El pecado de la incredulidad



//Pr. Luis A. Núñez\\

Si entendemos cómo surgió el primer pecado del hombre podremos entender cómo surgen los otros, porque el principio del pecado es el mismo (Génesis 3:1-6).

El primer pecado no fue terrible desde el punto de vista de la apariencia. No era obsceno, no era pornográfico, no era escandaloso, no era escandaloso. Adán y Eva solo comieron aquel fruto, nada más. Sin embargo, el primer pecado dio origen a todos los demás, pues el principio que regía al primer pecado, rige en todos los demás, aunque estos puedan surgir de diferentes formas.

¿Cómo es eso? Al principio, el hombre caminaba en espíritu, la Biblia nos muestra que Dios tenía comunión con el hombre, esto es sin duda es una relación espiritual, porque Dios es Espíritu. El hombre era un ser impulsado por el espíritu en aquellos días. El espíritu es el punto central en la vida del hombre. El alma era como un sirviente en relación con el espíritu, pero con el pecado, algo sucedió dentro del hombre, su espíritu murió para con Dios y su alma creció, convirtiéndose en el centro de su ser.

El hombre se convirtió en carne. El propósito de Dios, desde entonces, es restaurarnos a la posición que disfrutó Adán, la comunión con Él y no solo eso, porque hoy tenemos mucho más de lo que tenía Adán, Dios entró en nuestro espíritu humano regenerado, convirtiéndose en nuestra vida. Adán nunca comió del «árbol de la vida», sin embargo, podemos comerlo hoy, porque el árbol de la vida es el Señor Jesús.

Pero ¿cuál fue la esencia del primer pecado? Podemos decir que el pecado se manifestó de la siguiente manera:

El principio fue la incredulidad

El primer pecado fue el de la incredulidad. Eva eligió creer lo que dijo el diablo en lugar de creer lo que Dios había dicho: «Si comes, morirás». El diablo vino y negó a Dios, diciendo: «Es cierto que no morirás».

Eva dudó de la Palabra de Dios, aquí empezó el problema de la carne y para entrar ahora en la dimensión del espíritu debemos cumplir la primera condición: caminar en el espíritu y eso implica caminar en la fe. Si no andamos en fe, entonces no andamos en el espíritu. Caminar en el espíritu es caminar en fe.

Caminando en fe 

Caminar en el espíritu y caminar en fe se mezclan en la Biblia. En Hebreos 11:6, leemos que «sin fe es imposible agradar a Dios» y en Romanos 8:8 leemos que «los que viven en la carne no pueden agradar a Dios». Nota estas dos declaraciones: en Hebreos los incrédulos no pueden agradar a Dios y en Romanos, los carnales tampoco pueden agradarle. Por lo tanto, por asociación, decimos que los carnales también son incrédulos, en realidad son lo mismo, carnalidad es sinónimo de incredulidad. Los que están en la carne son percibidos fácilmente, ya que son incrédulos, indiferentes e insensibles.

Entonces para Dios, el pecado se manifiesta de tres maneras:

El primer tipo de pecado es el orgullo, la rebelión

Este pecado ataca a Dios en su autoridad, llega al trono de Dios. Satanás dijo: «Me elevaré por encima de las nubes más altas y seré como el Altísimo» (Isaias 14:13). Desde el punto de vista de Dios, este es el tipo de pecado más grave, porque llega directamente al trono de su autoridad.

El segundo tipo de pecado es la desobediencia

El desobediente es el que miente, roba, él es el que desobedece los mandatos de Dios. El desobediente ataca a Dios en su santidad, Dios es santo y no puede soportar la impureza y la iniquidad. Este tipo de pecado es terrible, pero desde el punto de vista de Dios, la rebelión es aún más grave.

El tercer tipo de pecado es la incredulidad

Es exactamente este tipo de pecado el que queremos enfatizar aquí. El incrédulo ataca a Dios en su carácter. Él es quien hace de Dios un mentiroso. Dios dice: «Te bendije con todas las bendiciones «, pero el incrédulo dice: «Soy pobre». Dios dice: «Llevé tu enfermedad en la cruz”, el incrédulo dice: «Tengo miedo de morir de cáncer», Dios dice: «He aquí, te doy autoridad sobre serpientes y escorpiones», el incrédulo dice: «No tengo el don echar fuera demonios; esto es sólo para pastores», el Señor dice que hemos sido hechos justos en Cristo, pero el incrédulo se mira a sí mismo y se declara, soy un esclavo pecador ¿Te das cuenta de que hay muchas formas sutiles de decir que Dios es un mentiroso? la mayoría de las veces, somos sutiles en nuestra expresión hacia Dios.

La fe es sinónimo de vida en el espíritu. Si alguien camina en el espíritu entonces estará lleno del Espíritu. Una persona que camina en el espíritu puede ser fácilmente reconocida ya que naturalmente expresará la vida. Cuando hablo de la vida no me refiero a la vida práctica como rectitud, integridad, todo lo que un cristiano debe tener, me refiero a algo que no sabemos de dónde viene ni hacia dónde va. Cuando miramos a la persona sentimos algo diferente en él.

No somos predicadores de un estilo de vida, sino somos predicadores de la vida en Cristo, de una nueva naturaleza en Cristo, el estilo de vida es una consecuencia, una expresión de la vida que está en nosotros.

La primera señal que hizo el Señor Jesús fue convertir el agua en vino. El vino es un símbolo de vida ¿Porque? Esto se puede ver fácilmente en la persona que bebe una cierta cantidad de vino u otro alcohol, lo primero que se nota es un cambio en su piel, que muestra un aspecto saludable. En segundo lugar, los ojos comienzan a brillar, como si estuvieran llenos de alegría, es una alegría natural que proviene de beber ese vino. En tercer lugar, hay una dosis de coraje, entusiasmo y fuerza, la persona comienza a sentirse como un león. En sus labios, la sonrisa es fácil y parece estar llena de vida. Para nosotros, el vino es un símbolo de vida ya que provoca un sentimiento, aunque superficial y efímero de vida.

En el Señor sucede algo parecido, pero es algo que nadie nos puede quitar. La sonrisa también es fácil, ya no hay dificultades para tener alegría delante Dios, para saltar o gritar; no es una alegría que viene de afuera, de las bromas o del ritmo cálido de la música, es algo más sublime que viene de adentro, que viene del espíritu, es permanente. Hay un fuego del Señor que arde dentro del corazón, que hace la vida diferente y hermosa. Este fuego es la presencia viva del Señor en nosotros. Caminar en la fe genera vida, porque implica caminar en la Palabra de Dios.

Pero ¿qué significa caminar en fe? Veamos tres puntos que definen una vida de fe. Caminar en el espíritu  implica renunciar a tres cosas:

  • Caminar por el esfuerzo propio.
  • Caminar por la vista.
  • Caminar por tu propia comprensión.

Renunciar al esfuerzo propio 

Cada cristiano carnal camina por su propio esfuerzo. La fe nos lleva a la dependencia de Dios. Si caminamos con nuestras fuerzas entonces no es necesario que ejerzamos la fe. La principal característica de la vida de fe es el descanso.

Hebreos 4:3 dice que «los que creen entran en reposo». Aquellos que caminan en el espíritu entonces caminan en reposo, en el descanso. Es como un barco en medio del mar, no tienes que luchar, simplemente déjate llevar por el viento. Somos el barco, el viento es el Espíritu.

Este descanso no es ocio, no es un retiro, no son vacaciones. Podríamos parar con todas las actividades y aún así no descansar. El verdadero descanso es poder decir: “Señor, lo haces tú, no yo. No soy yo quien debe salvar, eres tú, Señor. No soy yo el que santifica, eres tú Señor. No soy yo quien lo hace, tú eres el Señor”. Si nos angustiamos cada vez que tenemos que predicar y si la ansiedad aumenta hasta el punto en que la vida pierde su sabor, es porque ha faltado el descanso. Hay un descanso para el pueblo de Dios, pero es necesario entender que la obra de Dios no se hace con cansancio, con fatiga o con sudor, se hace en la dependencia del Señor.

Ezequiel 44:17-18 brinda una guía clara para los que trabajan en el templo:

“Y cuando entren por las puertas del atrio interior, se vestirán vestiduras de lino; no llevarán sobre ellos cosa de lana, cuando ministren en las puertas del atrio interior y dentro de la casa. Turbantes de lino tendrán sobre sus cabezas, y calzoncillos de lino sobre sus lomos; no se ceñirán cosa que los haga sudar”

En la obra de Dios, no se puede sudar. Somos sacerdotes levitas, encargados de servir en la casa del Señor y cuando servimos al Señor, no podemos sudar ¿Cuál es el significado del sudor? Génesis 3:19 dice que el sudor es una maldición a causa del pecado. El sudor es un símbolo de maldición, no estamos diciendo que el trabajo sea una maldición, lo que decimos es que el sudor que es resultado del cansancio, es una consecuencia del pecado, pero gracias a Dios que por medio de Jesucristo Él nos libró de toda la maldición del pecado. Es tan bueno servir a Dios, no tenemos que sudar, no tenemos que vivir fatigados.

Los que vienen a servir en el santuario no pueden sudar por dentro. Ya no tenemos que soportar la maldición del pecado, porque Jesús ya ha sudado nuestro sudor para que podamos descansar en Él. Uno podría preguntarse: ¿No tenemos que hacer nada más?, Pero ¿quién va a predicar el evangelio? Entiende una cosa, no somos nosotros los que predicamos, solo la boca es nuestra, el resto es obra del Señor. Muchos se están cargando todo el tiempo: “Tengo que predicar; necesito predicar”, es como una paranoia, una obsesión que te quita la paz, pero esa no es la forma correcta de hacerlo, tenemos que hacerlo en el descanso. Si caminamos en el espíritu, transmitiremos la vida que está en nosotros. La vida es algo que sale de nosotros, sin que nos demos cuenta ni hagamos un esfuerzo. Si tenemos vida, los demás se darán cuenta.

Es es el principio que dice: «La boca habla de lo que el corazón está lleno». Si nuestro corazón está lleno de la vida de Dios, como un río de agua viva, la boca manifestará naturalmente lo que hay dentro. No hay trabajo en absoluto, se trata de ser espontáneo, de que la vida fluya del espíritu. Cuando esté lleno del Señor, en reposo, naturalmente hará la obra de Dios. La obra del Señor debe ser espontánea en tu vida. Tiene que ser agradable hacerlo.

Ser un lider tiene que ser algo emocionante, la idea de ser pastor tiene que ser agradable a la mente. Es bueno trabajar para el Señor, porque nuestro trabajo es descansar en Él. Vemos que el primer aspecto de caminar en fe es dejar el esfuerzo propio y entrar en el reposo de Dios. Si caminamos en el espíritu, también caminamos en reposo, en el descanso.

Renunciar a caminar por vista

En 2 Corintios leemos que «por fe andamos, no por lo que vemos». Una de las situaciones en las que esto se puede observar con mayor facilidad es en relación con la enfermedad. A menudo insistimos en mirar los síntomas de la enfermedad en lugar de mirar la Palabra de Dios. Si la Palabra dice que el Señor ya cargó con nuestras debilidades en la cruz, debemos rechazarlas y pasar a la verdad de la Palabra, sin importar lo que estemos viendo o sintiendo. No es mentirnos a nosotros mismos diciendo que no estamos enfermos, sino declarar la Palabra e ignorar los síntomas de la enfermedad.

Un área donde debemos caminar por fe e ignorar lo que vemos es en nuestra lucha contra el pecado. El justo vivirá por la fe. Nuestra justicia no es algo que vemos, si buscamos la justicia en nosotros mismos, ya no dependemos de la justicia que viene de Dios. Somos la justicia de Dios en Cristo y necesitamos afirmar esa verdad aunque no podamos verla.

Caminar por vista es característica del carnal. Si insistimos en caminar con la vista, seremos esclavos de lo natural. Las circunstancias nos desanimarán fácilmente y desmayaremos. Un ejemplo de esto es la pesca milagrosa, la respuesta fue “en tu palabra lanzaremos las redes”. Si tuviera que ver la gran cantidad de creyentes recién nacidos, dejaría de hacer la obra de Dios. Si tuviera que ver las diferencias personales y la postura de algunos líderes, nunca creería en la unidad de mente y corazón. Debemos tener una mirada profética: caminamos por lo que creemos que será y no por lo que el diablo quiere mostrarnos. Veo un pueblo que adora a Dios; un pueblo fuerte que manifiesta el Reino de Dios, un liderazgo ungido que ministra en unidad. Creo y sé que, en la dimensión del Espíritu, ya es así, aunque con mis ojos naturales no lo veo.

Renunciar al entendimiento propio 

Vimos que hay quienes caminan por su propio esfuerzo, hay quienes caminan por vista, pero también hay quienes caminan por su propio entendimiento. La Palabra de Dios dice que en el principio Dios creó a Adán y Eva y los colocó en el Jardín del Edén. Allí había dos árboles: el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. El árbol de la vida apunta a la vida de Dios. Jesús es el camino, la verdad y la vida, en Él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres (Juan 1:4). La vida de Dios, que ahora está en nosotros, se manifiesta como luz en nuestro espíritu. Es un sentimiento de claridad, de comprensión.

Dios quería que Adán comiera del árbol de la vida y viviera por esa vida. No sabría nada por sí mismo, ni bueno ni malo, ni correcto ni incorrecto, era la vida la que lo guiaría en todas las circunstancias. Sin embargo, sabemos que pecó al comer del árbol del conocimiento y llegó a conocer el bien y el mal. Desde entonces, el hombre se ha guiado según lo que está bien o mal. Sin embargo, ser cristiano no es una cuestión de entender si algo está bien o mal, si es moral o inmoral y ni siquiera si es una cuestión ética o no. Ser cristiano es caminar por el árbol de la vida, es decir, caminar según la vida que está en nosotros y que Adán nunca tuvo. Esta vida es luz y nos dirige en toda la voluntad de Dios.

Antes de hacer algo, algunos hermanos preguntan: “¿Está bien o está mal? ¿Es pecado o no? ”. Piensan que con esto agradan a Dios. Esto es caminar con entendimiento y no con fe, sin embargo, la Biblia dice: «Todo lo que no proviene de la fe es pecado» (Rom. 14:23).

Los que hacen esto, andan según el árbol del conocimiento del bien y del mal. Esto puede parecerte piadoso y bien intencionado, pero no proviene de la dependencia y la fe en Cristo, por lo que es de la carne. Si antes de hacer algo decimos: «Esto no está mal, no es un pecado, no escandaliza, no ofende ni daña a nadie», estaremos actuando según el entendimiento del bien y el mal y no por la dirección del Espíritu de Dios.

Encontrarás que muchas cosas que no están mal, que no escandalizan y que no son sucias, son reprendidas por Dios. Sin embargo, no debemos preocuparnos por prohibir a nadie nada. No debemos ser esclavos del código de conducta, los códigos morales y las reglas del bien y el mal, ya no somos esclavos de la ley. Lo importante es aprender a caminar en el espíritu. Podemos seguir estrictamente un código y seguir viviendo en la carne. Lo que importa no es saber lo que se puede y no se puede hacer, lo que importa es conocer la voluntad de Dios. Hay muchos hermanos que quieren todo listo, quieren reglas y reglas sobre reglas. Necesitamos enseñarles a escuchar el espíritu y naturalmente harán la voluntad de Dios. Si caminamos con nuestro entendimiento, no dependeremos de la fe en el espíritu. Por lo tanto, los que andan por su propio entendimiento no pueden agradar a Dios, lo que hacen no proviene de la fe y eso es carne.

Cuando estamos aconsejando a una persona, no debemos darle las cosas listas, debemos más bien, animarlos a usar su propio espíritu para que pueda discernir la dirección de Dios. Hay crecimiento solo cuando Dios habla. Las palabras humanas pueden ser buenas, pero solo cuando Dios habla hay transformación y vida. Solo hay crecimiento cuando aprendemos a escuchar a Dios. Muchos discipuladores animan a sus discípulos a depender de ellos, enseñan que los discípulos no deben hacer nada sin antes compartírselos, pero este no es el propósito de Dios. El discipulador debe permitir que el discípulo aprenda a escuchar y depender de Dios. Si el discipulador siempre dice cuál es la voluntad de Dios, el discípulo nunca aprenderá a discernirla por sí mismo y eso es lamentable.

El primer pecado fue un pecado de incredulidad. Si hoy queremos caminar en el espíritu debemos tomar el camino opuesto, debemos caminar por fe. Andar en el espíritu implica andar por fe en la Palabra de Dios.

La Palabra es su imagen. Dios y la Palabra son uno. Creer en Él es creer en su Palabra. Si alguien dice que cree en Dios y no cree en la Biblia, está mintiendo, porque es imposible creer en Dios y no creer lo que Él dice. Si queremos caminar en el espíritu, debemos caminar por fe en la Palabra de Dios. Las dos cosas se mezclan en la práctica.

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba