La revelación de su amor trae una vida victoriosa


//Pr. Luis A. Núñez\\

1 Corintios 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

El creer en el evangelio, en la obra consumada nos introduce en la experiencia de la gracia, y la vida en la gracia nos permite experimentar el favor de Dios. Por eso volver a la justificación de la ley, que es confianza en la fuerza humana, te hace decaer de la gracia   Gálatas 5:4 De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

Este año será un año del favor de Dios sobre tu vida como lluvias en abundancia, pero necesitas creer en esa gracia bendita.

Una de las cosas de las que siempre debemos tener revelación es de que somos amados, ese es uno de los principales objetivos de nuestro Dios, que tengas revelación de que eres amado, por El, el anterior domingo vimos que una parte de la madurez cristiana (no es madurez saber mas es conocer su amor), es ver a Dios detrás de toda circunstancia, ya sea fortaleciéndonos, sosteniéndonos, disciplinándonos, (amor no es condescendencia a todo) o conduciéndonos.

El apóstol Pablo manifiesta que esa era una de sus oraciones (Efesios 3:14-20), el oraba para que tengamos revelación, entendimiento del tamaño del amor de Dios, para así ser llenos de la plenitud de Dios. Hay una manera de ser llenos de Dios, llenos de su plenitud, cuando tienes revelación y crees en su amor.

Ahora por esta revelación, ¿cómo es que debemos estar?:

1.- FIRMES. –

La firmeza también habla de estabilidad, es el resultado de la conciencia y razón de lo que somos, cuando no tenemos conciencia de quienes somos enfrentamos desequilibrios, Por eso la identidad es muy importante en la vida cristiana, (tu identidad esta en lo que Dios dice que eres), cuando no tenemos firmeza en esta verdad, en lo que hacemos fluctuamos,

Veamos cual era la base de la firmeza del apóstol, Romanos 8:31-39; ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no

nos dará también con él todas las cosas?

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

Como está escrito:

Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni

potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

La palabra firmeza significa inconmovibles y también deriva de la palabra sentados, cuando tienes revelación de ese amor entonces estas inconmovible, descansando, esperando en El.

Por lo tanto, es tiempo de estar firmes, de no fluctuar en nuestra fe, en el llamado, en la visión, en tu fidelidad con la iglesia, en la fidelidad con tus líderes. La Biblia nos insta a estar firmes en muchos versículos, Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.! 1 Pedro 5:8.

La mejor arma contra ataques del maligno es la firmeza en la fe. Y no eres el único que tiene adversidades eso pasa con todos. Ahora la firmeza es en la fe, pero en que esta cimentada nuestra fe, hay gente que tiene fe en cosas, en actos (fetiches), nuestra fe es revelada por el evangelio por la obra de cristo, esa es la base de nuestra fe, la expresión del amor de Dios por nosotros a través de cristo.

Romanos 1:17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

2.- CONSTANTES. –

La constancia es lo mismo que la perseverancia, vivimos en una sociedad en la que se nos invita a no perseverar, las opciones siempre son las invitaciones sutiles a dejar algo y comenzar otra.

¿Porque muchos cristianos no son perseverantes en su fe?,  porque  muchos aún tienen dos opciones, Dios y el mundo, “Lo que Dios no me da” lo busco en el mundo y lo que el mundo no me da lo buscare en Dios, entonces sus vidas son tan mediocres y religiosas, su vida tiene un sazón egocéntrico, tenemos que discernir cuando las opciones son destructivas en nuestra vida, porque matrimonios son destruidos por causa de opciones muchos se casan pensando ya en si “si no me va bien me separo”, las opciones quitan la intensidad de hacer algo, se imagina si yo tuviera la opción de una vida secular, diría “bueno si la iglesia no responde …., me consigo un buen trabajo soy un buen profesional”, cuantas cosas que podríamos haber hecho jamás lo haremos, por esto las opciones quitan la posibilidad de ejercer el potencial que hay en nosotros. Muchos jóvenes se dan el lujo de abandonar carreras a medio avance porque descubrió que lo presionan mucho, mejor es esta o la otra, etc.  son irresponsables en la elección por las opciones, hermanos que no se comprometen con la iglesia local porque tienen opciones, de “iglesia para todos los gustos”, Si miramos el cristianismo como un camino sin retorno, sin opciones seremos vencedores, si miramos la palabra de Dios como la única opción en normas principios y conductas para vivir día a día seremos vencedores.

Santiago 1:12-18 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.  Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.

Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Amados hermanos míos, no erréis.

Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

Todo lo mejor viene de parte de Dios para ti, una vez más la revelación de su amor será la victoria frente a toda propuesta de tu propia carne.

El señor Jesús no vino a este mundo para ver qué pasaba si lo recibían o no el vino para salvarnos muriendo en esa cruz y así fue y nada lo detuvo, es el mejor ejemplo de perseverancia de constancia.

La historia del niño que arrojo su gorra sobre el cerco.  Quita tus opciones para ser constante ¡arroja tu gorra!

3.- CRECER. –

Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. 2 Pedro 3:18, crecer en su gracia es crecer en medio de su bondad de su amor, Amén. Uno de los mayores problemas de los hijos de Dios en este tiempo es la sobrevivencia, no fuimos llamados a sobrevivir solamente, fuimos llamados a conquistar, a vencer, a mirar cada vez más alto. A crecer.

Los recursos de Dios son inagotables, sus planes son más extensos de lo que creemos, no podemos contentarnos con lo que ya alcanzamos, Dios quiere que crezcamos, que subamos un peldaño más, es posible alcanzar mayores metas.

Nunca hagas el alcance de una meta el final si no haz de esta el comienzo, Cuando Dios creo al hombre lo hizo a su imagen y semejanza, (Génesis 1:26) sería la expresión máxima de su creación, parece que era el clímax de la obra creadora, una vez creado el hombre podríamos decir era el final, la meta alcanzada, pero no era así era el comienzo de una nueva etapa, podría haber sido el comienzo de una nueva etapa maravillosa dentro de los planes de Dios, pero como el hombre pecó, entonces todo ese plan de Dios se quebró, podríamos decir que tendría que haber sido el final de todo, pero más bien fue el comienzo de la obra de redención de una nueva etapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba