Talento o fidelidad

Olvidando-Lo-Que-Quedó-Atrás

//Pr. Luis A. Núñez\\

Tres Grandes Revelaciones(Romanos 8:28)

La palabra «sabemos» aquí es “oida” en el original y significa un saber que no viene por medio de estudio y aprendizaje, no es solo una comprensión mental, es algo que sabemos por revelación en el espíritu. Es un saber que procede del interior.

Pablo dice que todas las cosas cooperan para el bien, no solo las cosas buenas y agradables, incluso aquellas malas cooperarán para nuestro bien. No significa que todas las cosas en nuestra vida sean iniciadas por Dios, lo que se muestra es que incluso aquellas obras y flechas malignas Dios las hará cooperar para nuestro bien. Dios no dice que todas las cosas son buenas, hay cosas realmente malas. Lo que afirma es que todas van a cooperar para nuestro bien.

“Aquellos que aman a Dios y son llamados según el propósito divino”, definitivamente se refiere a nosotros. Por tanto, esta es una promesa exclusiva para los hijos de Dios.

Y todas las cosas suceden basadas en el siguiente versículo que dice:

«Por cuanto a los que de antemano conoció, también los predestinó para ser conformes a la imagen de su Hijo, a fin de que él sea el primogénito entre muchos hermanos» Romanos 8:29.

Observa que todo coopera para que seamos conformados a la imagen de Cristo, el hijo de Dios. La escritura no dice que todo coopera para que seas más rico, más próspero o más popular, sino que todo va a cooperar para que seas más parecido a Jesús.

A propósito de esto, vamos a analizar nuestro servicio a Dios a través de dos tipos de liderazgo y ver cuál es el que se ajusta más a la imagen de Cristo:

 Dos tipos de liderazgo Podemos ver en la vida de Saúl y David dos tipos de liderazgo o ministerio. ¿Si todavía vives debajo de un ministerio al estilo de Saúl qué dirías? Sí, Dios es por ti, pero todo depende de cómo te comportas, pero aquellos que siguen un ministerio al estilo de David siempre tienen fe para creer que Dios está con ellos, pues todo depende de la obra de Cristo y no de nosotros mismos. Cuando algo malo sucede evidentemente siempre tendremos algo que aprender, pero nunca debemos creer que Dios produjo ese problema.Lamentablemente muchos han recibido unción de un vaso lleno de condenación. En lugar de recibir el aceite en un cuerno del carnero que fue muerto.  ¿El aceite está en el vaso o en el cuerno? Quisiera compartir contigo sobre dos tipos de liderazgo, el liderazgo según Saúl y el liderazgo según David. Sé que puedes presumir que no eres un líder, pero es un error, todos hemos sido llamados a liderar. Líderes son personas hambrientas. Ellos desean recibir más revelación de la Palabra de Dios porque ellos han recibido luz del Espíritu. Líderes son aprendices voraces. Solo puede ser esa la razón por la que estás oyendo este mensaje. Dios te está levantando como líder.Saúl y David representan dos tipos de líderes. El primer rey de Israel es Saúl y la escritura dice que nadie sobrepasaba sus hombros (1Samuel 9:2).  Saúl no fue la elección de Dios, sino la elección del pueblo. Dios había dicho que Él mismo sería el rey de Israel, pero el pueblo respondió que le gustaría tener un rey como las otras naciones tenían. Dios entonces le dice a Samuel que conceda lo que ellos querían. Entonces eligieron a Saúl.David, por otro lado, fue la elección de Dios. En el tiempo cierto Dios quería reinar sobre la Nación por medio de un rey establecido por él.Cuando Saúl fue ungido por Samuel, lo ungió con un vaso o una copa de aceite. Un vaso no es un cuerno. Cuando David fue ungido, Samuel trajo el aceite en un cuerno de carnero. En Apocalipsis 16 leemos que las copas se llenan de la ira de Dios. Este cáliz es un vaso. Así el vaso es un símbolo de juicio de Dios (1 Samuel 10:1). David, por otro lado, fue ungido por el mismo profeta Samuel, pero con el aceite de un cuerno de carnero (1 Samuel 16:13) ¿Sabes de dónde viene el cuerno de carnero? De un carnero que fue sacrificado. Cuando se usa como una trompeta, el cuerno se convierte en un shofar que anuncia la muerte del carnero. Este es un cuadro de la gracia. David fue ungido con un cuerno con aceite. El carnero apunta a Cristo y el cuerno simboliza su poder. Esto significa que David fue ungido con el Espíritu y con el poder que viene del Cordero.La unción siempre se derrama sobre la cabeza, después fluye a todo el cuerpo, pero primero se derrama sobre la cabeza. Esto significa que la unción alcanza primero su mente, Saúl tenía una mentalidad de vaso, una mentalidad de juicio, siempre mostrando la ira de Dios. No importa lo que suceda, él siempre está viendo la ira de Dios. Esto nos habla de un liderazgo que se predica siempre basado en la ira de Dios.David fue ungido con un cuerno con aceite, eso apunta a una mentalidad de la gracia. Es una mentalidad basada en el cuerno del carnero que fue muerto. El carnero murió para perdonarnos y librarnos de toda condenación. Cuidando de pocas ovejas Cuidar de ovejas significa cuidar de los hijos de Dios. David fue enviado a sus hermanos que estaban en el campo de batalla con queso, pan y trigo tostado por su padre. David fue enviado con las manos llenas, así también el Señor Jesús fue enviado por el Padre con las manos llenas de pan de vida. Cuando David llega a sus hermanos, ¿qué le dice Eliab, su hermano mayor? (1 Samuel 17:28) Eliab llamó con desprecio a las ovejas que cuidaba David, las llamó «pocas ovejas». No importa el tamaño del rebaño que el Señor nos ha confiado, (líderes de célula) aun así ellos continúan siendo el rebaño del Señor. Esto solo muestra el encargo de David, pues por esas pocas ovejas se enfrentó a osos y leones. ¿Por qué alguien lo haría por unas pocas ovejas? David fue fiel en lo poco, por lo que fue colocado sobre mucho. David nunca se refirió al rebaño de ovejas de esa manera. En realidad, cuando se presentó al rey Saúl le dijo: «Tu siervo apacentaba las ovejas de su padre» (1 Samuel 17:34) ¿Gente talentosa o gente fiel? Desafortunadamente la mentalidad del liderazgo en la iglesia en general es exactamente lo contrario de lo que vemos en la Palabra de Dios. La manera que Dios constituye líderes nunca es observar primero lo que hace mejor, sus talentos y luego elegirlos basado en ello.Pablo dijo a Timoteo: «Y lo que de mi parte oíste a través de muchos testigos, eso mismo transmite a hombres fieles …» (2 Timoteo 2:2). La idoneidad no es un talento, Dios no busca hombres talentosos, sino hombres fieles. Él no busca a personas dotadas y habilidosas, sino gente que sea fiel. Estos hombres fieles serán capacitados de forma sobrenatural para transmitir el mensaje del evangelio. Es así que el liderazgo crece por medio de gente fiel. Cuanto más se muestran confiables, más el Señor les concede el don y la habilidad.La Palabra de Dios dice que en todos los días en que Saúl reinó hubo guerra contra los filisteos y él procuró agregar a todo hombre valiente que encontraba (1 Samuel 14:52) Él estaba buscando hombres valientes y fuertes. En otras palabras, buscaba gente talentosa. Esta es la mentalidad del liderazgo de Saúl.David, por otro lado, reclutaba a personas de una forma completamente diferente. La Palabra de Dios dice que él se hizo líder de los endeudados, de los que vivían en aflicción y de los amargados de espíritu. No era gente talentosa, muy al contrario, eran los últimos que podrían ser elegidos (1 Samuel 22:1-2)Estos hombres eran los improbables, pero David los transformó en capitanes de su ejército ¿Y qué pasó con ellos? Se convirtieron en matadores de gigantes.La iglesia no es para aquellos que son perfectos. Acércate a Cristo como estás, no importa si tu eres un endeudado, un amargado o descontento. David era un matador de gigantes y la unción que estaba sobre él fue transferida a aquellos hombres. La unción puede ser transferida (2 Samuel 23:8-13)El Señor tiene promesas tremendas para nosotros. Necesitamos, sin embargo, asumir una posición para tomar de vuelta todo lo que el enemigo ha robado. No podemos ser pasivos en esta cuestión, debemos ser como ese valiente de David que se posicionó de tal forma contra el enemigo que su mano quedó pegada a la espada (2 Samuel 23:10). La verdad es que la mano y la espada se convirtieron en uno. Necesitamos hacernos uno con la espada del Espíritu. Cuando nos volvemos uno con la espada, Dios puede hacer grandes proezas.David tenía tres valientes que estaban delante del ejército: Joseb-Bassebet, Eleazar y Sama. Estos tres valientes estaban entre aquellos cuatrocientos que vinieron a David en la cueva de Adulan.Sucedió que David suspiró por el deseo de tomar un poco del agua de la fuente que estaba en la puerta de Belén. Él no dio una orden, él sólo expresó un deseo. Aquellos tres valientes entonces rompieron en medio del campamento de los filisteos y trajeron el agua que David deseaba.David se negó a beber diciendo que solo Dios era digno de aquella agua porque había sido traída con el riesgo de la vida de los soldados. Él entonces derramó el agua como libación al Señor. Él entendió que aquella agua era una expresión de adoración.Aquellos tres hombres tenían un corazón para David. Recuerda que David aquí apunta al Señor Jesús. Porque demostraron un corazón para el rey fueron levantados por encima de los demás. Ellos solo querían dar satisfacción a David, por lo que fueron colocados en primer lugar, solo serán colocados en primer lugar los que quieren agradar a Dios y solo agrada a Dios aquel que le cree, aquel que confía, aquel que reconoce que solo su gracia esta sobre él. El fruto no es el resultado del talento, es el resultado de la vida. Una muestra de que dependes de Dios es tu vida de oración, si no necesitas orar estás haciendo todo en tu fuerza. La obra de Dios tiene que ser algo que no puedas hacer. Si miramos atentamente la lista de los valientes de David, veremos que un nombre está faltando. Él era famoso y estuvo siempre a lado de David. Él era un general y David lo enviaba al frente de batalla. Su nombre era Joab. Sus dos hermanos son mencionados y hasta su escudero se menciona, pero él mismo fue dejado de lado (v 37). Incluso un hijo de Ahitofel está en la lista, pero Joab fue dejado fuera (vers. 34). Él hizo algo para el reino, pero ciertamente no sirvió al Rey. En realidad, él era rebelde, desobedeció la orden clara del rey para no matar a Absalón.Hay aquellos cuyo corazón no es perfectamente sumiso al rey, sino que manejan sus propios criterios acerca de la obra de Dios. Sus nombres quedarán fuera. Joab era el que tenía la función más prominente, era el más famoso y ciertamente uno de los más cercanos al rey, pero su nombre quedó fuera, fue descalificado para la recompensa.Es interesante que el último nombre de la lista es Urías, el marido de Betzabe. No tuvo mucho tiempo de mostrar valentía, pero demostró lealtad.Para finalizar, a través de estos dos hombres y su liderazgo, vemos algo muy importante, a través del liderazgo de Saúl los hombres valientes se vuelven débiles, pero a través del liderazgo de David los hombres débiles se vuelven valientes y bravos.

Descargar Audio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *