Verdades sobre la fe

Olvidando-Lo-Que-Quedó-Atrás

//Pr. Eliud Cervantes\\

La fe es creer correctamente y hablar correctamente

Debemos tener revelación de cómo funciona la fe, la moneda esencial del cielo. Ella funciona creyendo y hablando correctamente. A veces decimos y publicamos cosas sin darnos cuenta del poder de las palabras. Bajo el Nuevo Pacto hoy, la falta de bendiciones en la vida de un creyente no se debe a la falta de devoción, sino a la falta de fe (creer en lo correcto).

Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos”- 2 Corintios 4:13

Mucho antes de que veas cosas buenas en tu vida, debes creer en tu corazón. Debes creer que la Palabra de Dios trasciende a las otras palabras. Él no puede mentir, como dice Mateo 12:35: El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca (produce) buenas cosas…

Por un lado hay creyentes que creen en las promesas de Dios para ellos, pero no lo dicen, sino se quejan de sus circunstancias. También hay creyentes que hablan las promesas de Dios todo el tiempo, pero no lo creen en sus corazones. La fe es creer correctamente y hablar correctamente. LA FE ES SIMPLE: CREER LA PALABRA DE DIOS EN SU CORAZÓN Y HABLARLO.

¿Qué significa tener un espíritu de fe? Hay 2 personajes de la Biblia que tenían un espíritu de fe: David y Abraham.

Cuando David se enfrentó a Goliat, no lo hizo por lo que vio (el gigante imponente o su pequeño físico), sino que tenía el espíritu de fe, que le permitió enfrentarse al gigante y decir:

Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel (1Sm. 17:46).

David dijo esto antes de que Goliat fuera derrotado. Si quieres que las bendiciones de Dios se manifiesten en tu vida, cree que son tuyas porque eres justo en Cristo y exprésalas. A veces, no ves bendiciones en tu vida porque crees en las cosas equivocadas y expresas lo que crees.

Abraham es otro ejemplo de un hombre que tenía un espíritu de fe.

(como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.” Ro 4:17

Abraham, con casi 100 años de edad, no pudo tener un hijo con su esposa Sara, que tenía 90 años. En lo natural, Sara había pasado sus años fértiles. Además de eso, ella había sido estéril toda su vida. No se puede negar que eran viejos en lo natural. Pero Dios no los vio en lo natural.Cada vez que Sara decía el nombre de su esposo, literalmente lo llamaba “padre de muchos”. Esto es antes de que tuvieran un solo hijo. Este es un ejemplo de llamar a esas cosas que no son como si fuesen. No estaban mintiendo; estaban invocando la promesa de Dios en sus vidas.Dios ve más lejos de lo que cualquiera puede ver. Dios está fuera del tiempo; Él ve el futuro ahora. Vio a Abraham como el padre de muchas naciones. Así que cambió la manera en que Abraham y Sara hablaban.Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara” Ro 4:19Abraham sabía que él y Sara eran viejos, pero no consideraba su propio cuerpo. Consideró la Palabra de Dios. Hoy, debemos confesar que somos la justicia de Dios en Cristo. La fe cree en la Palabra de Dios por encima de todoFue esto que los 10 de los 12 espías que los hijos de Israel enviaron para espiar la Tierra Prometida informaron:Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac.” Números 13:27–28“Mas el pueblo…” Esta palabra los mató. Hoy, al igual que ellos, tal vez la duda está en tu corazón cuando hablas con alguien. El diablo hace eso, el miedo es su forma de operar. No lo aceptes. La fe obra creyendo la Palabra de Dios y hablándola, el miedo funciona creyendo las palabras del diablo y hablándolas.Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ello. Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros… éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos” Nm 13:30–33Mientras Caleb creía en la Palabra de Dios y la hablaba en voz alta antes de que sucediera algo, los otros hombres creían en los hechos naturales que veían y los hablaban en voz alta antes de que sucediera algo.“Éramos como langostas” – cómo te ves a ti mismo será, eventualmente, cómo te ve el enemigo.Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel” Nm 14:2-3Dios odia el quejarse. Es un espíritu que puede propagarse fácilmente, y evita que las personas vean lo bueno en la situación. “…Tierra en gran manera buena” (Nm 14:7). Hoy, el diablo podría decir que la vida cristiana es aburrida; pero en realidad es una muy, muy buena vida que disfrutarás mucho más que cualquier cosa que el mundo pueda ofrecer.“…los comeremos como a pan” (Nm 14:9), mientras que los 10 espías dijeron que eran el pan de los gigantes, Josué dijo que los gigantes serían su pan. HOY, NUESTROS PROBLEMAS SON NUESTRO PAN. Los comeremos y nos haremos más fuertes en el nombre de Jesús.“Su amparo se ha apartado de ellos” (Nm 14:9). Sin embargo, muchas veces pensamos que nuestra protección se ha apartado de nosotros. Pero la verdad es que el Señor está contigo.Como toda esa generación no creyó que entrarían a la Tierra Prometida, entonces murieron en el desierto (14:35). Honestamente, no había razón para quejarse, Dios les daba todo. Fueron los corazones de las personas los que tuvieron que cambiar.En Números 14:24 dice que Caleb “hubo en él otro espíritu”. Dios estaba hablando sobre el espíritu de fe. La fe es confiar en lo que Dios dice que es verdad, no lo que dicen el enemigo o tus sentimientos. Por eso, no digas nada negativo. La fe no consiste en negar tu realidad, sino en reconocer la realidad de DiosLa fe no se trata de negar una mala situación o de fingir que algo está bien cuando realmente no lo es. La fe consiste en reconocer que la realidad de Dios es la verdadera realidad, aunque podría no ser vista en este momento. La fe trata con lo invisible. El hecho de que algo no se vea no significa que no sea real. No podemos ver átomos o ángeles, pero sabemos que existen.Para Dios, el reino de la fe es la verdadera realidad. Lo que podemos ver es temporal. Lo que no podemos ver es eterno. no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 2 Corintios 4:18Por eso, una vida cristiana no es vivida por los sentimientos y la apariencia, se vive por la fe. Y la fe no es algo que tratamos de evocar. La fe es mirar las cosas a través de la realidad de Dios.LA FE LLEVA LO QUE YA EXISTE EN EL REINO INVISIBLE AL REINO VISIBLE.

Por la fe puedes esperar que te pasen cosas buenasHay bendiciones sobre la cabeza del justo; Pero violencia cubrirá la boca de los impíos.” Pr 10: 6

A los ojos de Dios, ahora eres la justicia de Dios en Cristo. No hay más juicio sobre ti; puedes caminar confiado de que te pasarán cosas buenas porque Dios te está mirando y te trata como el Cordero de Dios sin culpa. ¡Hoy, la luz del favor de Dios brilla sobre ti y su favor abunda hacia ti!En la cruz, Jesús absorbió todo pecado, condenación, enfermedad, maldición y muerte. Él recibió el juicio completo de Dios por todos nuestros pecados, de modo que hoy no caminaríamos bajo el juicio de Dios o el temor de su juicio, sino que caminaríamos bajo su cielo abierto de bendiciones y sus promesas.Hoy, debido a la obra consumada de Jesús, no tenemos que experimentar el fuego, el juicio de Dios. Estás ante Dios como Jesús es: justo y sin culpa. ¡Aleluya!

Descargar Audio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *