Pr. Eliud Cervantes

//Pr. Eliud Cervantes\\

Segundo paso de feLa Palabra de Dios trae provisión, restauración y esperanza en tiempos de hambruna

Quiero comenzar enfatizando la importancia de recibir la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es lo más preciado en nuestras vidas. Hubo un tiempo en Israel donde hubo una hambruna no de comida o agua, sino una hambruna de escuchar las palabras de Dios (Amós 8:11–13).

El hecho de que sintonicemos una transmisión de un culto no significa que estamos escuchando la Palabra de Dios. Asegúrate de escuchar la Palabra de Dios que se da en ese momento. Esa es la Palabra que te alimenta, cura, salva, restaura y prospera.

¡UNA PALABRA DE DIOS PUEDE CAMBIAR TU VIDA PARA SIEMPRE! Incluso cuando se predique la Palabra, escucharás la palabra que te liberará, traerá salud y sanidad a tu carne, y comenzará el proceso de restauración en tu vida.

“Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; Mas la palabra del Señor permanece para siempre” (1 Pedro 1:24–25)

La palabra que permanece para siempre es la palabra del evangelio. Durante este tiempo, hay muchos que están preocupados por el futuro porque las perspectivas de trabajo parecen poco claras. El mundo proyecta que las cosas empeorarán, pero con Dios cuidándonos, podemos creer que sucederá todo lo contrario.

En tiempos de oscuridad, el pueblo de Dios puede prosperar. Una y otra vez vemos que esto sucede en la Biblia. Isaac, que sembró en tiempos de hambre, cosechó en el mismo año (Génesis 26:12). Durante los siete años de hambruna en Egipto, José, debido a la sabiduría que Dios le dio, hizo prosperar al pueblo de Egipto (Génesis 41:54).

Puede parecer sombrío en lo natural, pero confía en el Señor y en su sabiduría. Somos personas que caminamos por fe, no por vista. No te dejes llevar por las noticias del mundo. El pueblo de Dios pasará hambre y saldrá mejor que antes.

Por eso debemos orar, cuando oramos, Dios toma su lugar como Dador, y nosotros tomamos nuestro lugar como receptor. Jesús ha recuperado toda autoridad y poder que el diablo robó. El diablo usa nuestro propio poder y autoridad contra nosotros a través de sus mentiras.

Recibimos vida al recibir su Justicia

En el libro de Hebreos vemos el encuentro que tuvo Abraham con Melquisedec después de una guerra. Y fue allí que Abraham le dió el diezmo. La gente no debería diezmar por obligación o miedo. La gente debería diezmar por revelación.

“Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz” (Hebreos 7:1-2)

Melquisedec tipifica a Cristo. Cuando el Espíritu Santo traduce nombres en la Biblia, está diciendo “¡no te pierdas el significado de esto!”. Melquisedec es primero rey de justicia, luego rey de paz.

Melquisedec es Aquel que mejor comprende la justicia y puede dar justicia. “Paz” es “Shalom” en hebreo, que significa integridad, plenitud y pago, y es la justicia que conduce a la paz (Shalom).

“Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre” (Isaías 32:17)

La justicia debe venir primero antes de recibir la paz. Debe haber un pago para que recibamos justicia y experimentemos shalom (integridad, plenitud, pago). Shalom ha sido pagado y comprado por Jesús para ti y tu familia. Concéntrate en declarar y creer que eres la “Justicia de Dios en Cristo Jesús”: solo busca primero el Reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas se le agregarán.

Proclama la muerte y resurrección de Jesús e ignora al diablo

(Génesis 14:14-23)

En este pasaje de Génesis 14:14-22, vemos la lucha entre Abraham y 4 reyes. Solo le tomó a él y a sus sirvientes derrotar a cuatro reyes y sus ejércitos. Solo podría ser Dios quien les dio la victoria.

Cuando Abraham retornaba de esa victoria, El rey de Sodoma, que representa al diablo, sale a su encuentro. El diablo a menudo sale a nuestro encuentro inmediatamente después de una gran victoria. Esto se llama contraataque. Por eso debemos orar después de las victorias que Dios nos da. Mucha gente olvida orar después de una gran victoria. Arrodíllate y dale a Dios toda la alabanza y gloria. Es por tu bien, no por Él.

Pero, no solo salió a su encuentro el rey de Sodoma, sino también Melquisedec (tipificando a Cristo) trayendo PAN Y VINO y era el momento más oscuro, cuando Abraham estaba completamente cansado. Dios quiere recordarnos que en nuestro momento más oscuro, no olvides participar de la Sagrada Comunión.

Cuando participas de la Sagrada Comunión, proclamas la muerte de Jesús. Cuando diezmas, declaras que Él vive

Por lo general, las personas traen cosas al rey, pero Melquisedec trajo pan y vino (salud). En respuesta, Abram viene con el diezmo (riqueza). E inmediatamente vino las primeras palabras de la boca de Melquisedec que son bendición, al igual que el ministerio de nuestro Señor Jesús. Por eso cuando participes de la Santa Cena, ten en cuenta los favores de Dios en tu vida; no lo tomes legalmente o como si fuera magia. Nuestras bendiciones son por el favor de Dios.

Entonces Melquisedec trajo Pan y Vino, lo cual nos habla de la Santa Cena, que es lo que debemos recibir en momentos más oscuros de nuestras vidas. El pan y el vino están hechos de ser triturados y machacados. Jesús soportó los golpes y trituramientos para poder ser el pan de vida y proporcionar salvación a través de su sangre. Melquisedec conoció a Abram en el valle de Sabe, que es el torrente de Cedrón. Este lugar representa el momento más oscuro de la vida.

Participando en la Sagrada Comunión de una manera digna

“Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo…Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él” (Juan 6:51, 55-56) 

La vida de la que Jesús habla aquí no es la vida eterna, sino que es integridad y salud. Cuando participamos de la Santa Cena, recibimos esta vida en nosotros. “Come” es “trogo” en griego, lo que significa triturar el pan de la Cena. “En mi permanece, y yo en él” aquí significa la manifestación de la vida y la salud en el creyente de la manera más práctica: buena salud.

¡En Hechos 20:7-12 dice que los creyentes se unieron para partir el pan y no dijeron que vinieron a escuchar a Pablo! Pablo fue el orador invitado. Eutico cayó del tercer piso y murió. A pesar de los dramáticos eventos que se desarrollaron con la muerte y resurrección de Eutico, el servicio continuó. No se hizo ningún compromiso a pesar de las dificultades, y participaron de la Sagrada Comunión. La Santa Cena no es solo un ritual, es una prioridad.

En 1 Corintios 11:23-26 vemos que o odemos participar de la Sagrada Comunión tantas veces como queramos. ¿Con qué frecuencia recordamos al Señor? Cuando proclamamos la muerte del Señor, nuestros enemigos son derrotados.

“Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:27-28)

Cuando participamos de la Sagrada Comunión, debemos ser conscientes de la remisión de nuestros pecados y tener en cuenta a Jesús en lugar de ser conscientes de nuestra falta. Eso es participar dignamente.

“Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen” (1Corintios 11:29-30)

Debemos juzgar el pan y el vino correctamente y saber la diferencia. El pan es para la curación y la integridad, mientras que el vino es un recordatorio y proclamación del perdón de todos nuestros pecados.

Estamos participando de los beneficios de la sangre de Cristo cuando participamos de la Sagrada Comunión – estamos en comunión con Jesús. Estamos participando en el cuerpo de Jesús, no el uno del otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba