Una vida de esperanza

//Pr. Eliud Cervantes\\

Encontramos esperanza cuando conocemos los planes y propósitos de Dios para nuestras vidas

Nosotros, la iglesia, somos el sueño de Dios hecho realidad. Es importante que conozcamos el sueño de Dios, su plan para nosotros, porque todo lo que necesitamos en la vida está incluido en eso. Si la semana pasada fue una semana muy difícil para ti, encontrarás esperanza cuando conoces los planes y propósitos de Dios para tu vida, sin embargo el mundo sufre porque no los conoce.

Dios tiene dos sueños:

Que las personas que creó sean conformadas a la imagen de Jesús (Romanos 8:29).

“Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua y aun mi carne descansará en esperanza; Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción” (Hechos 2:26–27)

Dios quiere que seamos conformados a la imagen de Jesús. ¿Y cómo era Jesús? Lleno de esperanza. Incluso cuando Jesús estaba en la tumba, sabía que se acercaba el Día de la Resurrección y al tercer día resucitó de entre los muertos.

El objetivo es que nazca la iglesia.

El diablo quiere que la gente piense que la iglesia es solo un edificio o un gobierno masivo dirigido por personas, pero la iglesia es el mayor faro de esperanza para el mundo. La sanidad se encuentra en la iglesia. Las bendiciones para las relaciones se encuentran en la iglesia. Dios siempre está dando a su pueblo “en” y “a través” de la iglesia. El corazón de Dios siempre es dar. Nunca escatima en lo que da.

Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios da a todos generosamente sin menospreciar a nadie” (Santiago 1: 5 NVI)

¡Dios da generosamente sin menospreciar! Lo más malo que ha hecho el hombre es poner a su amoroso Salvador en la cruz. Pero a pesar de toda la maldad en el hombre, no podemos “vencer” la gracia de Dios.

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. Romanos 5:8

Debido a que estamos viviendo en este mundo caído y hay un demonio que está en contra de nosotros, necesitamos conocer el plan de Dios. ¿Cuál es la vida que Dios quiere que vivamos? Esta es la esperanza a la que nos aferramos.

La vida de un creyente es una vida de esperanza

Como creyentes que confiamos en Jesucristo ¿cuál es la vida que Dios nos ha dado?

En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios” (Romanos 5:1–2 NVI)

Otra palabra para gracia es favor. Ahora que estamos justificados por la fe, tenemos pleno acceso al terreno de gracia, el terreno del favor. El mundo no camina en este terreno favorable.

Dios no quiere que suframos cosas que el mundo está sufriendo: matrimonios destruidos, depresión, adicciones, etc. Jesús vino para liberarnos, y a quien el Hijo libera es verdaderamente libre (ver Juan 8:36).

La palabra “esperanza” en griego es “elpis”, que se refiere a una expectativa positiva del bien. El diccionario Vines lo describe como “la expectativa favorable y segura del bien” o “la feliz expectativa del bien”. Por eso debemos tener la feliz expectativa de un buen futuro. Y esta expectativa del bien es la gloria de Dios manifestada en todas las áreas de nuestras vidas.

Con Dios, incluso tus sufrimientos resultarán en esperanza

Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos…” (Romanos 5:3 NVI)

Los sufrimientos no son de Dios. En su plan original en el Jardín del Edén, nadie sufrió. Los sufrimientos vinieron a causa del pecado. Pero este versículo nos dice que cuando ocurre el sufrimiento, producirá algo hermoso y bueno en nosotros si conocemos el plan de Dios.

Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza” (Romanos 5:3–4 NVI)

El sufrimiento produce perseverancia. Muchas veces sufres persecución y murmuraciones en la vida cristiana. Dios nos alienta a perseverar, y mientras lo haces, Dios desarrolla fortaleza, resistencia y seguridad. Hoy, las cosas negativas que la gente dice no te importan.

La perseverancia produce carácter. Se puede confiar en las personas con carácter para convertirse en líderes. Estas son personas que saben lo que es ser débil y depender del Señor para su fortaleza, son las personas que han pasado por el fuego y han salido del otro lado, sabiendo que solo importa el amor, la fuerza y ​​la fidelidad del Señor, no el esfuerzo humano.

El carácter produce esperanza. El siguiente versículo dice que esta esperanza “…no avergüenza” (Romanos 5:5).

¡Dios quiere que tengamos esperanza! Él quiere que tengamos la feliz expectativa del bien. Como creyentes, nuestra esperanza tiene poder, no nos avergonzará. Nuestra esperanza está en el hecho de que Jesús llevó nuestros pecados y llevó el castigo de nuestros pecados. Eso significa que no hay nada de nuestro pasado que vuelva a perseguirnos en el futuro. Por eso, aumenta tu esperanza cada día más.

Si estás enfermo, puede tener la esperanza de estar bien. Si tiene una adicción, puede tener la esperanza de ser libre. Si avanzas en años, ten la esperanza de ser más fuerte.

 “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15:13)

Tú no solo estás diciendo: “Espero que algo bueno me suceda algún día…” sin el poder para hacerlo realidad. ¡No! El Dios de esperanza está por detrás de tu esperanza. Él es el Dios de esperanza.

Ahora, tienes que saber que antes de que puedas ver cómo se ve el avance de tu problema, primero necesitas esperanza. Algunas personas dicen que la fe es más importante que la esperanza. Es cierto que la fe es la moneda del cielo. La fe es la mano que le quita a Dios, pero la palabra dice:

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1)

Si la fe es la certeza de las cosas que se esperan, entonces la esperanza viene antes que la fe. Sin esperanza, no puede haber fe. En este versículo, la fe está debajo de ti. La esperanza está frente a ti; es tu destino. Si hay dolor en tu cuerpo, espera un futuro en el que esté libre de él. Puede suceder instantáneamente, o puede suceder gradualmente.

La esperanza es un casco que guarda tu mente

Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:8–9)

La palabra “salvación” en griego es “sōtēria” e incluye sanidad, rescate del peligro, liberación y protección. El nombre de Jesús en griego es literalmente “sōtēria”. Es un nombre que lo incluye todo y lo abarca todo.

Si has estado luchando con pensamientos negativos e incluso suicidas durante mucho tiempo, no te identifiques con esos pensamientos. Los pensamientos negativos persisten y se repiten cuando los poseemos al aceptarlos como propios.

Los jóvenes se vuelven especialmente susceptibles a los pensamientos destructivos y suicidas porque no tienen la esperanza de la salvación. Puedes tener esta esperanza de salvación, esta expectativa positiva, segura y feliz del bien en tu futuro, porque Jesús tomó todos tus pecados en la cruz. No hay pecado que lo penalice o produzca ningún fruto malo en su futuro.

La esperanza que tenemos se basa en la certeza de nuestra salvación. Este casco llamado “la esperanza de salvación” guarda tu mente. El mundo no tiene esta salvación, por lo que tienen razón al decir: «No hay esperanzas». ¡Pero tú, hijo de Dios, tienes este sólido fundamento de esperanza!

El casco y el pecho son vitales porque protegen tu mente y tu corazón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba