Dios quiere hijos e hijas

//Pr. Luis A. Núñez\\

Romanos 5:10-11, 2 Corintios 5:18-19, Mateo 28:18-20

Dios nunca te encargará algo si primero no te llena de su favor. Un ejemplo de esto es María, la madre de Jesús (como hombre). En Lucas 1:28 el ángel del Señor se dirige a María y le dice “muy favorecida, el Señor esta contigo”, sin embargo, una realidad es que, María nunca hubiera podido desarrollar una labor tan grande y llena de desafíos como ser la madre del Mesías si el favor de Dios no hubiera estado con ella. De la misma manera, el encargo de ser ministros de la reconciliación, no es una tarea que haremos en nuestras fuerzas, Él ya liberó su favor, su unción, su poder sobre nosotros.

La Palabra de Dios, específicamente los evangelios tienen un punto central, este es el evangelio es Cristo dentro de nosotros. Desde la eternidad, estaba en el corazón de Dios el deseo de tener hijos. Dios tuvo la intención de alcanzar este propósito a través de Adán, pero Adán pecó y el propósito de Dios fue pospuesto momentáneamente, pero hoy en Cristo su propósito se cumple.

Todo comienza engendrando hijos e hijas para Dios. Por lo tanto, hoy hay dos principios, dos visiones que se desarrollan en la obra de Dios: la visión de hacer algo por Dios y la visión de engendrar a alguien para Dios. A lo largo del panorama bíblico vemos tres intentos o comienzos de Dios para el cumplimiento de su propósito eterno.

  1. El primer intento de Dios

Al principio, Dios creó al hombre, lo bendijo y dijo: «Sé fructífero, multiplícate y llena la tierra» (Génesis 1:26-28). Dios les ordenó que fueran fructíferos y que llenen la tierra. Es como si el Señor le dijera a Adán: “Quiero tener hijos. Te creé para ser mi hijo y te daré la posibilidad de transmitir a tus hijos la imagen que puse en ti». De esta manera la tierra estaría llena de sus hijos que tendrían la semejanza de Dios. Sin embargo, Adán pecó y ya no pudo transmitir la imagen de Dios, sino la imagen de la caída.

En Génesis 5:3 leemos: «Adán vivió ciento treinta años y engendró un hijo según su semejanza, según su imagen». El hijo de Adán ya no era a la semejanza de Dios, era a la semejanza del mismo Adán, esto sucedió porque al pecar, Adán perdió la imagen de la gloria de Dios. En el Edén, Adán y Eva estaban vestidos con la gloria de Dios. La palabra “destituidos” en el griego es “faltos” que significa “privados”, es decir, el día en que pecaron perdieron su gloria. Por lo tanto, Pablo dice que todos han pecado y han sido privados (faltos) de la gloria de Dios. Perdieron esa gloria (Romanos 3:23).

Esto llevo al hombre a buscar su propia gloria, lejos de Dios. Los capítulos 4 y 5 de Génesis nos dan una imagen de dos generaciones: los descendientes de Caín y los descendientes de Set, recuerda que ellos fueron hijos de Adán. Estas dos generaciones representan dos tipos de hombres y dos paradigmas diferentes: hacer y engendrar.

Génesis 4:17-22 Con respecto a Caín, la Palabra de Dios dice que tuvo hijos, pero la principal característica de su generación es que hicieron cosas, fueron grandes triunfadores, hacedores. En el versículo 17 del capítulo 4, aprendemos que Caín construyó una ciudad, evidencia de su habilidad extrema. Él construyó una ciudad para su hijo, esto requiere habilidad, talento, trabajo y mucha creatividad.

La narración continúa y podemos notar que los descendientes de Caín como: Lamec, Jabal, Tubalcaín etc. eran padres, pero el énfasis no estaba en sus hijos, sino en las cosas que hacían, en su capacidad, en lo que producían, eran padres de los que hacen algo ¿Puedes ver la habilidad de estas personas? Si vivieran en nuestros días, estas personas estarían en las portadas de las revistas. Logran grandes cosas y hacen grandes obras. Todo digno de mención. Son los descendientes de Caín. Su valor es únicamente esto, lo que hacen. El texto bíblico no dice cuánto tiempo vivieron, lo que indica que estaban muertos para Dios, solo registra lo que lograron.

Génesis 5:4-10 Encontramos la generación de Adán a través de Set. Con respecto a esta generación, no se dice que hayan hecho o logrado algo, pero lo que si menciona es que engendraron hijos.

Vea lo que dice el capítulo 5, versículo 4: “Después de engendrar a Set, Adán vivió ochocientos años; y tuvo hijos e hijas» ¡Es increíble! En el versículo 7, encontramos que “después de engendrar a Enós, vivió setecientos siete años y tuvo hijos e hijas «. Lo mismo se ve en el versículo 10: “Después de engendrar a Cainán, Enós vivió ochocientos quince años y tuvo hijos e hijas «.

Este padrón se repite para toda esa generación. Simplemente vivieron y engendraron hijos. Mencionar su edad en oposición a la generación de Caín indica que vivieron a los ojos de Dios.

Sin embargo, en las generaciones de Adán, había alguien que realmente hizo algo por Dios: Noé. Resulta que incluso hacer no se debió a un trabajo, programa o logro artístico o ministerial. El trabajo de Noé tenía la intención de traer salvación, no trabajar con un fin en sí mismo ¿Crees que lo que hizo Noé tuvo algún valor para la generación de Caín? Incluso podemos imaginar a Jabal interpretando su último modelo de carpa, Jubal dando un concierto con su última sinfonía para arpa y flauta, y Tubalcaim exhibiendo su obra de arte de bronce. Se vuelven hacia Noé y le preguntan: «¿Cuál es tu logro?» y Noé dice seriamente: «Estoy construyendo un arca». «¿Pero por qué?», ​​Preguntan. “Porque vendrá una gran inundación y seremos salvos en el arca”. Sacuden la cabeza, con una mirada condescendiente, como si dijera: “¡Pobre hombre! Invertir la vida en algo sin valor». Esta es la actitud de la generación de Caín. Cuando decimos que nuestro trabajo es construir una gran arca, “los Caines” se ríen de nosotros. El arca es en realidad un símbolo de la iglesia, que se conservará en el día del Juicio de Dios. Quien vive para engendrar es siempre despreciado por la generación de Caín.

Observe cómo las amas de casa son tratadas de la misma manera. Siempre hay alguien preguntando: “¿Eres solo una ama de casa o también trabajas?” Engendrar y criar es algo que el mundo desprecia. A una mujer que decide abandonar una carrera para tener hijos se le llama loca ¿Cómo es posible dejar una carrera por los niños? Y los que han invertido sus vidas en criar hijos son acusados ​​de haber desperdiciado su propia existencia.

Hay dos tipos de mentalidades que expresadas en toda la Palabra de Dios. Por un lado, la mentalidad de aquellos que quieren hacer algo por Dios y por otro lado, la mentalidad de aquellos que quieren tener hijos para el Señor.

Todos debemos comprometernos a criar hijos, cuidarlos, discipularlos y capacitarlos para que también tengan hijos propios. Esto no significa que no necesitemos hacer cosas, porque ciertas actividades son esenciales para mantener la vida, pero no hagas de las actividades el foco de tu vida cristiana. Tener hijos es el centro de nuestras vidas.

  1. El segundo intento de Dios

Antes del diluvio el hombre cayó tanto que Dios tuvo que enviar juicio y destruir a toda esa generación. Después del diluvio Dios hace un segundo inicio. El primer inicio fue con Adán, el segundo viene con Noé. Después de juzgar a toda la raza humana, Dios comienza de nuevo con Noé en Génesis 9:1: “Y Dios le dijo a Noé: Sé fructífero, multiplícate y repón la tierra”.

Dios no cambia Sus propósitos, diseños y pensamientos, Él se mantiene de la eternidad hasta la eternidad. Lo que se le dijo a Adán ahora se le repite a Noé, porque Dios no cambia sus propósitos. Hoy nos dice lo mismo. Dios nunca cambió el deseo de tu corazón.

La generación de Noé tampoco respondió a Dios. A medida que sigamos a sus generaciones, llegaremos a la Torre de Babel en el capítulo 11. Dios dijo: «Multiplica, se fructífero y llena la tierra». Para llenar la tierra, tiene que extenderse sobre ella. Sin embargo, encontramos a los hombres de Babel haciendo algo frontalmente contrario al propósito de Dios. Dijeron entre ellos: «Vengan, construyamos para nosotros una ciudad y una torre, la cima de la cual llegue a los cielos, y hagamos famoso nuestro nombre, para que no seamos dispersados ​​por toda la tierra» (Génesis 11: 4).

Dios le ordena al hombre engendrar hijos, pero su reacción es hacer algo, este es el principio de Babel, el de hacer las cosas para tener un nombre, la visión de ser famoso y reconocido no por la descendencia sino por los grandes logros. Todos los que siguen el paradigma de hacer cosas deben admitir que en el fondo quieren ser reconocidos. Si los cantantes fueran colocados para cantar en nuestros servicios entre la gente, pronto se desanimarían y dirían que la iglesia no reconoce su ministerio. El reconocimiento para los discípulos de Babel es tener el nombre conocido y publicado. Sin embargo, Babel es lo opuesto al mover de Dios.

  1. El tercer intento de Dios

El primer intento de Dios fue con Adán, quien cayó. El segundo fue con Noé, que resultó en Babel. Ahora Dios llama a Abraham y le dice:

“Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra” (Génesis 12:2-3)

Dios le dice a Abraham lo mismo que les dijo a Adán y Noé, pero lo hizo con otras palabras. El Señor le dijo: «Te bendigo», esta vez Dios le dice a Abraham: «¡Sé una bendición! ¿Quieres ser una bendición, Abraham? A través de ustedes todas las familias de la tierra serán benditas”. Abraham entendió lo que significaba la declaración de Dios. Sabía que ser una bendición para toda la tierra significaba tener hijos. El mismo nombre Abram significa «Padre exaltado», y el nombre recibido más tarde, Abraham, significa «Padre de multitudes». El que está llamado a ser padre de naciones obviamente debe tener hijos. Al darle un nombre, Dios le reveló a Abraham su corazón, lo que estaba en su mente. Era como si Dios dijera: “Abraham, te llamé para que seas padre. No lo llamé para hacer nada, solo para ser fructífero”.

¿Qué hizo Abraham toda su vida? Nada ¿Cómo bendeciría Abraham a las familias de la tierra? ¿Haciendo un trabajo extraordinario? ¿Cómo sería Abraham una bendición para las familias de la tierra? El único camino de Dios fue a través de su hijo. Al mirar la historia de Abraham, veremos que su vida fue una lucha sobre cómo tener un hijo. ¿Abraham tendrá un hijo o no? ¿Te imaginas a un hombre que ha estado esperando un hijo toda su vida?

Según el pensamiento de hoy, el llamado de Dios a Abraham se vería así: “Abraham, el diablo está construyendo una gran torre en Babel. Quiero que vayas y construyas una más grande para mí «.

El concepto de Babel dice que para honrar a Dios tenemos que hacer algo más grande y mejor que el mundo, pero en el concepto de Dios es engendra hijos.

Es el mismo principio que vemos hoy en la iglesia. Dios no nos ha llamado a hacer cosas, sino a dar a luz hijos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba