Contemplando a Cristo


//Pr. Eliud Cervantes\\

Me gustaría compartir sobre Zaqueo y cómo su vida fue transformada por contemplar a Cristo.  Su nombre en hebreo es “Zacchai”, que significa “puro”.  Sin embargo, este hombre no es exactamente alguien a quien considerarías justo, porque era un ladrón, se ganaba la vida como recaudador de impuestos.

“Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:1-10) 

El Señor va directamente a Zaqueo y le dice: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa”.  La relación con el Señor es siempre personal, porque la salvación es personal e individual, por eso nos llama por nuestro nombre.  Dios no ve una multitud, ve individuos.  Entonces el Señor le dice: “Date prisa, desciende”. Este es el único lugar en los Evangelios donde nuestro Señor le dice a alguien que se apresure.  Cuando se trata de salvación, debemos correr. No esperes un minuto más en la oscuridad.  La Biblia dice que hoy es el día de la salvación.

Después el Señor dijo: “…hoy es necesario que pose yo en tu casa”.  La palabra necesario en el original es dei, que significa una necesidad o un deber. Lo que encontramos aquí es una necesidad divina.  Dios mismo dice que necesita hacer algo.  La razón es que había alguien que se convertiría en un hijo de Abraham.

Necesitas ver al Señor 

¿Cómo se convirtió Zaqueo en hijo de Abraham?  Al comienzo de la historia, leemos que era de baja estatura y luego se subió a una higuera tratando de ver a Jesús. Cuando leemos el texto superficialmente, podemos pensar que Zaqueo quería ver a Jesús por curiosidad, o quizás para intentar acusarlo, como hacían los fariseos. Había muchas razones por las personas estaban buscando ver a Jesús, pero ¿cuál era la diferencia de este hombre?  Aquí es donde el griego nos ayuda.  Si miras cuidadosamente el tiempo verbal en griego, en el versículo 3, donde leemos que él estaba mirando para ver a Jesús, el verbo “procuraba” está en tiempo imperfecto, lo que indica una acción continua en el pasado.  Así que Zaqueo había procurado y continuaba procurando. Esto significa que en el pasado quería ver a Jesús, tenía un corazón para ver a Jesús.  En otras palabras, no era solo una persona curiosa que quería ver al Señor, quería ver a Jesús porque el Espíritu Santo estaba obrando en su vida.

¿Cuántos quieren ver al Señor Jesús?  ¿Ver nuevos aspectos de Él?  ¿Sabías que este deseo de ver al Señor es algo que Dios valora mucho?  La gente a menudo me pregunta cómo pueden ver a Jesús.  Siempre quieren entender cómo se puede hacer esto de una manera práctica y eso es a través de las Escrituras.

La palabra procuraba es zeteo en griego.  Esta es la misma palabra que el Señor usa en el versículo 10 cuando dice que vino a buscar y salvar a los perdidos.  Zaqueo estaba buscando a Jesús, pero Jesús estaba buscando a Zaqueo mucho antes de que él buscara al Señor.

Mirar a Jesús es lo mismo que creer en Él 

En Juan 3, el Señor dice que así como Moisés levantó la serpiente de bronce en el desierto, todo el que crea en Él recibirá vida. Sería más correcto que el Señor hubiera dicho que “todo el que lo mire recibirá la vida”. Pero intercambió miradas por creer. Por tanto, mirar es lo mismo que creer.

Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, Jua 3:15  para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:14-15)

La Palabra de Dios dice que el pueblo de Israel murmuró en el desierto acerca del maná, el pan del cielo. Llamaron “pan tan liviano” al maná (Números 21.5). Nunca pase por alto el pan de Dios que se libera en nuestras reuniones.

Como resultado, llegaron serpientes ardientes. Las serpientes ya estaban allí, pero no atacaron mientras comían el pan. Sin embargo, en el momento en que despreciaron el pan, llegaron las serpientes. Clamaron a Moisés, y Dios le ordenó a Moisés que hiciera una serpiente de bronce y la pusiera en el extremo de un asta.

Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía” (Números 21:9) 

La palabra mirar, en este versículo de Números 21, significa más que solo mirar, significa mirar con expectativa y atención. Mirar y recibir la vida es la representación más clara de la fe simple y sencilla. Dios no exige grandes cosas al hombre, solo que mire. 

Cómo convertirse en hijo de Abraham 

¿Cómo se convirtió Zaqueo en hijo de Abraham? Fue por tu deseo de ver a Jesús. ¿Quiénes son los verdaderos hijos de Abraham? En la historia de Zaqueo, el Señor declara que era hijo de Abraham (Lucas 19:9). Pablo nos da una explicación clara de lo que significa ser hijo de Abraham en Gálatas 3.

Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham” (Gálatas 3:7) 

En el momento en que te conviertes en hijo o hija de Abraham, Dios, y lo digo con gran reverencia, está obligado a concederte su milagro. Él está maravillosamente obligado a darte su milagro debido al pacto.

La Biblia dice que “los que son de fe” son los hijos. Del contexto de Gálatas, aprendemos que esta fe está relacionada con la justificación. Los de fe son los que creen en la justicia como un regalo. Es justicia por fe. Por tanto, los que son de fe, de esta fe, “son bendecidos con el creyente Abraham”. No somos bendecidos haciendo como Abraham, ni trabajando como Abraham, sino creyendo como Abraham.

No es casualidad que, en el capítulo anterior, el Espíritu Santo nos cuente la historia del joven rico. Estos dos hombres forman un paralelo de dos tipos de vida. Ese joven rico se jactaba ante Jesús, preguntando: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” Confiaba en la ley, ya que pensaba que cumplía con todos sus requisitos. Ese joven era casi perfecto. Solo le faltaba una cosa. No estuvo tan mal, solo una cosa, y sin embargo se fue. La única cosa era que Dios no estaba en primer lugar, el dinero sí.

El Señor le dio la ley para mostrarle lo que podía hacer. Se fue sin dar un centavo. Sin embargo, en el próximo capítulo, el Señor Jesús no dio ninguna ley. Simplemente dijo: “Zaqueo, baja, es necesario que pose yo en tu casa”. ¿Qué es eso? Gracia. Zaqueo era conocido como pecador en la ciudad, quizás el principal recaudador de impuestos. Todos lo despreciaban y, sin embargo, el Señor dijo que se quedaría en su casa. ¿Y cuál fue el resultado de eso? En el versículo 8, Zaqueo dice: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado”. Cuando predicamos la gracia, la gente termina guardando la ley; pero cuando predicamos la ley, nunca llegan a la norma de Dios. Creo que el corazón de Zaqueo estaba tan lleno de gracia que lo demostró con inmensa generosidad. 

Bájate de la higuera

En la Palabra de Dios no hay detalles insignificantes. El texto dice que Zaqueo trepó a un árbol. Las Escrituras dicen que era un sicómoro, pero lo que muchos no saben es que es un tipo de higuera. Un sicomoro es una higuera. Tiene raíces muy fuertes, un tronco grueso y las ramas suelen ser muy bajas, razón por la cual logró trepar, probablemente tenía un tronco inclinado.

¿Por qué se subió a una higuera? ¿Qué significa la higuera? Siempre me gusta usar el principio de la primera mención. De acuerdo con este principio, la primera mención de cualquier tema en las Escrituras nos da una clave para su comprensión en toda la Biblia. Las hojas de higuera se mencionaron por primera vez cuando Adán y Eva trataron de hacerse delantales (Génesis 3:7). Por lo tanto, simbolizan el trabajo humano, buscando tener su propia justicia ante Dios. Es un esfuerzo humano tratar de cubrir el pecado sin la sangre de Jesús. La higuera con hojas y sin frutos fue maldecida por Jesús (Marcos 11:12-14).

El Señor hizo muchos milagros, pero todos fueron obras de gracia y misericordia, solo uno fue un milagro de maldición. Sin duda, esto es de gran importancia para nosotros. Cuando el Señor maldijo la higuera, de hecho, estaba maldiciendo la justicia propia, el intentar justificarse a sí mismo por las obras de la ley.

La Biblia dice que cuando el hombre y la mujer oyeron la voz del Señor en el Edén, se escondieron de la presencia de Dios. ¿Y cómo lo hicieron? Se escondieron entre los árboles del jardín. Posiblemente, entre las higueras, porque se habían hecho delantales. Ahora, sin embargo, cuando Zaqueo oye que el Señor pasa, no se esconde, sino que se expone. Se sube a la higuera. A Adán y su esposa Dios preguntan: “¿Dónde estás?” Pero a Zaqueo le dice: “Hoy voy a posar en tu casa”.

Zaqueo debe descender de la higuera porque representa la justicia propia, el esfuerzo humano. Ahora puede disfrutar de la gracia del Señor. Debes recordar que el nombre Zaqueo significa “puro”. Cuando te expongas al Señor, a causa del trabajo realizado en la cruz, Él te llamará “puro”.

Exponte a su justicia, a su sanidad, su nombre es Jesús. Todos los enfermos que acudieron a Jesús fueron sanados. No todos en Israel fueron sanados durante el ministerio de Jesús. No todos en Jerusalén fueron sanados. No todos en Galilea fueron sanados. No todos en Capernaúm fueron sanados. Pero la Biblia dice claramente que todos los que acudían a él eran sanados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba