Mantente fuerte en Dios



//Pr. Luis A. Núñez\\

“Y los hijos de Judá vinieron a Josué en Gilgal;  y Caleb,  hijo de Jefone cenezeo,  le dijo:  Tú sabes lo que Jehová dijo a Moisés,  varón de Dios,  en Cades-barnea,  tocante a mí y a ti. Yo era de edad de cuarenta años cuando Moisés siervo de Jehová me envió de Cades-barnea a reconocer la tierra;  y yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón. Y mis hermanos,  los que habían subido conmigo, hicieron desfallecer el corazón del pueblo;  pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios.  Entonces Moisés juró diciendo:  Ciertamente la tierra que holló tu pie será para ti,  y para tus hijos en herencia perpetua,  por cuanto cumpliste siguiendo a Jehová mi Dios. Ahora bien,  Jehová me ha hecho vivir,  como él dijo,  estos cuarenta y cinco años,  desde el tiempo que Jehová habló estas palabras a Moisés,  cuando Israel andaba por el desierto;  y ahora,  he aquí,  hoy soy de edad de ochenta y cinco años. Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió;  cual era mi fuerza entonces,  tal es ahora mi fuerza para la guerra,  y para salir y para entrar. Dame,  pues,  ahora este monte,  del cual habló Jehová aquel día;  porque tú oíste en aquel día que los anaceos están allí,  y que hay ciudades grandes y fortificadas.  Quizá Jehová estará conmigo,  y los echaré,  como Jehová ha dicho” (Josué 14:6-12)

Caleb tenía 85 años, pero aun era tan fuerte como cuando tenía 40, es decir, podemos expresar vigor y fortaleza en Dios, no importa la edad que tengamos, podemos servir y luchar por Dios. Las noticias que llegan a nosotros, en general, es que los jóvenes son los que más bautizan, los que más envían personas a los encuentros, entonces muchos podrían decir: “Es por eso que tenemos que dar más espacio a los más jóvenes”. Los jóvenes son maravillosos, es verdad, pero quiero dar un mensaje a los Caleb ¡Dios es un Dios de generaciones! y estas generaciones deben estar conectadas. Aquellos que representan a los Caleb, necesitamos de su sabiduría, de su aliento, de su fe, de su ejemplo, necesitamos que sigan a Dios, pues tenemos que levantarnos juntos, necesitamos a toda la iglesia con la misma pasión, con la misma fuerza.

Existen dos instituciones en esta tierra que conectan a las generaciones y el diablo está dispuesto a querer destruirlos, una es la familia y la otra es la iglesia. El plan de Dios para la familia es que sea la fuente de unidad generacional, adultos, jóvenes y niños, por eso faraón le dijo a Moisés que se vayan, pero que dejen a sus hijos y por otro lado, la iglesia es el lugar donde adultos, jóvenes y niños deben estar integrados, todos con la misma intensidad.

Esta pandemia ha querido limitarnos y hasta eliminarlos. Se dice que cuando sean permitido congregarnos de la manera como lo hacíamos, no todos podrán asistir, pues muchos están dentro de lo que se denomina “población vulnerable”. Sin embargo, mucho antes de la aparición de esta pandemia, este mundo ya había desechado a la generación más adulta, vivimos en un mundo donde los hijos desprecian la sabiduría de los padres, ridiculizan su sabiduría, pero aunque sea algo generalizado no significa que sea correcto, todo lo contrario, esta tendencia termina mal, por eso la Biblia dice:

“Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies” (Proverbios 23:22)

Hombres sin Dios hicieron cosas asombrosas a edad avanzada, cuanto más los que tenemos a Dios en nuestra vida. Se que muchos de nosotros fuimos afectados, por causa de esta pandemia, pues nuestros planes se frustraron, otros piensan que es literalmente imposible comenzar algo de nuevo, que el tiempo ya pasó para ellos. Muchos perdieron algún emprendimiento y ahora están desanimados porque creen que es tarde para recomenzar.  Presta atención, el dueño de McDonald’s empezó su empresa a los 52 años, C. S. Lewis  escribió Las crónicas de Narnia a los 51 años, Miguel Angel tenía 40 años cuando esculpió Moisés y continuó trabajando hasta los 89, Leonardo Da Vinci tenia 50 años cuando hizo la Monalisa, Neil Anstrong 16 días antes de cumplir 40 años caminó en la luna, Alexandre Fleming descubrió la penicilina a los 47 años, Cervantes escribió la segunda parte de Don Quijote de la Mancha a los 68 años, Jeffrey Nash a los 62 años inventó un caminador para bebés, Franny Martin a los 70 años creó un negocio de distribución de galletas, Wally Blume a los 77 años creó el helado Moose Tracks que ahora factura 100 millones de dólares al año. Por favor ¡no me digas que eres muy viejo! solo necesitas el toque del maestro.

Es interesante considerar que actualemnte hay muchos jóvenes que sienten viejos, esta es una generación que con poco hacer ya se sienten cansados. Los jóvenes de hoy, en general, son una generación cansada y esa es una realidad terrible de estos tiemposque afecta a la juventud de este tiempo, pues se agotan muy rápido, física y emocionalmente. Es necesario, entonces, hablar de algunas claves, inspiradas en lo que Dios hizo con Caleb, para mantener esta fortaleza:

  1. Tienes que luchar la batalla que Dios te dio para batallar (v. 7)

“Yo era de edad de cuarenta años cuando Moisés siervo de Jehová me envió de Cades-barnea a reconocer la tierra;  y yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón”

 Moisés lo envió a cumplir una misión, es muy interesante ver que en la vida de los cristianos todas sus batallas tienen que ver con su vida de propósito y al no entender esta realidad, se ven aplastados por las circunstancias, cuando deberían tener gozo de que sea asi, pues sus batallas están vinculadas a su propósito en Dios. Es triste ver a hijos de Dios que viven día a día desgastados, luchando batallas que están lejos del plan de Dios, se desgastan en otras cosas y cuando deben de enfrentar su verdadera batalla ya están desgastados. Todo emprendimiento debe estar realcionado con el propósito de Dios para tu vida, entonces tendras la alegría y el valor constante, como en el caso de Caleb, porque entenderás que tu vida en esta tierra no será efímera, jamás.

Otros se desgastan luchando contra el pastor o las propuestas de la iglesia ¡pelea junto con ellos, no contra ellos! Hay quienes se desgastan luchando contra el pastor, viven sus días gastando su energía, teniendo insomnio pensando en su lucha contra el liderazgo, contra los planes, mirando errores constantemente. Hay quienes tristemente salieron de esta iglesia y viven sus días intentando mostrar a las personas que somos una secta satánica o una sucursal del ku klux klan, porque quemanos una cruz en el encuentro. No te desgastes mostrando a los demás los errores de tus líderes o hermanos de esta congregación, desgástate animando a los demás a rescatar a las personas de la condenación del pecado.

  1. Ten la valentía de nadar contra la corriente (v. 7b) 

“… y yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón” 

Fueron doce espías y solamente Josué y Caleb trajeron un reporte positivo, el resto no. A Caleb no le importó lo que los otros dijeran, él dio un reporte de acuerdo a sus convicciones, de acuerdo a lo que tenía en su corazón. No me muevo de acuerdo a lo que las multitudes puedan decir,  no me importa lo que la mayoría diga, tantos mensajes de legalismo, de condenación en este tiempo ¿traes un reporte conforme a tus convicciones en Cristo, conforme a la gracia a la que fuiste llamado? Caleb recordó lo que Dios hizo, así que no le importó lo que digan los demás al respecto, lo que los demás vieron, para él Dios es poderoso para hacerlo, eso me recuerda a lo que el apóstol Pablo dijo:

“no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas” (2 Corintios 4:18)

Esto también alcanza nuestra vida de santidad, hay pecados que surgen en la iglesia en grupos que son influenciables. El argumento de los que son influenciados para pecar es que lo hacen porque los otros lo hacen, jamás caigas en eso. Lo que hagas, hazlo por la convicción que tienes en Cristo.

  1. No todos los que están contigo realmente están contigo (v. 8) 

“Y mis hermanos,  los que habían subido conmigo,  hicieron desfallecer el corazón del pueblo;  pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios” 

Jóvenes y adultos que me leen, ustedes van a servir a Dios con pasión hasta que tengan 85 y más, pero tienes que reconocer que existirá negativismo, acusacion falsa, etc. Si tu quieres llegar a los 85 años fuerte y firme, debes reconocer el poder del negativismo, pues este te puede hundir. Los que se hundieron por esta influencia no son contados en la historia, pero por otro lado, los que vencieron fueron autores de pensamientos como: “si hablan mal de mi es porque algo estoy haciendo” (la historia del sapo sordo).   

  1. Tienes que mantener tu corazón en lo que estás haciendo (v. 8b) 

“… pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios” 

Cuando tu comienzas a decir: “en cada iglesia en la que he estado he sido herido” o “en cada red en la que he estado los líderes siempre me abandonan” se enciende la alarma, es peligroso  ¡no vuelvas a la escena del accidente! entonces no es la iglesia eres tú, si las pequeñas cosas comienzan a molestarte es señal de que tu mundo se esta achicando, tienes que mantener un espíritu de asombro, de admiración, así como Caleb lo hizo. “Mira a estos pastores grandes”, “escucha es asombrosa adoracion”, “qué líderes tan especiales”, “aun en la pandemia continuamos”, “qué célula tan bendecida, nos reunimos con llamadas múltiples, no nos vemos la cara, pero escuchamos nuestras voces y nos edificamos”.

Nunca te familiarices, quien se familiariza deja de ver los grandes cambios, solo ve errores. Nunca te familiarices con tu esposa o esposo o tus padres, etc ¿Han visto a los novios asombrados el uno del otro?  Aun cuando su novio come haciendo ruido a ella no le importa, pues para ella, él come con estilo. La ven subiendo al taxi primero y tíldan de malcriado al novio, pero ella lo disculpa pues asume que él lo hace para que no la secuestren. No se baña seguido y huele mal. Son ejemplos graciosos (estoy exgerando un poco), pero lo que quiero decir es que, muchas cosas en un momento te causaban asombro, te agradaban y ahora solo te incomodan o es causa de crítica, entonces te has familiarizado, es obvio que  los errores tienen que ser tratados, pero no dejes de asombrarte con todo, asómbrate con cada cosa que Dios hace en tu vida.

Asómbrate siempre de todo y disfrutarás las bendiciones. Asómbrate, por ejemplo, como a pesar de todo, Dios usa plataformas virtuales para congregarnos, cuando te piden informes asómbrate en tu corazón ¡que bueno! estamos avanzando, pero cuando dejas el asombro solo te fastidias considerando los informes una forma de control, llegas a creer que solo queremos informes y que no nos importa vuestras vidas, que solo estamos interesados en números.

  1. No solo pienses en ti, sino en la generación que depende de ti ( 10)

 Ahora bien,  Jehová me ha hecho vivir,  como él dijo,  estos cuarenta y cinco años,  desde el tiempo que Jehová habló estas palabras a Moisés,  cuando Israel andaba por el desierto;  y ahora,  he aquí,  hoy soy de edad de ochenta y cinco años. Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió;  cual era mi fuerza entonces,  tal es ahora mi fuerza para la guerra,  y para salir y para entrar. Dame,  pues,  ahora este monte,  del cual habló Jehová aquel día;  porque tú oíste en aquel día que los anaceos están allí,  y que hay ciudades grandes y fortificadas.  Quizá Jehová estará conmigo,  y los echaré,  como Jehová ha dicho. Josué entonces le bendijo,  y dio a Caleb hijo de Jefone a Hebrón por heredad. Por tanto,  Hebrón vino a ser heredad de Caleb hijo de Jefone cenezeo,  hasta hoy,  por cuanto había seguido cumplidamente a Jehová Dios de Israel. Mas el nombre de Hebrón fue antes Quiriat-arba;  porque Arba fue un hombre grande entre los anaceos.  Y la tierra descansó de la guerra” (Josué 14:10)

Caleb no estaba pensando solo en él, estaba pensando en la generación que se estaba levantando.  Nunca te jubiles para ayudar a otra gente, para llevarlos a Cristo, las promesas de Dios te mantendrán vivo ¡Aleluya! El dijo: “aun tengo fuerzas, aun tengo vigor en Dios”.

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba