Prosiguiendo a la meta

//Pr. Luis A. Núñez\\

En el capítulo tres de la carta a los cristianos en Filipos, el apóstol Pablo manifiesta varias cosas que quiero meditar con ustedes:

“Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. Para mí no es molestia el escribiros las mismas cosas y para vosotros es útil” (Filipenses 3:1)

Él nos muestra que debemos insistir en la enseñanza de algunos principios. No se trata de buscar solo cosas nuevas, es incidir en los principios que ya fueron enseñados, que serán muy útiles para nosotros. Podemos percibir que en las epístolas que el apóstol Pablo escribe lo hace por inspiración de Dios, pero otra cosa interesante es que en todas ellas redunda en el tema del evangelio de Cristo, renunda en mostrar a Crsito, en mostrar nuestra identidad en Cristo, entonces es esa nuestra victoria.

“Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los que mutilan el cuerpo. Nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne, aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más” (Filipenses 3:2-4)

Aquí nos advierte acerca de la existencia de personas que intentarán hacernos volver a las practicas religiosas. Generalmente los judíos llamaban perros a los gentiles, pero en este caso parece que se refiere a los judaizantes. Por la frase “nosotros somos la circuncisión” se entiende que se refiere a que no necesitamos circuncidarnos, incluso usa la expresión mutiladores del cuerpo, eso es interesante, porque cuando Pablo no tenía la revelación de Cristo y expresaba su fariseísmo, él era practicante de la ley que enseñaba la circuncisión y esta era muy seria, ya que era la señal de aquellos que pertenecían al pueblo de Dios, asi fue establecido en la ley y Dios dio esa ley, pero ahora parece una expresión muy despectiva, “mutiladores”. En un tiempo sin la revelación de Cristo, los cumplidores de la ley fueron admirados, es por eso que poco a poco los fariseos se tornaron en autoridad, hoy los llamamos legalistas. Ahora nosotros no tenemos una religión, sino tenemos a Cristo, lo servimos y nos gloriamos en Él.

Observa que él hace mención o relacióna esta práctica con el esfuerzo propio, con la confianza en la carne, eso es inevitable, todo lo que hagas desde tu propio entendimiento para conseguir una posición delante de Dios o alcanzar una bendición te llevará a la confianza en tus actos y esa actitud te hará anular la obra de Cristo, esa actitud será un grito al cielo ¡Soy yo, no eres tú! Es decir, todo el que sirve en espiritu, se gloria en Cristo y eso es lo que dice Pablo aquí, pero ¿Qué significa servir en espiritu? Ya estarás familiarizado con algunas expresiones que normalmente usamos y que están en la Biblia: “orar en espíritu” “cantar en el espíritu” “servir en el espíritu”. Observa lo que dice este versículo:

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios” (Romanos 8:16) 

Ya vimos que la carne está realcionada a la incredulidad. En Hebreos 11:6 leemos que «sin fe es imposible agradar a Dios» y en Romanos 8:8 leemos que «los que viven en la carne no pueden agradar a Dios», observa estas dos declaraciones: en Hebreos los incrédulos no pueden agradar a Dios y en Romanos, los carnales tampoco pueden agradarle. Por lo tanto, por asociación, decimos que los carnales también son incrédulos.

Entonces nuestro espíritu es el lugar de la revelación de quienes somos y lo que tenemos en Cristo y por tanto es de donde surge nuestra fe y nuestra carne esta relacionada a la oposición de la obra consumada de Cristo, es decir, la carne se opone al espíritu (Gálatas 5:17) porque confía en si misma, entonces servir en espíritu es servir creyendo que no eres tú, sino la fuerza de Dios en ti, es hacer con gratitud, dar por gratitud, en lugar de merecer. No puedo servir como pastor, creyendo que es una posición que gané, que la alcancé a fuerza de mi esfuerzo para ser mas santo que los otros, eso es carnal. Debo servir  reconociendo que no hice nada y que solo es gracia el hecho de que esté donde estoy, es servir en espíritu. El problema de muchos es creer que orar en espíritu es entrar en una especie de trance y eso no es verdad, orar en espíritus es orar creyendo en la obra consumada, adorar en espíritu es creer en su amor, por eso dice que cuando servimos en espíritu nos gloriamos en Cristo.

Todo lo bueno en mi vida es por Él, lo que he logrado es por Él, lo que vivo es por Él, cualquier éxito alcanzado es por Él, nuestra confianza no está en nuestra carne, es decir en nuestros propios potenciales, en nuestras aptitudes, en nuestras capacidades, nuestra gloria es Cristo, por eso Pablo dice:

“Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la Ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que se basa en la Ley, irreprochable” (Filipenses 3:4b-6) 

Aquí Pablo nos muestra que tiene muchas razones para sentir orgullo y confianza en su carne, para jactarse de lo que es y aun de lo que era, con osadía dice que si alguien quiere jactarse de eso él mas.

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo” (Filipenses 3:7-8)

Añade que en un momento, él poseía cosas eran para el ganancia, es obvio que se está refiriendo a su posición de fariceo, un prestigio y orgullo social-religioso, una posición de honra por sus obras, pero él dice que lo ha perdido, todo lo que le producían prestigio, tal vez fama, posición, ese todo que le ofrecía confianza en su carne, ese todo que le lleva a no sentirse necesitado de Dios, todo eso lo ha perdido por amor a Cristo ¡Aleluya!

Nuestras renuncias, hechas por amor a Él no se escatiman, todo lo perdido por amor es placentero, produce alegría, jamás tristeza, todo lo que se pierde por obligación o por temor trae consigo remordimiento y sentimientos de arrepentimiento, pero lo perdido por amor, trae satisfacción, al punto que Pablo nos dice que para alcanzar a Cristo las cosas que ha perdido las tiene por basura ¿qué significa esto? que no las tengo que rebuscar, que no las tengo que añorar, nadie después de tirar la basura se queda diciendo “Ay, mis cáscaras de papa, ay, el papel higiénico podríamos reciclarlos”, nadie lo hace pues simplemente es basura.

“Quiero conocerlo a él y el poder de su resurrección, y participar de sus padecimientos hasta llegar a ser semejante a él en su muerte, si es que en alguna manera logro llegar a la resurrección de entre los muertos” (Filipenses 3:10-11)

Manifiesta tu deseo de conocerlo y en conclusión, tu deseo de ser un vencedor, de participar de la resurrección, es decir, de un dia ser levantado para reinar junto a Él.

“No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús” (Filipenses 3:12)

Aquí Pablo manifiesta que no lo ha alcanzado. Es importante reconocer nuestra posición, no somos perfectos, pero proseguimos hacia adelante, esto significa que no estamos en un techo, en un final, no podemos mirarnos como personas perfectas, lo que hacemos es proseguir, es continuar, tenemos que seguir creciendo. Pablo no dice: “oye, oye, yo soy apóstol, estoy en la cumbre”, él dice: “me falta crecer, ni siquiera pretendo haberlo alcanzado, ni siquiera puedo decir estoy cerca, tenemos que seguir caminando, con el deseo de alcanzar aquello para lo cual fui alcanzado por Cristo, esto habla de propósito. Me encanta como más adelante dice: “sean imitadores de mi o hagan lo mismo” y en el verso 13 dice:

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante” (Filipenses 3:13)

Pablo dice que “ni siquiera pienso que lo he alcanzado, pero en lugar de eso hago una cosa”. Esta es una clave para cambiar nuestra historia, para crecer, para tornarnos en vencedores, yo quiero hacer lo que Pablo hace.  Cuando alguien logra algo trascendental los que están a su alrededor dicen: ¿Como lo hace? y lo admirable de este hombre es que a pesar de todo, de sus sufrimientos (algunos piensan que esta carta lo escribió desde la cárcel), de sus carencias, de sus errores, él prosigue, cuando todo dice que debería deternerse, cuando todo dice que debe retroceder, él prosigue ¿cómo lo hace?

OLVIDANDO LO QUE QUEDA ATRÁS

Fracasos, errores, heridas producidas por alguien, decepciones, etc. Esa es la vida del cristiano, cada día es un nuevo día.

EXTENDIÉNDOME A LO QUE ESTÁ POR DELANTE 

Esto habla de:

  • Percepción de presente y futuro.
  • Percepción de optimizar recursos que aun nos quedan, tiempo, dinero y fuerzas.
  • Percepción de esperanza (voy a recuperar lo perdido), no está perdida aun la batalla, aun hay mucho por hacer, haré que mis días sean contados desde hoy delante de Dios.

PROSIGO

Sigo, continuo hacia la meta.  Esto habla una vez más de un nuevo comienzo, esto habla de restauración.

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba