Separados para un éxito duradero – Parte 2

//Pr. Eliud Cervantes\\

Jesús ya derrotó a tu peor enemigo en la cruz

En Romanos 6, leemos acerca de cómo “nuestro viejo hombre fue crucificado” a través de la obra terminada de Cristo (Ro. 6:6). Cuando Cristo estuvo en la cruz, no solo se llevó nuestros pecados, sino que también se llevó la parte de nosotros que tiene naturaleza pecaminosa, la parte de nosotros en la que no mora nada bueno, la parte de nosotros que nos deprime y nos abate. Esta parte de nosotros, nuestro viejo “yo”, ha sido crucificado en la cruz. Es un trato hecho. Ese es el “viejo hombre” que se describe en Romanos 6.

Hoy, el viejo hombre ya no está en nosotros. Pero todavía tenemos los efectos residuales de tener nuestro antiguo “yo”, todavía tenemos las tentaciones e inclinaciones del antiguo yo, y se llama carne. Aunque tenemos la carne en nosotros, no estamos en la carne. Dios no nos identifica en nuestra carne, sino nos identifica en el Espíritu, que está en Cristo. ¡Nuestra verdadera identidad está en Cristo!

Dios nos dice que nos consideremos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo (Ro. 6:11). Aunque experimentamos los sentimientos residuales de nuestro viejo yo o del “viejo hombre” (en forma de tendencias pecaminosas), Dios nos dice que los veamos como muertos. ¿Por qué? Porque Jesús ha conquistado el viejo yo en la cruz y nos ha dado un nuevo yo. ¡Somos una nueva creación en Él! En nuestra experiencia, el viejo yo parece vivo, pero para la fe, está muerto. Debemos caminar por fe y no por nuestra experiencia.

Dos analogías para ayudarlo a comprender la experiencia de la carne en su vida diaria:

  • Cuando se baja de un bote después de un viaje entrecortado, aún puede sentir los movimientos hacia arriba y hacia abajo después de regresar a tierra. De la misma manera, incluso después de que nuestro viejo yo haya sido crucificado, todavía podemos experimentar sus viejas tendencias pecaminosas (que es la carne).
  • Después de escuchar el sonido de una campana fuerte durante diez minutos, aún puede escuchar el sonido en sus oídos incluso después de que la campana haya dejado de sonar. Del mismo modo, incluso después de que nuestro antiguo yo esté muerto, todavía podemos experimentar sus inclinaciones residuales (que es la carne).

La realidad es que el viejo yo está verdaderamente muerto debido a la obra terminada de Jesús, independientemente de nuestra experiencia. Cuanto más consideremos que nuestro viejo yo está muerto, más veremos la victoria sobre la carne en nuestra vida diaria.

En Cristo Jesús ya hemos muerto a la ley

Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios.  Ga 2:19

Con Cristo, no solo morimos al pecado, sino que también morimos a la ley de Dios. Solo cuando estemos muertos a la ley, viviremos para Dios.

Estar muerto a la ley no significa que la infrinjamos. La ley dicta la santidad, las demandas y los requisitos de Dios. Si bien la ley no tiene nada de malo, Dios no dio la ley como un medio para justificar al hombre. Él dio la ley para exponer el pecado del hombre y mostrarnos lo que somos, porque por la ley es el conocimiento del pecado (Ro. 3:20). De esta manera, podemos ver nuestra necesidad de Cristo.

Cuanto más tratamos de guardar la ley, más vemos que nuestra carne trae el pecado a nuestras vidas. En y por nosotros mismos, a través de la carne, no podemos hacer el bien o el mal. Jesús no vino como un medio para un fin, donde somos salvos para guardar la ley, eso es lo más alejado del evangelio. Jesús vino para que podamos estar muertos a la ley y vivir bajo la gracia de Dios.

Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios” Ro 7:4

No estamos “muriendo” a la ley, sino ya estamos muertos a la ley a través del cuerpo de Cristo. Cuando intentas guardar la ley, estás diciendo que todavía estás vivo para la ley. Solo cuando contemplemos a Jesús en Su gloria, nos veremos transformados a Su imagen por el Espíritu que obra en nosotros (2 Cor. 3:18).

En Romanos 7:1-3, Pablo usa la analogía del matrimonio para demostrar cómo hemos sido liberados de la ley (nuestro primer marido) y ahora estamos en unión con Cristo.

La única manera de que terminara nuestro “matrimonio” con la ley era a través de la muerte, y Jesús proporcionó esa muerte para nosotros en la cruz (nuestro viejo yo fue crucificado en Él). Es por eso que hoy estamos muertos a la ley (nuestro primer esposo) y ahora estamos casados ​​con Cristo (gracia). En esta unión con Él, no hay ninguna demanda para nosotros. Más bien, Él es quien satisface todas las demandas en nosotros y a través de nosotros; Él es quien suple y realiza. Nuestra parte es descansar y dejar que Él nos dé gracia en cada área de nuestras vidas.

Nuestra unión es más allá de la muerte, y esta unión da fruto para Dios. Con Jesús, hay fruto para Dios.

Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte” Ro 7:5

Bajo la ley, das fruto para muerte. Bajo la gracia, le das fruto a Dios.

Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra. ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.” Romanos 7:6–7

Así como Israel estuvo una vez bajo la ley, nosotros también. Mediante la muerte de Jesús en la cruz por nosotros, hemos sido liberados de la ley y estamos muertos a ella. Y “Letra” aquí se refiere a los Diez Mandamientos.

Ahora, sabemos que ser liberado de la ley se refiere a los Diez Mandamientos porque se refiere al décimo mandamiento, “No codiciarás”.

La ley es un todo compuesto (Santiago 2:10) que no se puede dividir en este contexto (por ejemplo, dividido en ley ceremonial, fiestas de Israel, sacrificios de animales). Estar muerto a la ley no solo se refiere a estar muerto a la ley ceremonial y ofrecer sacrificios a Dios, sino que también se refiere a estar muerto a los Diez Mandamientos.

Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto.” Ro 7:8

El pecado no se manifiesta sin la ley. La ley fue dada para el conocimiento del pecado, y no para que vivamos por nosotros. Es por eso que Pablo comparte que cuanto más trataba de guardar la ley, más deseos malvados surgían.

Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte; porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató.” Romanos 7:9–11

El diablo sabe que no puede tentar directamente a un creyente maduro a pecar, por lo que trata de usar la ley para traer malos deseos a la vida de ese creyente. Si bien hoy no hay más pecado sobre nosotros porque Jesús lo quitó en la cruz, todavía hay pecado en nosotros. Cuando se introduce la ley, el pecado se despierta y revive.

Cuando tratas de guardar los Diez Mandamientos, te traerá la muerte. Los Diez Mandamientos es el ministerio de la muerte, escrito y grabado en piedras (2 Cor. 3: 7).

Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.” Jn 1:17

Mientras que la ley fue dada desde lejos, la gracia vino a nosotros personalmente a través de la persona de Jesús. Recibimos la gracia con un sentido de intimidad y cercanía.

Solo cuando se predique el evangelio de la gracia, veremos una verdadera y duradera transformación de vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba