Dios sigue obrando

// Obrero Obed Chelquetuma\\

“Pero estaré en Efeso hasta Pentecostés; porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios” (1 Corintios 16:8-9 RVR)

“Pero me quedaré en Éfeso hasta el día de Pentecostés, porque las puertas se me han abierto de par en par para el trabajo, a pesar de que muchos están en contra mía” (1 Corintios 16:8-9 DHH)

No estás aquí solo por estar, tú estás insertado en un proyecto mayor. Dale valor a la obra de Dios, un alma vale más que todo el mundo entero para Dios. Soy un hijo amado y justificado por Dios, como tales, tenemos una promesa de crecimiento, Dios nos brinda oportunidades que tienen que ser aprovechadas, Él abre puertas de nosotros.

“Luego le devolveré sus viñas y convertiré el valle de Acor en puerta de esperanza para ella. Allí me responderá como en su juventud, como en el día en que salió de Egipto” (Oseas 2:15)

El valle de Acor, situado al sudoeste de Jericó, a la entrada de Canaán, fue escenario del pecado y muerte de Acán. Su nombre significa desastre o desgracia, pero aquí se presenta como un símbolo de esperanza, porque por allí se producirá el retorno de los israelitas a las tierras fértiles de Palestina central. 

Puerta de fe 

“Y habiendo llegado, y reunido a la iglesia, refirieron cuán grandes cosas había hecho Dios con ellos, y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles” (Hechos 14:27)

Yo creo que estos días una puerta abierta de fe está frente nuestro. Está pandemia, un tiempo tan complicado, nos ha mostrado la importancia de fortalecer nuestra fe y confianza en Dios.

Puerta para la Palabra

“Orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso”  (Colosenses 4:3)

En este tiempo, en nuestro país y continente se han abierto las puertas para la Palabra. Yo creo que las redes sociales son las puertas para compartir la Palabra. 

Puerta abierta

“Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre” (Apocalipsis 3:8)

Jesús es la puerta

“Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas” (Juan 10:7)

Aquí Jesús se presenta como la puerta de las ovejas. La Palabra nos muestra la protección que Jesús da a las ovejas en el redil con los usurpadores, los falsos profetas de los tiempos del Antiguo Testamento y los falsos mesías de tiempos más recientes. Entrar al redil a través de Jesús es una acción salvadora y provee a las ovejas de vida abundante y provisiones.

Jesús es la puerta que nos da acceso a más puertas abiertas. La vida es una vida de puertas, oportunidades, personas son puertas, entra por las puertas que Dios coloca delante de tu vida. Puertas hablan de algo significativo, toda obra de Dios tiene un efecto eterno, sus efectos son increibles. Tener puertas abiertas no es algo natural es algo sobrenatural. 

“Pero estaré en Efeso hasta Pentecostés; porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios” (1 Corintios 16:8-9)

Hay gente que piensa que cuando Dios abre una puerta no va a tener problemas ¿Realmente será así? Pues no, aparecerán personas que nos critiquen, sin embargo el mayor adversario está dentro de ti. Por eso es necesario estar en constante oración, de manera personal y también los unos por los otros. Aunque ciertamente enfrentaremos desafíos muy grandes, confiamos en que el Señor nos sostendrá y afirmará nuestro camino rumbo a nuestra meta ¡Jesús!

“Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros, y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe” (2 Tesalonicenses 3:1-2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba