Cuando vemos su amor, recibimos su poder

Olvidando-Lo-Que-Quedó-Atrás

//Pr. Eliud Cervantes\\

Hoy veremos la naturaleza de Dios, porque la forma en cómo ves a Dios afecta la forma en que vives. Por ejemplo, si eres una persona temerosa, es por la forma en que ves a Dios.

Cuando vemos su amor, administramos efectivamente los dones dados por Dios – Mt 25:14-30

Después de dar a sus sirvientes talentos de oro, este hombre se fue por mucho tiempo. Más tarde, regresa con sus sirvientes y les pide cuentas. De los 3 sirvientes, 2 de ellos cosecharon buenos resultados. El último no lo hizo.

Los sirvientes que cosecharon buenos resultados le dijeron a su amo: “cinco talentos me entregaste… dos talentos me entregaste” (Mt 25:20, 22). Ambos eran conscientes de que sus talentos no eran de ellos, sino que les fueron entregados por el Señor.

Sin embargo, el siervo que no cosechó ningún resultado le dijo a su amo:

Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste.” Mateo 25:24

Este siervo acusa al Señor por cosechar donde no sembró. No se dio cuenta de que su talento provenía del Señor en primer lugar. En otras palabras, él decía: “Señor, me estás quitando lo que me pertenece”. Vio al Señor como un hombre duro, y la palabra “duro” en griego también es la palabra para “duro, violento y severo”. Si ves al Señor como un Dios duro y violento, afectará la forma en que usas sus dones, su dinero, sus recursos para Él. Afectará la forma en que le sirves.

Cuando vemos su amor, el miedo es erradicado de nuestra vida

Este siervo también temía al Señor.

por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo” Mateo 25:25

El miedo entró debido a una creencia errónea de Dios. Si ves a Dios como enojado, duro, violento, severo, tendrás miedo en tu vida. Tus temores podrían no estar relacionados con Dios directamente, tal vez son miedos a no tener suficiente, miedos a perder a alguien que aprecia, miedos a perder su salud, etc.; pero todo es por tener una creencia incorrecta de Dios.

Hay personas que dicen que el mundo necesita una dosis del temor de Dios. Pero en realidad, el “temor de Dios” que Dios quiere que tengamos es definido por Jesús como la “adoración a Dios”. Cuando Jesús citó Deuteronomio 6:13 que dice: “A Jehová tu Dios temerás…”, Él dijo en Lucas 4:8 “al Señor tu Dios adorarás…”. Es este temor a Dios, la adoración a Dios, lo que prolonga los días (Pr 10:27). Por tanto, cómo vemos a Dios afecta cómo administramos nuestros dones.

Jesús vino a revelar un Dios de amor

Jesús vino a manifestar a Dios en la carne. Él dijo que “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14: 9). En el Antiguo Testamento, Dios estaba bendiciendo, perdonando, sanando y proveyendo a su pueblo, pero lo hizo desde la distancia. Por ejemplo: el maná, perdonó sus pecados (ritual), sanó a los leprosos (estaban separados).

Pero cuando Jesús vino, hizo los mismos actos de gracia y amor, pero esta vez, estaba allí con la gente. Ej: multiplicación de los panes, perdonó pecados, sanó a los leprosos.

Jesús no solo proporcionó, sino Él estaba allí con la gente que amaba. Eso causó un problema con los líderes religiosos. Ellos querían mantener a Dios en el Lugar Santísimo; pero cuando Jesús vino, Dios en carne, los intermediarios se volvieron innecesarios, por eso querían matarlo.

Hay recursos celestiales que son atraídos por tus necesidades

Jesús vino con todos los recursos del cielo y se movió entre personas con necesidades. Dios nunca se acaba por tu necesidad. Tu necesidad es exactamente a lo que Él responde. Al igual que los polos positivos se sienten atraídos por los negativos, su provisión se siente atraído por tus necesidades.

Pero algunos de nosotros estamos tratando de decir que no somos necesitados, no estamos deprimidos, no somos adictos; por tanto, su provisión no puede fluir en nuestras vidas, porque su provisión se siente atraído por tu necesidad.

Cada vez que Jesús encontró a una persona necesitada, su corazón se abrió a ellos. Ej: Mujer con hemorragia, ella fue con una necesidad. Su provisión siempre es mayor que tu necesidad.

En 2 Reyes 4:2-6, Eliseo (heb. Mi Dios salva) el profeta visitó a una viuda que le pidió ayuda porque su difunto esposo había dejado una deuda que ella no podía pagar, y el acreedor se iba a llevar a sus 2 hijos como esclavos.

v.2 – Nunca somos tan pobres que no tengamos algo que el Señor ya haya provisto. La viuda le dijo a Eliseo que tenía una pequeña jarra de aceite.

Después Eliseo le dijo que tomara prestados muchos recipientes vacíos y vierta el aceite (ES) en los recipientes. Igual nosotros debemos orar (derramar) por los que están a nuestro alrededor. Mientras la viuda servía, el suministro seguía fluyendo. El mayor dolor de Dios es no poder compartir, no poder amar, no poder derramar.

En Lucas 4:18-19, Jesús se paró en Nazaret frente a la gente, listo para traer todo el cielo a la tierra. Listo para sanar a los quebrantados de corazón, sanar a los enfermos, liberar a los cautivos. Pero ellos lo rechazaron. Lo expulsaron de la ciudad hasta que estuvo al borde de un acantilado, luego finalmente los atravesó y siguió su camino (Lc 4:28–30).

No permitas que tu corazón se endurezca a la gracia de Dios – Mr 3:1-6

¿Ves a Dios como un Dios que a veces es feliz contigo y otras veces enojado? Dios no es así. Él quiere que lo veamos como un buen, buen padre.

En el original griego, este versículo dice: “la mano del hombre se marchitó”. Probablemente tuvo un accidente. Los fariseos observaban para ver si Jesús sanaría en sábado, porque ellos ya sabían que Él podía sanar. Incluso los enemigos de Jesús no esperaban el mal de él; sabían que podían contar con Él para hacer el bien; pero Jesús no se rindió a la esclavitud religiosa. Lo curó allí mismo.

Hay 2 tipos de personas representadas en esta historia: El necesitado (hombre con la mano seca) y la multitud religiosa (Fariseos).

V.6 – Los fariseos eran anti-gracia. Salieron y planearon cómo destruirían a Jesús, quien acaba de sanar a un hombre. Mientras Jesús sanaba al hombre, estaba enojado y afligido por la dureza de sus corazones.

Existe una creencia errónea de que toda ira es pecado. La ira no es pecado (Efesios 4:2). El problema es que la mayoría de las veces, nuestra ira es egoísta y conduce al pecado. Pero la ira en sí misma no es pecado.

Solo hay una vez que el Espíritu Santo registra en las Escrituras que Jesús estaba enojado. Es en este verso:

Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana” Mr 3:5

Jesús se enojó cuando vio la dureza de los corazones de los fariseos. La Biblia ni siquiera registra que Jesús estaba enojado cuando vio las mesas de los cambistas. Esta ira que sintió Jesús nació del amor.

Es interesante que cuando Jesús se encontró con personas con pecados evidentes, nunca se enojó. El pecado está mal, pero Jesús nunca se enojó cuando se encontró y ministró a estas personas.

Dios tiene ira, pero es raro. Isaías llama a la ira de Dios “su extraña obra” (Is 28:21). El Salmo 30:5 dice: Porque un momento será su ira, Pero su favor dura toda la vida… Dios solo tiene amor, no ira, hacia ti.

La táctica número 1 del enemigo contra ti

La táctica número 1 del enemigo es hacerte sentir que Dios está enojado contigo.

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” 1Pe 5:8

El diablo no puede devorar a quien quiera. Tiene que «buscar a quién devorar». Por eso anda como un león rugiente. Pero, ¿cómo va él como un león rugiente? ¿Cómo experimentamos este “león rugiente” en la vida cotidiana? La respuesta se encuentra en Proverbios 19:12:Como rugido de cachorro de león es la ira del rey, Y su favor como el rocío sobre la hierba.

El rey es Jesús, pero hoy ya no tiene más ira hacia nosotros. Entonces, cuando el diablo camina como un “león rugiente”, significa que se hace pasar por Jesús para hacerte sentir que Jesús está enojado contigo.

Cada vez que piensas: “No tengo ningún favor de Dios; Dios no está escuchando mis oraciones, Debe estar enojado conmigo; No pasé tiempo en devocionales con él, ahora Dios está demasiado ocupado para mí, etc.”, el diablo te acompaña.

Recibe el amor y la gracia de Dios; ¡no lo rechaces!

A pesar de la asombrosa gracia que Jesús demostró al sanar a los enfermos y resucitar a los muertos, algunas ciudades todavía lo rechazaron.

En Mateo 11:23–24, Jesús dijo que el rechazo de su gracia es peor que los pecados de Sodoma y Gomorra.

Hay grados de pecado. Es cierto que un pecado es suficiente para enviar a alguien al infierno si no son salvos, pero eso no significa que no haya grados de pecado. Jesús le dijo a Pilato: “el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene” (Jn 19:11).

Hay grados de pecado, y el peor desde que Jesús vino es el rechazo de su gracia. La gracia no es una enseñanza, la gracia es la misma persona de Jesús. La gracia no es una doctrina, es el evangelio.

No estemos entre aquellos que ven al Señor de gloria con todos los recursos del cielo y dejen que nos pase de largo. El corazón de Jesús es darte. Él es amor.

Descasrgar Audio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba