Algunos factores para la conquista de las promesas

[sc_embed_player_template1 fileurl=”https://2b31df1bfa3a1bf94421d12d293d7c2117ce442e.googledrive.com/host/0B1rJzEaosKkvfnRJWE9GMFQ5Rk8wT2dtMXRuTEhMdmFIU2lYcFp6T1o1Yk1tRmE3cnEwZDQ/300815M_PrLuisANunez.mp3″]

//Pr. Luis A. Nuñez\\

d618db5846365ec9cc25bb8d69c9eaed2 Pedro 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

2 Corintios 5:17-19 17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;
19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.

Dios mismo nos dio un encargo, Dios mismo nos encargó, la “palabra de la reconciliación”, ¿Porque nos encargó?

Por dos razones:
– Somos especiales, somos sus hijos, tú encargas cosas importantes o personas que son especiales para ti, Jesús encargo su madre a su discípulo amado, tu eres ahora un hijo de Dios, los hijos comparten la visión de los padres, el sueño de los padres.
– Somos confiables, la confianza esta puesta en que tu experimentaste la gracia, solo el que fue rescatado desea rescatar con intensidad, solo quien sabe lo que es vivir lejos de Cristo desea que otros no estén más en esa condición

Algunas actitudes para la conquista de las promesas y para el cumplimiento del encargo.

1.- La dependencia.- Josué 2:9-11,24, Josué 5:1-3 y 8
Solo los que estaban circuncidados podían participar de la pascua (Ex 12:48), esto significa que era la señal de estar en este pacto, estaba orientado también a simbolizar limpieza con derramamiento de sangre, (Dt. 10:16, Ro 2:29).

Era obvio que los israelitas se sentían fuertes, los dos espías enviados por Josué informaron del temor y temblor de los moradores de la tierra, toda la gente de los amorreos estaba de miedo, era el mejor momento para atacar pero tenían que aprender a depender. La circuncisión podía hacerse después de la conquista, o antes de cruzar el Jordán, cuando se les dijo que se santificaran allí sería el mejor tiempo, pero justo en el momento preciso para atacar, para pelear, Dios los inutiliza, ¿porque? Porque ellos tenían que aprender a depender de Dios, saber que solo en Él está la victoria, no te engañes sutilmente. ¿Dónde está basada tu alegría, tu paz?, busca en tu corazón y dile cada día, ¡tú eres mi alegría!, ¡tú eres mi descanso!, ¡tú eres mi paz!, ¡tú eres mi confianza!
El cumplimiento del encargo es solo si confías, si él nos encargó, es porque su unción está depositada en nosotros, el ya derramo su autoridad sobre ti, tienes que confiar.

2.- Estar en el lado correcto .- Josué 5:13, De hecho la apariencia de aquel hombre era la de un guerrero solo que no pudo determinar a qué ejercito correspondía, su pregunta produce una respuesta que nos deja pensando, ¿de qué lado estas?, la respuesta es de ¡Ninguno!, yo soy príncipe del ejercito de Jehová, en otras palabras no estoy de tu lado, solo cuando Josué se postra y adora, es que Dios le da la estrategia, humanamente hablando, más absurda de guerra, para poder hacer eso Josué tenía que estar de parte de Dios, no es Dios de parte de Josué, ese es el problema, hoy muchos quieren que Dios este de parte suya, y no es así, quizás es por eso que su palabra nos parece inapropiada, no funcional, etc., o muchas oraciones no son respondidas porque son producto de deseos de venganza, de envidia etc. Tenemos que estar de parte de Él, soñar sus sueños, hacer su voluntad.

3.- Guarda tus promesas Josué 6:17 17 Y será la ciudad anatema a Jehová, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos; Esta mujer paso a ser incluso luego introducida en la genealogía de Jesús.(Mateo 1:5), Josué hizo una promesa y el cumplió, podía decir, bueno es una más del pueblo enemigo, o fue solo para salir del peligro pero el carácter de Dios es de un Dios que cumple sus promesas, y nuestro carácter debe ser igual no solo con Dios sino con todos, Eclesiastés 5:4, Cuantas veces le dijiste te serviré, hare tu voluntad, estos son tiempos de vivir para cumplir las promesas que hiciste, predicando su palabra, como lo servimos no es viniendo a los cultos, no lo sirves cantándole, nosotros necesitamos adorar, lo servimos haciendo su voluntad y él nos encargó en su santa voluntad la palabra de la reconciliación.

4.- No caigas en el proceso del pecado.- Josué 7:21 Pues yo vi entre los despojos un manto babilónico muy bueno, doscientos siclos de plata y un lingote de oro de cincuenta siclos de peso, lo cual codicié y tomé. Ahora está escondido bajo tierra en medio de mi tienda, y el dinero está debajo.
La orden era no tomes nada del anatema, pero Acan decidió tomar ¿porque? Se dejó llevar por el proceso del pecado, “Vi, Codicie, y Tome”, La codicia es el punto central y la puerta para ejecutar el pecado, ser tropiezo para que otros vengan a los pies de Cristo es terrible, fuimos llamados a ser luz no obstáculo, fuimos llamados a ser testigos nuestra responsabilidad es grande.

5.- Renovar cada día las fuerzas.- Josué 14:11 Todavía estoy tan fuerte como el día en que Moisés me envió. Cual era mi fuerza entonces, tal es ahora mi fuerza para combatir, para salir y para entrar. 12Dame, pues, ahora este monte, del cual habló Jehová aquel día. Tú mismo oíste entonces que los anaceos están allí, y que hay ciudades grandes y fortificadas. Si Jehová está conmigo, los expulsaré, como Jehová ha dicho».
Caleb compañero de Josué, tenía 85 años y su ímpetu su fuerza aún estaba allí porque su fuerza estaba depositada en Dios, el no vio sus limitaciones el vio la necesidad de continuar haciendo la obra, “no hay jubilación en el Reino”, dile al Señor “dame fuerzas para seguir sirviéndote, para seguir haciendo tu voluntad”. No permitas que nada te reste fuerzas para predicar su palabra, para continuar, para cumplir tus propósitos en Dios, para cumplir el encargo.

Isaías 40:29 Él da esfuerzo al cansado y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas

Tenemos un gran propósito por delante, tal vez esto implique un sacrificio que los hombres no recompensen, pero Dios sí. (la historia del chanchito y del caballo moribundo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio