Aprópiate de tu doble porción

//Pr. Eliud Cervantes\\

Tres-Grandes-RevelacionesEstamos una vez más reunidos y milagros suceden aun cuando no estamos juntos. ¡Apenas cree! La fe le agrada al Señor, le agrada cuando su pueblo tiene fe.

Los dos primeros milagros que Jesús realizó al comienzo de Su ministerio, según se registra en el evangelio de Juan, sucedieron en Caná de Galilea: Jesús convirtió el agua en vino en una boda en Caná (Juan 2:1-10). Jesús sanó al hijo de un noble que estaba a millas de distancia en Capernaum, a unos 40.4 km (Juan 4:46-54). Por eso, a medida que escuchamos y creemos en la Palabra que se predica, podemos recibir milagros. La Palabra de Dios trasciende tanto el tiempo como el espacio. Un incidente similar ocurrió en Mateo 8, un soldado centurión en Capernaum tenía un sirviente que estaba enfermo.

Jesús nos ha sacado de debajo de la ley e introducido a su justicia, de una vez por todas

Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás” (Romanos 7:6-7)

No estamos en contra de la ley. Estamos a favor de la ley por la razón que Dios dio la ley. Dios no nos dio la ley para que nos convirtiéramos en santos o para que nos acercáramos más a Él. Por el contrario, la ley aumenta nuestro conocimiento del pecado (Ro 3:20). La ley solo puede producir una modificación de la conducta, pero no puede producir una transformación del corazón. Toda verdadera transformación ocurre mediante la predicación del evangelio, mediante la predicación de la gracia, es un cambio duradero de adentro hacia afuera.

Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas” (Gálatas 3:10)

Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos” (Santiago 2:10)

La ley no acepta el “haz tu mejor esfuerzo”. No hay margen de error para quien infringe ni siquiera una parte de la ley. En el momento en que intentas concentrarte en la ley para convertirte en santo, terminas haciendo exactamente lo que no quieres: pecar.

Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley” (Gálatas 5:18)

Como creyentes, estamos destinados a vivir la vida guiados por el Espíritu. Si somos guiados por el Espíritu, no podemos estar bajo la ley porque son mutuamente excluyentes. La santidad que proviene de ser guiados por el Espíritu es mayor que cualquier tipo de santidad que proviene de guardar la ley.

Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí” (Romanos 7:8-9)

La palabra “ocasión” es la palabra “aphorme” en griego, que es la palabra que se usa para un lugar o una base de operaciones desde donde se lanza un ataque. En otras palabras, la ley es la plataforma de lanzamiento del pecado. Aquellos que están enfocados en la ley no pueden ser conscientes de Jesús y no pueden ser guiados por el Espíritu.

En el momento en que el primer hombre, Adán, pecó, el pecado entró en la naturaleza del hombre. Pero fue como si el pecado permaneciera dormido en el hombre hasta que se diera la ley. El pecado permanece dormido en nosotros hasta que tratamos de guardar la ley.

Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:21-24)

Dios quiere que recibamos una nueva justicia, una justicia que es sin la ley, una justicia que es de Dios y viene como un regalo de Él. La palabra “justificado” es la palabra griega “dikaioo”, que significa “hecho justo”, y está en tiempo presente en griego. Una vez que crees y confiesas a Jesús como el Señor sobre su vida, eres salvo y recibes Su justicia. La palabra “gratuitamente” es la palabra griega “dorean”, que significa “un regalo”. Es inmerecido. Saber esto le brinda verdadera seguridad. Cuando estás seguro y sabes que el Padre te ama incondicionalmente, no puedes evitar amarlo a Él y a los demás a cambio.

Cree que has sido hecho justo y reclama con valentía las bendiciones que Jesús murió para darte

Crea realmente que eres justo y compórtate como si fueran justos. Dios no quiere que tengamos el espíritu de un pobre, sino el espíritu de un hijo, porque todos somos sus hijos hoy.

En la historia del hijo pródigo, el Padre trata al hijo pródigo como si no hubiera hecho nada malo, una imagen de nuestro Padre celestial viéndonos sin culpa porque estamos revestidos de la justicia de Jesús. Como creyentes, hoy estamos en la misma posición que el hijo pródigo. Dios quiere que su pueblo ocupe el lugar que le corresponde como justicia de Dios en Cristo, sabiendo que pueden acudir a él con un sentido de paz y no con temor. Él quiere que nos sintamos en paz y en casa cuando vamos a Él, al igual que lo hacemos con nuestros amigos.

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1)

Hoy en día, muchos creyentes no están recibiendo de Dios porque realmente no creen que hayan sido hechos justos por Jesús o tal vez lo sepan en sus mentes, pero en sus corazones, todavía creen que el trato de Dios hacia ellos se basa en sus acciones.

El que justifica al impío (rasha), y el que condena (rasha) al justo, Ambos son igualmente abominación a Jehová” (Proverbios 17:15)

Esta es la palabra hebrea “rasha”, que se usa para describir algo malo, una persona inmoral o un pecador, y “abominación”: es el peor tipo de pecado. Cuando un pecador se justifica a sí mismo diciendo que es justo, Dios lo ve como una abominación. De la misma manera, cuando una persona justa se condena a sí misma, Dios también lo ve como una abominación.

No es humildad tratarse a sí mismo como un pecador cuando ya ha sido hecho justo por la obra consumada de Jesucristo. Si eres un creyente que condena a otros creyentes o a ti mismo, lo que estás haciendo es algo abominable. “Condena”: también es la palabra hebrea “rasha”. A los ojos del Señor, la condenación es perversa. Dios quiere que usted crea plenamente que es justo en Cristo y reclame con valentía las cosas que el diablo le ha robado. Hay cristianos que dicen que sin importar si creen o no, Dios los bendecirá si realmente quiere. Eso no puede estar más lejos de la verdad ¡Tienes que creerlo!

El diablo puede estar atacando tu salud o la salud de tu hijo, pero puedes presentarte ante Dios, decirle que el enemigo te está atacando en esta área y decir con valentía: “¡La sanidad es mía!” Si has experimentado una pérdida en tus finanzas, diga esto: “Yo soy la justicia de Dios en Cristo. El Señor es mi Pastor y nada me faltará. La prosperidad es mía”.

Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” (2 Corintios 8:9)

Independientemente de la situación económica o laboral, Dios te provee de acuerdo a Sus riquezas en gloria por Cristo Jesús y no de acuerdo a sus circunstancias naturales (Efesios 1:7). Hoy, Dios te declara justo y tu parte es estar de acuerdo con Él. Si Él te ha declarado justo, ¿por qué dices lo contrario de ti mismo? Condenarse a sí mismo es volverse malvado. Habla de acuerdo con lo que Dios dice que eres: ¡la justicia de Dios en Cristo!

Espera recibir una porción doble de todo lo que has perdido

En toda clase de fraude, sobre buey, sobre asno, sobre oveja, sobre vestido, sobre toda cosa perdida, cuando alguno dijere: Esto es mío, la causa de ambos vendrá delante de los jueces; y el que los jueces condenaren, pagará el doble a su prójimo” (Éxodo 22:9) 

El contexto de este versículo se refiere a elementos físicos o propiedades que se perdieron o fueron robadas. Pero para nosotros hoy, se trata de todo lo que hemos perdido, ya sea nuestra salud, nuestra tranquilidad, nuestras finanzas o la relación con un ser querido. El Señor no quiere que nos sentemos y lo aceptemos. Jesús tomó nuestro lugar como el maligno. Éramos los pecadores, los “rasha”, los inicuos que merecían la flagelación, pero Él tomó nuestro lugar en la cruz, por eso CREER QUE ERES LA JUSTICIA DE DIOS EN CRISTO ES LO MÁS GRANDE QUE PUEDES HACER COMO CREYENTE HOY.

Jesús recibió los golpes, los azotes y las plagas en la cruz por nosotros para que hoy podamos creer y decir con valentía: “¡Por sus llagas somos sanados!” Cuando te condenas a ti mismo, te pones en el lugar del que ha robado. La verdad es que Dios no te condena porque eres justo en Cristo. Dios condena al ladrón en tu vida, el diablo (Juan 10:10). Si el diablo ha robado algo en tu vida, debes saber que no es aceptable.

En Deuteronomio 28, encontramos una larga lista de maldiciones que vendrían sobre aquellos que violaran la ley. Todas esas maldiciones son de las que fuimos redimidos. Jesús nos ha librado de toda enfermedad y plaga, que incluye COVID-19. Jesús ya cargó con todas las maldiciones en la cruz por nosotros. ¡Jesucristo nos ha rescatado de la maldición de la ley!

No necesitamos aceptar ninguna maldición como una “bendición” de Dios. Es vital que ocupes el lugar que te corresponde como justicia de Dios en Cristo y que reconozcas con valentía lo que Dios te ha dado, diciendo: “Yo soy la justicia de Dios en Cristo, y la sanidad, la provisión y las bendiciones son legítimamente mías”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba