vida.
Sabemos
Todo esto significa que hay una gracia sobreabundante disponible para todos
nosotros. No importa qué circunstancia atravesemos, Dios hará que todo funcione en
conjunto para nuestro bien. No te desanimes, puedes tener grandes expectativas sobre tu
futuro, porque el Padre te garantiza la victoria en cualquier circunstancia.
“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a
los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28)
La palabra «sabemos» aquí es «oida» en el original. Significa un conocimiento que
no proviene del estudio y el aprendizaje, no es solo un entendimiento mental, sino que es
algo que conocemos por revelación en el espíritu. Es un conocimiento que viene del
interior.
Que todas las cosas
Pablo dice que todas las cosas ayudan a bien, no solo las cosas buenas y
agradables, sino que incluso las cosas malas van a cooperar para nuestro bien. No
significa que todas las cosas en nuestra vida sean iniciadas por Dios, sino que incluso esas
malas obras y flechas malignas Dios hará que cooperen para nuestro bien.
Les ayudan a bien
Dios no dice que todas las cosas sean buenas, hay cosas realmente malas. Lo que
dice es que todas nos ayudan a bien.
Uno no debe desanimarse si se cierra una puerta. Se dice que, una vez, un hombre
viajaba en un barco que naufragó y solo él escapó. Entonces, terminó en una isla desierta.
Allí, tratando de sobrevivir bajo la lluvia y sol, clamó a Dios y pidió la gracia de poder
construir una cabaña para protejerse de los elementos de la naturaleza. El Señor lo
capacitó y construyó una cabaña. Vivía allí en paz, pero su deseo era irse. Hasta que un
día oró al Señor pidiéndole que enviara a alguien para rescatarlo. Una mañana, estaba en
la playa y empezó a llover. De repente, un rayo golpeó su cabaña y le prendió fuego. Eso
lo dejó desolado y molesto con Dios. Primero, el barco se había hundido y ahora la cabaña
había sido destruida. «En una isla tan grande ¿por qué el rayo tuvo que caer justo encima
de mi cabaña?» se lamentó. De pie en la playa, torturándose al ver la cabaña en llamas, se
dio cuenta de que un barco venía hacia él. Finalmente, fue rescatado. Después de abordar
el barco, le preguntó al comandante: «¿Cómo supo que estaba perdido aquí?» El
comandante respondió: «No lo sabíamos, pero de lejos vimos una cabaña en llamas y
pensamos que era la señal de alguien pidiendo ayuda».
A veces, para que el propósito de Dios se cumpla, Dios necesita quemar tu cabaña.
Este incendio es solo una señal de que se avecina algo más grande. El Señor tiene el
control de todas las circunstancias de tu vida.
Aquellos que aman a Dios y son llamados a la salvación de acuerdo con el
propósito divino apuntan a nosotros. Esta es una promesa exclusiva para los hijos de Dios.
Y todas las cosas suceden según el siguiente versículo, que dice:
“Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos
conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos
hermanos” (Romanos 8:29)
Observa que todo coopera para que seamos formados a la imagen de Cristo, el
Hijo de Dios. La Escritura no dice que todo coopere para hacernos más ricos, más
prósperos o más populares, pero todo cooperará para que seamos más como Jesús.
Necesitamos tener algo firme en nuestro corazón: incluso si nos suceden cosas
malas, Dios está de nuestro lado. Él está a favor de nosotros, no contra nosotros. Si no
comprendes lo que está pasando, no le preguntes a Dios por qué, como si Él fuera el
problema, no hay nada de malo en preguntar por qué, solo tenga cuidado de no pensar
que Dios es la causa del problema. Dios está de tu lado. Cuidado con el pensamiento
religioso legalista del tipo, «¿Qué hice? Mi auto se averió, mi hijo se enfermó ¿qué hice?»
Esto es vivir en la ley, es legalismo. Todos tus pecados fueron perdonados por la sangre
de Jesús. Dios es tu Padre y te ama mucho.
Hay una gran diferencia entre cuestionar a Dios y presentar tus preguntas ante Él.
Cuando le presentamos nuestras preguntas con un corazón sumiso, el Señor siempre nos
responde.
En Romanos 8.31, Pablo dice: «¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por
nosotros, ¿quién contra nosotros?» La palabra griega «quién» es «tis», que también se
puede traducir como «qué». Entonces podríamos decir: «Si Dios es por nosotros ¿qué
estará contra nosotros?» Si Dios está de nuestro lado, entonces cosas como enfermedades,
problemas económicos o críticas no pueden hacer nada contra nosotros.
El otro día vi una película llamada “Transformers”. En ella, estaban los villanos
llamados Decepticons y los buenos eran conocidos como Transformers. Pensaba que la
decepción es algo que nos impide transformarnos. Muchas de nuestras espinas son solo
pruebas para ver si estamos decepcionados con Dios o si nos sometemos a su voluntad
soberana.
Romanos 8.33 dice: «¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que
justifica». Dios es nuestro justificador. Dios está a tu favor, no en tu contra.
Una vez vi una caricatura con una historia muy interesante. Un niño llamado
Pablito y su hermana Célia fueron a visitar a sus abuelos. El niño tenía una honda y estaba
tirando piedras a unos árboles. De repente, se volvió hacia el jardín de su abuela y vio al
pato que ella tanto quería. Siguiendo un impulso, lo golpeó con una piedra y el pato murió
instantáneamente.
El niño entró en pánico y trató desesperadamente de esconder el pato muerto en
la pila de leña; sin embargo, al mirar hacia arriba, se dio cuenta de que su hermana Célia
estaba viendo todo desde la ventana.
Ese día, después del almuerzo, la abuela dijo: «Celia, lavemos los platos». Y ella
respondió: «Pablito me dijo que hoy quería ayudar a limpiar la cocina, ¿no, Pablito?».
Luego le susurró: «Recuerda al pato». Entonces, Pablito fue a lavar los platos.
Más tarde, el abuelo preguntó si los niños querían ir a pescar, pero la abuela dijo:
«Disculpen, pero necesito que Célia me ayude a hacer la cena”. Célia sonrió y dijo:
«Pablito tiene muchas ganas de aprender a cocinar». Y volvió a susurrar: «Recuerda al
pato».
Después de varios días de hacer sus tareas y las de Celia, finalmente no pudo
soportarlo. Le confesó a su abuela que había matado al pato. «Lo sé, Pablito», dijo dándole
un abrazo. «Estaba en la ventana y lo vi todo, pero porque te amo, ya te perdoné. Solo
quería saber cuánto tiempo dejarías que Celia te convirtiera en esclavo».
No permitas que el diablo te mantenga en la culpa y la esclavitud. Cree en el
perdón de tus pecados por la sangre y vive en la libertad de los hijos de Dios.
Dios tiene un plan para ti
Dios tiene un plan para tu vida y, al final, todas las cosas sirven a ese plan. Todo
coopera para que se cumpla el plan.
A todos nos están sucediendo cosas que no entendemos, cosas que duran más de
lo debido y puertas se han cerrado. Estudiamos mucho, pero no aprobamos el curso.
Hicimos lo correcto, pero no obtuvimos el ascenso.
Puede ser que tus compañeros de trabajo mientan y te calumnien. Nuestra
tendencia en estos momentos es pensar que estas cosas nos detienen, pero la verdad es
que nada nos puede detener, porque todo coopera para el cumplimiento del plan de Dios
para nosotros.
Cuando suceden cosas buenas, creemos que estamos avanzando, pero las
traiciones también sirven a su plan. Esa puerta que se cerró, el contrato que no se cumplió,
si esas cosas no hubieran pasado, no habrías llegado al puesto en el que estás hoy.
Había algo que deseabas tanto, pero lo que no podías ver en ese momento era que
Dios tenía algo mejor. Te ama demasiado como para dejarte perder tu propósito. Puede
que no te guste, no es agradable, pero está sirviendo a Su plan.
Cuando comprendes que todo sirve al plan de Dios, no vives frustrado cuando las
cosas parecen injustas. No te enojas cuando no obtienes lo que quieres, porque te das
cuenta de que es el Señor quien cerró la puerta. La persona que se alejó no fue por
casualidad, fue Dios quien la alejó, porque estaba impidiendo el movimiento divino en tu
vida.
El plan de Dios para ti no puede cumplirse sin oposición, sin demora, sin puertas
cerradas. No se enoje, porque todo esto tiene el poder de hacer que avances. Dios no lo
habría permitido si no tuviera un propósito. No te puede pasar nada sin su permiso.
Antes de que Jesús sea crucificado y resucitara de entre los muertos, tuvo que ser
traicionado, calumniado y rechazado. Si todos hubieran amado a Jesús, si todos lo
hubieran celebrado, no tendríamos salvación. Parte del plan del Padre para la vida de
Jesús era tener oposición. No es casualidad que Judas, uno de sus doce discípulos, elegido
por el mismo Señor Jesús, decidiera traicionarlo. Sé que esto es difícil de entender, pero
Judas era un peón en las manos de Dios, estaba sirviendo al cumplimiento del plan de
Dios para el Señor Jesús.
Por supuesto, no fue agradable, pero el Señor Jesús entendió que sin la traición,
no podría cumplir su propósito. Cuando los soldados vinieron a arrestar a Jesús, no sabían
cómo era, y Judas dijo: «Lo identificaré dándole un beso». Ese beso fue un acto terrible,
pero marcó el momento que ayudó a desbloquear el propósito de Dios. Sin la traición, no
tendríamos salvación.
El hecho es que no nos gustan las traiciones, la deslealtad y la calumnia, pero
¿cómo sabemos si estas no son las cosas que liberarán el cumplimiento del plan de Dios
para nosotros? Puede que no te guste, pero todo esto está al servicio de Su plan.
Nuestros pasos son ordenados por el Señor. Incluso preparó un camino para
nosotros. Por eso todo coopera para nuestro bien. El plan de Dios no se puede frustrar. Si
no fuera necesario que estés alli, es simple, no estarías. Dios permitió esto porque es
necesario para el cumplimiento de su propósito. Ahora, deja de estar molesto por las
personas que te hacen quedar mal, las necesitas para llegar a tu destino. No te desanimes
por la puerta que se cerró, no fue por casualidad, el Señor te está posicionando para algo
más grande.
Esta es sin duda una de las mayores promesas de la palabra de Dios: «Todas las
cosas ayudan a bien a los que aman a Dios». Puede que no todo sea bueno: la enfermedad
no es buena, la pérdida no es buena, pero la promesa es: todo funcionará en conjunto para
tu bien. Ahora bien, esta es la prueba: mientras Dios se mueva, mientras nada parezca
agradable ¿te mantendrás firme en la fe? mientras no veas ninguna mejora, ¿seguirás
creyendo que Dios está en el trono? El Señor está trabajando detrás de escena y lo que Él
comenzó en tu vida, Él lo culminará.

DESCARGAR AUDIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba