El camino hacia el disfrute (Parte 2)

//Pr. Eliud Cervantes\\

“Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril. Y concibió Lea, y dio a luz un hijo, y llamó su nombre Rubén, porque dijo: Ha mirado Jehová mi aflicción; ahora, por tanto, me amará mi marido. Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Por cuanto oyóJehová que yo era menospreciada, me ha dado también este. Y llamó su nombre Simeón. Y concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Ahora esta vez se unirámi marido conmigo, porque le he dado a luz tres hijos; por tanto, llamó su nombre Leví. Concibió otra vez, y dio a luz un hijo, y dijo: Esta vez alabaréa Jehová; por esto llamó su nombre Judá; y dejó de dar a luz”                (Génesis 29:31-35)

Es interesante ver en este pasaje de la Palabra del Señor, en la historia de colocar los nombres de sus hijos, Lea revelaba su relación tan íntima y personal con Dios. Ella amaba a su marido y no se cansó de buscar su amor. Creo que todos podemos pasar por el proceso que pasó Lea para poder vivir la plenitud de una vida emocional y matrimonial.

Vemos que finalmente, en su cuarto hijo, Lea aprendió que no necesitaba estar enfocado apenas en sus problemas sino en poder alabar al Señor en todo momento. Es por ese motivo que ella coloca el nombre de Judá a su hijo, cuyo significado es alabanza en hebreo.

El significado de Judá

Cuando Israel llegó a la tierra prometida y tenían que conquistar ese territorio, ellos consultaron a Jehová qué tribu tenía que subir primero y la respuesta del Señor fue: Judá. Por tanto, cada vez que Israel se mueve ¿sabes qué tribu sale primero? Judá  ¿Qué es Judá? Alabanza.

Lo que el Señor nos quiere enseñar es que cada problema que se te presente, las alabanzas deben ser lo primero que manifestemos. Empieza a cantar alabanzas. Te sientes solo, canta alabanzas. Te sientes deprimido, canta alabanzas. Te sientes mal, canta alabanzas. Te garantizo que, si no eres sanado, estarás en una posición y en prosperidad emocional para ser sanado, y lo externo seguirá. Alabado sea el Señor.

Hay una profecía en Isaías 60:1-2, 11: “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria”. Continúa: “Tus puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las riquezas de las naciones, y conducidos a ti sus reyes”.

La Palabra nos enseña que las puertas están abiertas de manera continua para que sean traídas las riquezas de las naciones. Si tu puerta está abierta, las riquezas de los incrédulos entraran. ¿Cuál es esa puerta? La última parte del v.18 dice: “a tus muros llamarás Salvación y a tus puertas Alabanza”.

La palabra “Salvación” en hebreo es “Yeshúa” que es Jesús. Y la puerta es “alabanza”. Quiere decir, que cuando alabamos, nuestro Dios trae las riquezas; pero no lo hacemos por eso. Nuestro enfoque está en el Señor, porque Él es nuestra verdadera riqueza.

Nuestros avances se dan cuando alabamos al Señor

Ya vimos que Judá significa “alabanza” y el símbolo de la bandera es un “león”. Cuando el pueblo de Israel era atacado, el Señor llamaba primero a la tribu de Judá. Hay poder en la alabanza. Cuando alabas al Señor en medio de tus problemas, tu valle de ataque se convertirá en un valle de bendición. El diablo no tiene defensa contra un cristiano que alaba. Cuando alabas al Señor incluso cuando suceden cosas malas, tu perspectiva cambia. Todavía vemos en la bendición final de Jacob sobre sus hijos lo concerniente a Judá.

Judá, te alabarán tus hermanos; Tu mano en la cerviz de tus enemigos; Los hijos de tu padre se inclinarán a ti” (Génesis 49:8)

Cuando alabas, tus manos rodean el cuello de tus enemigos. No dejes de alabar al Señor en todo tiempo. Sigamos viendo el significado del nombre de los hijos de Lea y lo que Él Señor nos quiere enseñar.

ISACAR – Yissaskar – Él traerá recompensa

“Y dijo Lea: Dios me ha dado mi recompensa, por cuanto di mi sierva a mi marido; por eso llamó su nombre Isacar” (Génesis 30:18)

Isacar fue el quinto hijo que Lea le dio a Jacob, e Isacar signica “recompensa”. Hasta aquí ya vimos que cuando nosotros alabamos al Señor, cuando nuestra mirada está puesta en Él y no solo en las circunstancias, el resultado será la recompensa que tanto estamos buscando.

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6)

A Dios le encanta dar la recompensa o el galardón. Por eso Él nos dice que: “no nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gálatas 6:9). Todavía vemos en la Palabra del Señor que los hijos de Israel habían recibido diferentes dones. Ej: Benjamín tenía talento para la guerra. A los hijos de Isacar se les dio la capacidad de entender los tiempos y por tanto saber qué hacer.

Es importante entender los tiempos y fluir con el tiempo de Dios. Cuando fluimos y seguimos los tiempos que Dios tiene para nosotros, terminaremos en un buen lugar y recibiremos la recompensa. Recuerda: la recompensa está muy relacionada a aprender a discernir el tiempo de Dios para nuestra vida.

“De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos” (1 Crónicas 12:32).

ZABULÓN – Zebulún – Habitación y morada

“Después concibió Lea otra vez, y dio a luz el sexto hijo a Jacob. 20 Y dijo Lea: Dios me ha dado una buena dote; ahora moraráconmigo mi marido, porque le he dado a luz seis hijos; y llamó su nombre Zabulón” (Génesis 30:19-20)

Zabulón en puertos de mar habitará; Será para puerto de naves, Y su límite hasta Sidón” (Génesis 49:13)

Zabulón significa “morada”. Aunque Zabulón nació después de Isacar, Jacob lo bendijo antes que a Isacar. ¿Por qué? Porque Dios estaba pensando tanto en Jesús que inspiró el espíritu de Jacob para bendecir a Zabulón ante Isacar. Jesús vivió en Nazaret durante los 30 años de su vida. Zabulón está ubicado junto al mar de Galilea.

Hay un episodio en la historia de Jesús con sus discípulos en esta tierra después de su resurrección. Los discípulos habían ido a pescar al mar de Galilea y no pescaron nada. Es posible que sientas lo mismo con respecto a alguna área de tu vida, tal vez estás decepcionado y desanimado porque no ves resultados en esa área de tu vida.

Mira lo que Jesús hizo: les dijo que echaran las redes al lado derecho y pescaron una gran cantidad de peces. Cuando llegaron a la orilla, vieron un fuego donde Jesús les había preparado el desayuno después de haber trabajado toda la noche sin pescar nada.

“Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a sus discípulos junto al mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera” (Juan 21:1)

Es muy importante prestar atención a esta historia muy sencilla del encuentro de Jesús con sus discípulos, porque Él específicamente eligió “manifestarse de esta manera”. Él quiere enseñarnos verdades poderosas.

En este encuentro con sus discípulos, Jesús demostró que Él se preocupa por nosotros no solo espiritualmente, sino en todos los sentidos:

  • El se preocupa por tu sustento/negocio, cuando no estás obteniendo ganancias.
  • Él se preocupa por tu bienestar físico, cuando estás cansado, hambriento y tienes frio.
  • Él se preocupa por tu bienestar emocional, cuando estás sufriendo o en medio de la confusión.

Él se reunirá contigo, Él hará morada (Zabulón) y cubrirá tus necesidades en todas estas áreas. Él cuida tu cuerpo, alma y espíritu. Él tiene el poder de satisfacer todas tus necesidades. Estamos bien provistos en Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio