Podemos tener buenas expectativas en días difíciles


//Pr. Eliud Cervantes\\

En medio de todas las noticias en torno al virus, no cedamos a la voz del miedo que dice que debemos aislarnos para siempre. Debemos orar para poder estar nuevamente reunidos, porque hay un gran poder y una unción corporativa presente que no se puede replicar cuando estamos en casa.

Sin embargo, en días como este ¿por qué podemos tener expectativas de buenos tiempos? Me gustaría ver con ustedes la Palabra del Señor y las bases que encontramos en ella para poder vivir así.

¡Dios quiere que ames la vida y veas días buenos! 

“Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño” (1 Pedro 3:10) 

Esta promesa es mencionada en el Antiguo Testamento también (Sal. 34). Los días que te esperan son buenos días por los que puedes creer en Dios. Es el deseo de Dios que disfrutes de la vida. Jesús mismo dijo que vino para que tengamos vida y la tengamos en abundancia (Juan 10:10). ¡La voluntad de Dios para ti es que ames y disfrutes de la vida y veas buenos días!

Cuando la Biblia menciona un día malo, se refiere a un día de prueba (Efesios 6:13). Dios lo llama un día malo, singular, pero cuando se trata de días buenos, está en forma plural. Dios tiene muchos más días buenos para ti. No es la voluntad de Dios que tengas temporadas prolongadas de sufrimiento y problemas.

Entonces, ¿qué tenemos que hacer? Creer las cosas correctamente y confesarlo. Verás el bien cuando hables bien. 1 Pedro 3:10 dice: “Porque: El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua de mal, y sus labios no hablen engaño”

Pon tu confianza en Dios y en Su Palabra. Su palabra se mantiene fiel independientemente de la situación. La Palabra de Dios nunca cambia. El cielo y la tierra pasarán, pero Sus palabras nunca pasarán. Puedes poner tu confianza en Él.

Todas las promesas de Dios para ti son Sí y Amén en Jesucristo

“Mas, como Dios es fiel, nuestra palabra a vosotros no es Sí y No. Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que entre vosotros ha sido predicado por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no ha sido Sí y No; mas ha sido Sí en él; porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios” (2 Corintios 1:18-20)

 Todas las promesas de Dios, incluso las del Antiguo Testamento, son SÍ en Cristo Jesús. Si bien algunas promesas son exclusivas de la nación de Israel o de ese tiempo, hay promesas como las del Salmo 91 que todavía podemos reclamar hoy.

La palabra “Amén” proviene de la palabra hebrea para fe. Cuando decimos “Amén”, estamos diciendo: “Estoy de acuerdo, Señor. ¡Hágase en mí como está en Tu Palabra!”

Gracias a Cristo, Dios da un SÍ cuando le pides cualquier promesa. Hoy, puedes creerle a Dios por tus hijos, por tu familia, por tus amigos, que ellos experimentarán la bondad de Dios que se promete en Su Palabra. No estamos orando para mandar o persuadir a Dios de que haga algo bueno. Cuando oramos, estamos de acuerdo y alineándonos con la Palabra de Dios, declarando que Su voluntad se hará como en el cielo. Al orar así, estamos dando fe de la integridad de la Palabra de Dios y poniendo nuestra fe en lo que Él ha prometido.

Así es como Jesús quiere que oremos: “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra por nosotros y por nuestra familia” (Mateo 6:9-13). Para que podamos decir esto, necesitamos saber cómo es el cielo. En el cielo, no hay virus COVID-19, no hay enfermedad, no hay enfermedad, no hay escasez, no hay crisis, no hay pobreza. Dios quiere eso para nosotros.

Eso no significa que no tendremos problemas o persecución en este mundo. La vida de un creyente no está libre de problemas, pero quiero alentarte a que si estás experimentando problemas en este momento y te estás haciendo preguntas como: “¿Puedo orar para salir de mis problemas? ¿Dios siquiera quiere librarme de este problema?” claro que sí.

Confía en la restauración de Dios después de tu problema 

“Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida” (2 Corintios 1:8)

“Pero cuando le ataron con correas, Pablo dijo al centurión que estaba presente: ¿Os es lícito azotar a un ciudadano romano sin haber sido condenado?… Así que, luego se apartaron de él los que le iban a dar tormento; y aun el tribuno, al saber que era ciudadano romano, también tuvo temor por haberle atado” (Hechos 22:25, 29)

Hubo ocasiones en las que Pablo soportó el sufrimiento, como cuando los judíos lo apedrearon en Listra (que también formaba parte del imperio romano) o cuando vino la tribulación en Asia. Pero en este caso el apóstol Pablo está a punto de ser azotado, y usó su ciudadanía romana para aprovechar sus derechos y privilegios y evitar el sufrimiento.

Cuando ores para que Dios te saque de los problemas, ten la confianza de que Dios quiere que salgas de los problemas. De hecho, Él te invita a hacer esta oración todos los días: “Señor, Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal”. Puede que todavía haya algunos problemas por los que el Señor nos permita pasar, pero Él ha prometido que hay un futuro más allá de nuestros problemas y habrá restauración.

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca” (1 Pedro 5:8–10) 

El tiempo de sufrimiento es corto, el día malo es corto, pero los días buenos que el Señor tiene para nosotros son abundantes y numerosos. Si te encuentras en una prueba en este momento, espera por la restauración que está por venir, ¡se acerca algo más grande! Nunca sales de la prueba de la misma manera que entras.

Cuando Egipto estaba en una época de hambre, no sufrieron pérdidas, sino que obtuvieron ganancias gracias a la sabiduría de José (Génesis 47:13–27). Incluso durante esta época del virus COVID-19 y esta época de hambruna, miremos a nuestro José celestial, nuestro Señor Jesucristo, y pidamos sabiduría. El Señor puede prosperarnos incluso durante este tiempo.

Cuando pases por problemas, debes saber que estás saliendo más fuerte, perfeccionado y establecido; eso es lo que Dios ha prometido en Su Palabra. En lugar de decir cosas como “Lo peor aún está por llegar”, ¡espera ver cosas buenas en tu futuro y espera ver muchos días buenos por delante! Elije creer en Dios y decir: “¡Por lo que Jesús ha hecho por mí en la cruz, tengo buenos días por delante y lo mejor está por venir!” ¡Aleluya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba