Tienes un destino

//Pr. Williams Sagarvinaga\\

Dios te diseñó con un propósito divino: dar a luz su gloria

Este año, necesitas entender tu destino. Necesitas saber dónde encajas. Tu carrera, matrimonio e hijos son parte de una imagen más amplia. Hay más en la vida que simplemente seguir los movimientos de ir a trabajar todos los días para obtener un salario, y luego tratar de encontrar algo de tiempo cada año para irse de vacaciones. No hay nada de malo en eso, pero tu vida tiene un propósito mucho mayor que ese.

Tienes un llamado en la vida que solo tú puedes cumplir. Eres precioso y único. Tienes un destino. Para ayudarnos a comprender nuestro destino y propósito, Dios nos ha provisto ayudas visuales en la Biblia como el Tabernáculo de Moisés y el Templo de Salomón. El Tabernáculo de Moisés, en los tiempos del Antiguo Testamento, era una imagen de lo que estaba por venir: la gracia. Cada parte del tabernáculo tenía la intención de enseñarnos acerca de la gracia de Dios. El Templo de Salomón, que vino después del Tabernáculo de Moisés y es el primer templo construido en la Biblia, representa la gloria. Aunque el templo fue construido por Salomón, todo su diseño y dimensiones fueron escritos por David, el padre de Salomón, bajo la unción e inspiración del Espíritu Santo. Fue construido para verse magnífico, tanto que las partes internas del templo estaban cubiertas de oro. Si hubieras entrado en el templo en ese entonces, habrías estado caminando sobre oro.

Cada parte del templo fue construida para pronunciar la gloria de Dios

Hoy somos el templo de Dios. El vive en nosotros. Las piedras vivas utilizadas para construir el Templo de Salomón son imágenes de nosotros.

vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5)

Las piedras vivas nos representan a usted y a mí. Todo lo que hacemos (nuestra crianza, matrimonio, carrera y ministerio) tiene el propósito de construir la casa espiritual de Dios. La casa espiritual de Dios continuará para siempre. Es mucho más duradero e importante que esta vida en la tierra. Tiene que ver con nuestro propósito divino y eterno. Dios tiene un propósito mayor en mente para ti que se extiende más allá de tu rutina diaria. Dios hará grandes cosas a través de ti y por ti.

Jesús te libró de la oscuridad y te llamó a su luz

¿Qué es una piedra viva? Es una piedra que fue elegida específicamente para construir el templo (la casa de Dios). Es por eso que se nos llama “piedras vivas”. Una vez, fuimos “piedras muertas”, pero en el momento en que fuimos elegidos, con un propósito y establecidos en la casa de Dios, nos convertimos en “piedras vivas”.

Y mandó el rey que trajesen piedras grandes, piedras costosas, para los cimientos de la casa, y piedras labradas. Y los albañiles de Salomón y los de Hiram, y los hombres de Gebal, cortaron y prepararon la madera y la cantería para labrar la casa”                             (1 Reyes 5:17–18)

Estas piedras fueron labradas en las oscuras canteras de piedra caliza de Israel. Esta es una imagen de nosotros siendo llamados desde el pozo de la oscuridad y el pecado. Dios nos llamó, nos diseñó y nos sacó de la oscuridad para ser piedras vivas de su templo.

Dios quiere que vivamos en un lugar de descanso, no de estrés

Y cuando se edificó la casa, la fabricaron de piedras que traían ya acabadas, de tal manera que cuando la edificaban, ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro” (1 Reyes 6:7)

Por lo general, cuando se construyen edificios, hay mucho ruido. Sin embargo, no se escuchó ningún sonido cuando se construyó el templo, porque todas las piedras fueron cinceladas y martilladas en la cantera. Dios construye su templo en silencio, lo cual es una imagen de descanso. El nombre de Salomón en hebreo es “shalom”. La palabra “shalom” significa paz y descanso. Es por eso que Dios eligió a Salomón para construir su templo y no a David, que era un hombre de guerra. Para Dios, cuando descansas, progresas. Cuando aprenda a eliminar la mentalidad “apresurada”, vivirá tranquilamente. Todo lo que se avecina en tu camino sucederá cuando estés descansando, no cuando te apresures a llegar a la meta.

El cimiento era de piedras costosas, piedras grandes, piedras de diez codos y piedras de ocho codos” (1 Reyes 7:10)

Las piedras eran costosas porque estaban hechas de piedra caliza y mármol preciosos. Estas piedras también eran una imagen del alto costo que Dios tendría que pagar: su Hijo. Ir a la oscuridad total para sacarnos de nuestro pecado, le costó a Dios Su precioso Hijo, Jesús. Las piedras del templo son enormes. Un codo mide aproximadamente la longitud desde el codo hasta el dedo medio.

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9)

En el momento en que recibió a Cristo, nació de nuevo y se convirtió en realeza. El comportamiento de la realeza no lleva una actitud más santa que la tuya, sino que es indulgente, generoso y de gran corazón. Dios quiere que el mundo sepa lo bueno que es. Hacemos eso proclamando sus virtudes en nuestra vida de casados, nuestros hijos, nuestro ministerio y nuestras carreras.

Las piedras no pueden salir de la cantera por sí mismas. De hecho, no pueden hacer nada. Del mismo modo, según nuestros propios méritos, no podemos salir del pozo de la oscuridad. Es solo porque Jesús entró en la oscuridad donde estábamos y nos sacó que podríamos convertirnos en piedras vivas. Ahora somos hijos e hijas de la luz, liberados del poder de las tinieblas y traducidos al reino de su Hijo.

Tu vida irradia la gloria de la gracia y la bondad de Dios

La única esperanza para el mundo es el evangelio de Jesucristo. Muchas personas, como nuestros colegas y parientes, todavía están en la oscuridad y aún no reconocen su necesidad de Jesús y la esperanza que se encuentra en él. Para salvar al mundo, Dios envía evangelistas para sacar a las personas de su pozo de oscuridad.

E hizo a la casa ventanas anchas por dentro y estrechas por fuera. Edificó también junto al muro de la casa aposentos alrededor, contra las paredes de la casa alrededor del templo y del lugar santísimo; e hizo cámaras laterales alrededor” (1 Reyes 6:4–5)

Estas ventanas se ensancharon por dentro, pero por fuera estrechas. Su propósito era que todo lo malo saliera, y que todo lo bueno (luz) entrara al templo. Los aposentos eran donde vivían los sacerdotes. También era donde se guardaban los tesoros. Los sacerdotes son una foto nuestra. Dios nos ordenó vivir en un lugar de tesoros.

El aposento de abajo era de cinco codos de ancho, el de en medio de seis codos de ancho, y el tercero de siete codos de ancho; porque por fuera había hecho disminuciones a la casa alrededor, para no empotrar las vigas en las paredes de la casa” (1 Reyes 6:6)

Esto significa que cuanto más alto es el aposento, más tesoros hay. De la misma manera, ¡Dios nos invita a subir más alto y descubrir más tesoros que tiene para nosotros!

La puerta del aposento de en medio estaba al lado derecho de la casa; y se subía por una escalera de caracol al de en medio, y del aposento de en medio al tercero. Labró, pues, la casa, y la terminó; y la cubrió con artesonados de cedro” (1 Reyes 6:8–9)

Se sabe que la madera de cedro es incorruptible. A diferencia de otros árboles que son asesinados por parásitos, el cedro mata a los parásitos. El cedro es una imagen de Jesús, quien es incorruptible. Tocó al leproso y, en lugar de contraer la lepra, ¡la retiró del cuerpo del hombre y lo curó! Dios es quien nos ha sacado de la oscuridad y nos ha puesto en su templo. Nuestro propósito como piedras vivas es presentar sus alabanzas para que las personas vean su gloria.

Y la casa estaba cubierta de cedro por dentro, y tenía entalladuras de calabazas silvestres y de botones de flores. Todo era cedro; ninguna piedra se veía” (1 Reyes 6:18)

Toda la belleza de Jesús está puesta en ti hoy. “Todo era cedro…”. Dios ya no te mira en lo natural, sino cubierto con cedro (Su Hijo) y oro (la justicia de Su Hijo). Ninguno de tus defectos o pecados son vistos por el Señor. De la misma manera, veámonos también de esta manera: gloriosos, en Cristo, y construidos juntos. Sé alguien que es lento para encontrar fallas y para descubrir los hechos primero antes de dar el siguiente paso. El mundo no puede ver la belleza y la gloria, es para que Dios y los demás creyentes lo vean, porque es interno. Las piedras solo son visibles en el exterior.

Dios quiere mostrarnos las abundantes riquezas de su gracia

Como piedras en la oscuridad, no había nada que pudiéramos haber hecho para salvarnos. Dios envió a Jesús para sacarnos, construirnos en su templo y cubrirnos con cedro y oro. Al igual que el hijo pródigo que no tuvo que hacer nada para experimentar un amor abrumador y extravagante de su padre a pesar de sus fracasos (fue su padre quien pidió el anillo, la bata y los zapatos para ponerle a su hijo – estaba todo listo para él, sin costo propio), también hemos recibido tal gracia del Señor.

Así como el padre vistió a su hijo con la mejor túnica, nosotros estamos vestidos con justicia. Nuestro Padre celestial nos ve justos a través de la obra terminada de Su Hijo, Jesús.

y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2:6–7)

Tu posición actual está sentada en Cristo en los lugares celestiales. Dios mostrará las riquezas de Su gracia al universo entero a través de ti y yo.

Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:19–22)

Esta es la imagen de Jesucristo como nuestra piedra angular en nuestras vidas. La primera piedra es grande, con un peso aproximado de 570 toneladas y una longitud de 45 pies. Dios llena su casa de gloria (shekinah), y su gloria se verá en ti. Necesitamos tener luz (revelación, sabiduría) antes de poder pasar a otro nivel de vida. Si algo es tuyo, pero no lo sabes, no puedes experimentarlo ni disfrutarlo. Durante años y años, un grupo de vikingos vivió junto a una enorme cascada que tenía una inmensa energía hidroeléctrica, pero utilizaron antorchas para la luz porque no sabían sobre la hidroelectricidad. No pases por la vida sin saber cuánto tiene Dios y con quién quiere bendecirte; pídele a Dios la sabiduría para ver lo que Dios tiene reservado para ti.

Pida a Dios sabiduría para redimir el tiempo, porque los días son malos. No persigas cosas que no pueden satisfacer, sino persigue su sabiduría. Otros a tu alrededor verán la gloria de Dios brillando a través de ti y tu familia.

Descargar Audio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio