Plantados en la casa de Dios

//Pr. Eliud Cervantes\\

La gloria de Cristo se encuentra en la iglesia local 

El Señor se preocupa profundamente por la iglesia. Si bien el Señor murió por todo el mundo, se entregó a sí mismo por la iglesia (Efesios 5:25); esto muestra cuán queridos somos para Él. La iglesia es donde habita la plenitud del Espíritu Santo y los dones del Espíritu Santo.

“a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros…” (1 Corintios 12:9-10) 

Todo tipo de sanidades y milagros están en la Iglesia. Estos dones y milagros nunca han cesado en la iglesia y son aún más necesarios hoy. 

“mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de conocimiento desaparecerá… pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá” (1 Corintios 13:8, 10) 

Hay un tiempo específico cuando los dones del Espíritu Santo cesarán y es cuando el Señor regresa por nosotros. Ese momento aún no ha llegado. La provisión para todas nuestras necesidades se puede encontrar en el cuerpo de Cristo.

“El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová. En los atrios de nuestro Dios florecerán” (Salmos 92:12-13) 

La casa del Jehová se refiere a la iglesia. Dios quiere que seamos plantados en una iglesia local, que es la expresión práctica de la iglesia universal (podemos experimentar los beneficios de ser parte de la iglesia de manera personal y práctica), por eso es muy importante Star dentro de una célula.

“En cuanto a Tito, es mi compañero y colaborador para con vosotros; y en cuanto a nuestros hermanos, son mensajeros de las iglesias, y gloria de Cristo”                         (2 Corintios 8:23) 

La Palabra del Señor nos muestra que la iglesia local es la gloria de Cristo. El enemigo siempre tratará de empañar la gloria de Cristo, y lo hace atacando a la iglesia. Sin embargo, cada vez que la iglesia local supera estas pruebas, recibe la sabiduría de Dios ¡y brilla la luz de Dios como testimonio de Su gracia!

En el antiguo Israel, el sumo sacerdote usaba un pectoral con doce gemas (Éxodo 39:8–14). Estas piedras preciosas representaban las doce tribus de Israel, un símbolo de las iglesias locales en la actualidad. Así como el sumo sacerdote tenía los nombres de las tribus de Israel escritos en su pectoral, Jesús nuestro Sumo Sacerdote lleva los nombres de las iglesias locales en Su corazón. Vivamos la vida seguros de que estamos cerca del corazón del Señor y somos preciosos para Él.

Cada una de las doce tribus de Israel estaba representada por una piedra preciosa específica en el pectoral. De la misma manera, cada iglesia local refleja un aspecto único de la gloria de Jesús.  

Deja que tu luz brille en la Iglesia local 

Por tanto, deja que tu luz brille en la Iglesia local, usa tus dones, la unción y revelación para servir a las personas en la casa de Dios.

Y estos son los que fueron sembrados en buena tierra: los que oyen la palabra y la reciben, y dan fruto a treinta, a sesenta, y a ciento por uno. También les dijo: ¿Acaso se trae la luz para ponerla debajo del almud, o debajo de la cama? ¿No es para ponerla en el candelero? Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de salir a luz” (Marcos 4:20-22) 

En el antiguo Israel, un almud era un recipiente para medir cosas como el trigo, que se compraban y vendían. El almud en este versículo representa el lado negativo del comercio, que es el amor al dinero. El Señor no quiere que nos consuma el hambre de dinero. El que se apresura a enriquecerse es avaro (Pr. 28:22), y esto incluye cualquier medio para enriquecerse rápidamente (por ejemplo, el juego de azar). El camino del Señor es que crezcamos por el trabajo, no por atajos deshonestos (Pr. 13:11). No hay nada de malo en el comercialismo, pero tener amor por el dinero apagará tu luz al igual que la vela se pone debajo del almud.

Ahora, la cama en este versículo puede representar pereza o inmoralidad sexual. Esto representa cómo tal pecado destruye la luz que Dios quiere que brille en nuestras vidas.

Nadie pone en oculto la luz encendida, ni debajo del almud, sino en el candelero, para que los que entran vean la luz” (Lucas 11:33) 

Una vez que Dios te ilumina (por ejemplo, Él te da una revelación que bendice tu vida), Él quiere ponerte en una posición de influencia en la iglesia donde puedas brillar Su luz y glorificarle! También puedes influenciar a otros para que usen sus dones para glorificar a Jesús.

“… y alumbra a todos los que están en casa”  (Mateo 5:15) 

¡No solo la iglesia será bendecida cuando uses tu luz para servir en la casa de Dios, sino que toda tu casa también tendrá luz!

“…para que los que entran vean la luz” (Lucas 11:3) 

Nuestra luz también brillará como testimonio de la gracia de Dios para aquellos que están observando la iglesia.

Experimentas fortaleza y salud a pesar de las condiciones difíciles cuando estás plantado en la casa de Dios

El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, Y que en él no hay injusticia” (Salmos 92:12-15)

Una palmera puede crecer en suelo estéril al hacer crecer sus raíces profundamente. Así es como todavía puede recibir agua de las profundidades del subsuelo, incluso cuando el suelo de la superficie está reseco. Por otro lado, los árboles de cedro crecen en áreas montañosas donde el clima puede ser duro. Entonces clavan sus raíces en las rocas para que no sean sacudidas ni arrastradas por el viento. Estos árboles son imágenes de nosotros como creyentes, arraigándonos en Cristo.

Tal vez sientes que tu entorno o las circunstancias en las que te encuentras, no es propicio para vivir una vida saludable. Pero tienes que saber que la bendición de Dios sobre tí aún puede hacer que florezcas como la palmera y el cedro en condiciones difíciles: ¡puedes confiar en que el Señor te mantendrá verde (joven), fuerte y saludable!

Los árboles de cedro también son conocidos por ser extremadamente duraderos y resistentes a las plagas. También viven durante miles de años. La madera de cedro se usó para construir el templo de Dios:

 Y la casa estaba cubierta de cedro por dentro, y tenía entalladuras de calabazas silvestres y de botones de flores. Todo era cedro; ninguna piedra se veía”                   (1 Reyes 6:18)

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?” (1 Corintios 6:19)

Nuestros cuerpos, siendo el templo del Espíritu Santo, serán como el cedro: ¡incorruptibles, resistentes y no se destruirán fácilmente! 

Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán”       (Salmos 92:13)

Dios quiere que seamos plantados en una iglesia local. Las iglesias locales son la expresión práctica de la iglesia universal, donde experimentamos los beneficios de estar personalmente en una comunidad de creyentes. Las iglesias locales también son importantes ya que Dios da mensajes/palabras específicas a tiempo para diferentes iglesias (lo vemos en el libro de Apocalipsis).

Los atrios hablan de lo que está fuera de la iglesia. Cuando estás plantado en la casa de Dios, florecerás en el mundo (por ejemplo, en tu trabajo). Este versículo también se refiere a florecer en tu salud y tener longevidad. Dios quiere que nos mantengamos fuertes y saludables. 

Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes, Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto, Y que en él no hay injusticia” (Salmos 92:14-15)

La palabra “vigoroso” en hebreo significa “gordo” o “bien nutrido”. Y la palabra “verde” en hebreo es “raanan ”, una imagen de vitalidad y vida ¡Esta es tu porción en Cristo Jesús! ¡Aleluya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba