Actitudes radicales en medio de la tempestad

//Pr. Eliud Cervantes\\

¿Qué es lo que Dios está haciendo en este tiempo? ¿Cómo debemos portarnos en días como este? Siempre hay un mover actual. Estamos pasando por un momento único con esta pandemia. Este es un momento de tempestad, de tinieblas. Pero Dios también se está moviendo, y cómo Radicales vamos a hacer una conferencia en medio de esta pandemia.

Una de las características de esta pandemia es que el diablo hizo que las personas estén encerradas en sus casas y allí tengan muchos problemas; pero en el lugar donde el enemigo está atacando, será el lugar donde veremos milagros, salvación y transformación. ¡Aleluya!

La historia donde Jesús calmó la tempestad la encontramos en tres evangelios (Marcos 6:45-51, Mateo 14:28-31, Juan 6:21) y quisiera que meditemos principalmente en el pasaje del Evangelio de Marcos.

«En seguida hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a Betsaida, en la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar; y al venir la noche, la barca estaba en medio del mar, y él solo en tierra. Y viéndolos remar con gran fatiga, porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles. Viéndole ellos andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma, y gritaron; porque todos le veían, y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: ¡Tened ánimo; yo soy ¡no temáis! Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento; y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban. Porque aún no habían entendido lo de los panes, por cuanto estaban endurecidos sus corazones» (Marcos 6:45-52) 

Este pasaje nos muestra que los discípulos estaban enfrentando una gran tempestad. Existe un mover extraordinario en medio de la tempestad. En medio de la tempestad Jesús caminó sobre las aguas y también uno de los discípulos.

Todas las cosas que estamos viendo y están pasando, no son cosas normales. El diablo está moviéndose grandemente; pero en medio de todo eso, Dios está actuando de una forma mayor y poderosa. En días anormales habrá un mover extraordinario del Espíritu Santo. Por eso, PREPÁRATE, llena tu corazón con grandes expectativas.

La Palabra nos dice que Jesús fue a ellos en la cuarta vigilia, de las 3 a 6 de la mañana, que es el momento más oscuro. Estamos viviendo días oscuros y necesitamos tener actitudes Radicales para experimentar el mover de Dios.

  1. Invita a Jesús a tu barca 

“…cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles” (Marcos 6:48) 

Jesús quería adelantárseles; pero en realidad no era eso lo que quería. Es parecido con la escena de los discípulos camino a Emaús: “él hizo como que iba más lejos” (Lucas 14:28). Jesús quería que lo inviten.

En medio de la tempestad Jesús está queriendo que lo invitemos a nuestra barca. Estoy hablando de la presencia manifiesta de Dios. En medio de la tempestad, lo primero que tienes que hacer es invitar al Señor a tu barca. Es el momento de invocar al Señor.

  1. Medita en el poder de Dios 

“Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento; y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban. Porque aún no habían entendido lo de los panes, por cuanto estaban endurecidos sus corazones” (Marcos 6:51-52) 

Ellos estaban asustados, no por la tempestad, ni porque Jesús anduvo sobre las aguas, sino porque sus corazones estaban endurecidos, porque no habían entendido el milagro de la multiplicación de los panes. Ellos no estaban meditando en el poder de Dios.

Si no quieres tener tu corazón endurecido, medita en el poder de Dios, en los milagros que Él ya hizo. Cuando meditamos en eso, nuestro corazón se llena de expectativa. ¡Ya no veas noticias malas! La fe viene por el oír, pero la incredulidad también. Para que no tengas miedo, la biblia dice que invirtamos tiempo en meditar en el poder y los milagros del Señor ¡Confiesa las promesas del Señor!

  1. Recuerda que Jesús está orando por ti 

“En seguida hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a Betsaida, en la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar” (Marcos 6:45-46) 

¿Qué estaba haciendo Jesús después de enviarlos? Estaba orando. Es lo mismo que Él está haciendo ahora a la diestra de Su Padre. Él está orando para que tú puedas pasar por la tempestad, para capacitarte para que puedas predicar. Él te va dar gracia y sabiduría para que puedas ser usado. Todas las cosas buenas que te suceden, y las cosas malas que no te pasan es porque nuestro Señor Jesús está intercediendo.

“En seguida hizo a sus discípulos entrar en la barca…” (v.45) 

Hay un detalle aquí que muestra que parece que los discípulos no querían entrar en la barca. Jesús los hizo entrar. Tal vez ya percibían que vendría una tempestad. Antes de la multiplicación de los panes, Jesús hizo sentar a todos. No podemos participar del mover sin que antes nos sentemos, descansemos. Jesús les dijo: entren a la barca, siéntense, descanse, yo estoy orando por ti.

Esta conferencia no es apenas del líder, es de todos los miembros. Debemos creer en Dios y comprometernos. Nunca organizamos una conferencia de este tipo, pero Dios nos dará la gracia.

“Ellos entonces con gusto le recibieron en la barca, la cual llegó en seguida a la tierra adonde iban” (Juan 6:21) 

Ellos estaban remando ya mucho tiempo, tal vez unas 8 horas, pero seguían en la mitad del lago, seguramente estaban cansados. La palabra “en seguida” en el original es eudseos y significa inmediatamente.

En medio de la tempestad, en días de pandemia habrá una aceleración sobrenatural en el tiempo divino. Creamos en la palabra que hemos recibido que en un año haremos lo de 5 años, en 2 años lo de 10 años. De la misma forma que Jesús llevó la barca inmediatamente al destino, también nos llevará más rápido de lo que pensamos porque Él ya está regresando. Las cosas que estaban detenidas comenzarán a correr, tú célula se multiplicará inmediatamente, habrá salvación en tu casa.

En días de pandemia muchas cosas son aceleradas. Ej: vacunas. El diablo está acelerando para implantar su gobierno, pero Dios también está acelerando.

El mover después de la tempestad (Marcos 6:53-56) 

“Terminada la travesía, vinieron a tierra de Genesaret, y arribaron a la orilla. Y saliendo ellos de la barca, en seguida la gente le conoció. Y recorriendo toda la tierra de alrededor, comenzaron a traer de todas partes enfermos en lechos, a donde oían que estaba. Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos”

Aquí podemos la razón porque se levantó una gran tempestad, era porque al otro lado del mar esperaba un gran mover de Dios que trajo salvación, sanidad y la manifestación del poder de Dios.

De la misma forma, después de esta tormenta (pandemia) hay un gran mover de parte de Dios que nos espera y está conferencia es solo el comienzo de esto. Por eso ¡contamos contigo Radicales Libres! ¡Sé parte de este mover! ¡Aleluya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba