Venciendo la mentalidad de reprobación

//Pr. Luis A. Núñez\\

Vamos a ver en la Palabra de Dios como el Señor desea cambiar la mentalidad equivocada en nuestra vida y cómo podemos vigilar para no caer en esa mentalidad de condenación y de reprobación.

Vamos a entender la forma o figura de la historia de la victoria de David sobre Goliat.

  1. ¿Quién es Goliat? (1 Samuel 17:1-4)

En la palabra de Dios los nombres tienen significado espiritual, Goliat, por ejemplo, significa “exponer, descubrir, quitar” y también puede significar “ir al exilio”.

Gat significa “lagar”. Lagar es el lugar donde las uvas son prensadas. En Apocalipsis 19:15 nos da el significado de lagar en términos de tipología. El lagar apunta a la ira de Dios contra el enemigo y todos los que lo siguen. Así, en general, el lagar es un tipo de la ira de Dios.

Colocando todo junto, Goliat y Gat significan aquel que “fue expuesto y exiliado por la ira de Dios”.

Cuando leemos acerca de Goliat, vemos que el número seis está en todas partes. Tenía seis dedos en las manos y seis dedos en cada pie. Su altura era de seis codos y tenía seis piezas en su armadura. Él es 666, el número del anticristo. Esto es para mostrarnos que representa la mentalidad del anticristo.

Es maravilloso cómo la Palabra de Dios cuenta la historia de la caída de Satanás. El diablo tuvo su corazón expuesto y por eso fue expulsado del cielo. “tú que decías ser como el Altísimo…”  El exiliado es alguien que fue expulsado de su tierra (Isaías 14:12-14)

También muestra la obra del maligno. Cuando viene contra ti, el objetivo del diablo es hacer que siempre te sientas expuesto y avergonzado. Cuando permitimos tales pensamientos en nuestra mente perdemos el sentido de la presencia de Dios.

Goliat era filisteo ¿Qué significa filisteo? La palabra filisteo viene del hebreo “palash” que significa “aquel que rueda en el polvo”.

Después de la caída del hombre Dios maldice a la serpiente condenándola a comer del polvo de la tierra. El polvo de la tierra simboliza la carne del hombre, así la carne con sus deseos y concupiscencias se convirtió en alimento del diablo.

Esto muestra que los filisteos simbolizan un espíritu maligno. Este espíritu se alimenta del polvo de la tierra, pero también procura hacer que se sienten sucios y desechados.

  1. El casco de bronce (v.5-7)

En cuanto a Goliat se dice que era un gigante de más de tres metros de altura. Tenía en su cabeza un casco de bronce. En la Palabra de Dios los metales son simbólicos, el oro representa la gloria de Dios, la plata siempre apunta a nuestra redención y el precio que se ha pagado, pero el bronce representa juicio y condenación. Por lo tanto, un casco de bronce tipifica una mentalidad de condenación.

En el pecho tiene una coraza de bronce indicando que su corazón está lleno de mentalidad de condenación y juicio. No tiene ningún amor por las personas. En sus piernas tenía protecciones de bronce, indicando que él está firmado en la condenación. Todo lo que hace y dondequiera que vaya es para acusar, juzgar y condenar. Todo en Goliat es bronce. Esta es la razón por lo que es tan importante para nosotros oír sobre el evangelio de la gracia. El bronce representa algo fuera de la presencia de Dios.

En el Tabernáculo el altar de bronce estaba fuera del lugar santo. El altar de bronce se colocaba en el atrio del tabernáculo, fuera de la presencia de Dios, pero cuando entras en el Tabernáculo propiamente dicho, ya no ves bronce solo oro. El oro habla de la justicia de Dios.

Cuanto más lejos estás de Dios, más te condenas y juzgas a los demás, pero cuanto más te acercas a Dios, más ves el oro de la justificación de Dios cubriendo a tu cónyuge y a los hermanos. En la presencia de Dios vemos a todos cubiertos con el oro de la justificación que viene de la sangre de Cristo.

  1. Afrenta y reprobación (v. 8-11)

El desafío de Goliat es una afrenta, es decir, él está reprochando, criticando y condenando para producir miedo y vergüenza. El punto principal de esta historia es vencer la afrenta y la reprobación. Él vino a traer afrenta. Que significa afrenta. “estas palabras” en el hebreo significa acusación, reprobación, crítica, censura y consecuente juicio y condenación.

Goliat tenías muchas armas, pero su arma principal son las palabras. Antes del diablo lanzar la flecha de la enfermedad, la depresión, el divorcio o la pobreza él lanzará palabras en la mente. El diablo imita a Dios. Dios hizo todo por su palabra, y así el enemigo procura hacer. La real amenaza de Goliat no estaba en su altura o en sus armas, sino en sus palabras de reprobación y condenación. (que produce intimidación). La palabra de afrenta y reprobación tiene por objeto producir vergüenza.

  1. El padre envía a su hijo con alimentos (v.17-23)

Jesse, el padre de David, lo envió para llevar comida a sus hermanos que estaban en el campo de batalla. Porque David obedeció una orden simple, la gloria vino sobre él. A muchos jóvenes no les gusta obedecer a sus padres y líderes, pero una pequeña obediencia puede resultar en bendiciones extraordinarias. Después de aquel día David nunca volvería a la casa de su padre, pues iría a vivir con el rey. El padre mandó diez panes y diez quesos. Recuerde el principio del diezmo, el diez representa el todo. Cuando entregamos diez por ciento Dios recibe como si hubiésemos dado todo y nos recompensa en esa proporción.

Aquí tenemos un maravilloso cuadro de Dios Padre enviando a su Hijo para alimentarnos con el pan de la vida. David no fue por su cuenta, sino que fue enviado por su padre. Para librarnos de la condenación y el diez dice que el dio todo como expresión de su amor entrego a su hijo amado.

  1. Rechaza el casco de bronce (v. 24-27)

David estaba interesado en la recompensa prometida. Dios se alegra cuando deseamos recibir la recompensa. La recompensa es para aquel que quita la reprobación y condena de Goliat sobre Israel. La palabra afrenta es repetida todo el tiempo, pues esta muestra el real interés del diablo. (condenación).

Pero en ese momento el hermano mayor de David entra en escena. La palabra de Dios dice que se ha enojado contra David (v. 28-30). Una cosa es cuando el enemigo nos reprueba y condena, otra cosa es cuando los propios hermanos lo hacen. Así percibimos que el casco de bronce no estaba sólo en la cabeza de Goliat, sino en la de los hermanos también. El casco de bronce nos da una mentalidad de condenación y reprobación que resulta en vergüenza.

Necesitamos eliminar de nuestra vida toda mentalidad de Goliat. No acusamos o condenamos a nuestros hermanos, sino condenamos al diablo. ¿Cuál es la respuesta correcta para eso? Tenemos que hacer como David, tenemos que dar la espalda, ignorar. Cuando las personas intentan condenar o acusar, no intentes justificarte. No respondas a críticas, censuras, reproches y condenaciones, gira la espalda e ignóralas. Lo que la gente llamaba orgullo o pretensión era en verdad fe. David tenía una buena imagen sobre Dios. La verdadera humildad está basada en la fe. Pero el hombre de Dios lleno de fe siempre será acusado de soberbia por aquellos que usan el casco de Goliat.

He visto en mi vida que siempre que Dios quiere llevarme lugares más altos hermanos se levantan para reprocharme, de que soy pretensioso o presuntuoso. Alguien alguna vez dijo que había crecido demasiado. Ves que locura, el propio crecimiento siendo reprobado y criticado. Esta es la mentalidad de Goliat. Después de eso, David se presenta a Saúl para luchar contra el filisteo. Probablemente Saúl debe haber reído cuando lo oyó. Pero David le persuade diciendo que había matado al oso, a el león y que no sería diferente con Goliat. La verdadera preocupación de David era con la reprobación y la condena de Israel por el enemigo.

Debemos tener la misma preocupación hoy, el enemigo ha acusado, reprobado y condenado a la iglesia, necesitamos estar entre los que destruyen esa mentalidad.

  1. Las armas del pastor (V. 38-40)

Saúl intentó vestir a David con su armadura. Es lo primero que se menciona es que Saúl colocó un casco de bronce en la cabeza de David. Como ya mencioné el casco de bronce simboliza la mentalidad de reprobación y condenación que produce vergüenza. Aquí entendemos porque nadie tenía fe para enfrentar al gigante, ellos usaban las mismas armas. Tenemos hoy muchos hermanos que piensan edificar la Iglesia por medio del casco de bronce. Liberan constantemente palabras de reprobación, juicio, condenación y críticas y presumen que van a bendecir la iglesia. Sólo están usando el casco de bronce, sólo trajeron a la iglesia la mentalidad de Goliat. Pero David no aceptó la armadura de Saúl. David se vistió como pastor, tomó las armas del pastor y fue con la alforja del pastor.

Déjame decir una palabra para ti que eres líder o pastor de la iglesia. Nuestro trabajo como pastor es confrontar las obras de Goliat en la vida de los hermanos, es vencer la mentalidad de condenación y juicio. Todo pastor debe condenar la mentalidad de condenación en la vida de la iglesia. No estamos aquí para crear una mentalidad de juicio, ni siquiera para alimentarla. Como pastor David condenó la mentalidad de condenación, este es el llamado de todo pastor y es un supremo llamado. No es por casualidad que David golpeó la frente de Goliat. El centro de esa mentalidad necesita ser destruido. Cuanto más comprendas el evangelio de la gracia, más te volverás sensible a descubrir la mentalidad de la condenación. Es esa mentalidad que trae muerte a la vida de la iglesia, así que necesitamos exhortar con severidad. La frente de Goliat estaba cubierta por el casco, pero si es así, entonces la piedra fue lanzada con tal fuerza que penetró el bronce. Es necesario ser fuerte para condenar toda condenación. No podemos ser dóciles cuando se trata de reprochar la lengua que se levanta en juicio.

Goliat con todo su tamaño se levantaba para hacernos sentir excluidos y reprobados, desarraigados de la presencia de Dios y bajo su ira. Pero el Señor hará que ese espíritu se curve delante de ti. Cuando Cristo no es el centro de nuestro mensaje nos damos lugar a ese espíritu. Cualquier predicación que ignora la obra consumada de Cristo procede de un espíritu del anticristo. Ellos ignoran que todas las bendiciones fluyen del calvario exclusivamente por la fe.

Cualquiera que enseña que tu serás sanado si obedeces ya que no eres suficientemente justo, coloca la obra de Cristo a un lado.

  1. Las puertas del infierno (v.52-54)

En la palabra de Dios nada es por casualidad, incluso los nombres tienen significado. Puerta de Ecrón es una referencia a lo que el Señor dijo en Mateo 16 de que las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia (Mateo 16:18)

Observa que el Señor habla de puertas del infierno en el plural, porque son muchas puertas. El texto dice que Israel persiguió a los filisteos hasta Saharaim. Lo interesante es que Saharaim significa puertas dobles. Necesitamos avanzar contra las puertas del infierno. ¿Pero qué puertas son éstas? El texto habla de dos: Ecrón y Gat. ¿Qué significa Ecrón? Significa “arrancado por las raíces”. Esta es una puerta que ha prevalecido contra la iglesia durante muchos años. (el hacerte creer que Dios te desarraigo o ya no cuenta contigo).

El diablo quiere que pensemos que estamos desarraigados de Dios ¿Cómo sucede esto? Aquellos que predican, por ejemplo, que hoy somos justos, pero mañana cuando pecamos perdemos la justicia. Somos justos sólo hasta el próximo pecado. Tales personas promueven esa puerta del infierno. La gente no tiene seguridad ni siquiera de la propia salvación.

La otra puerta significa lagar. Ya hemos visto que el lagar representa la ira de Dios. Parece increíble que una de las puertas del infierno es el “lagar de la ira”.

El enemigo quiere que pensemos que Dios está airado con nosotros. Una creyente que piensa así no puede tener fe para recibir nada de Dios, porque a pesar de creer que Dios puede todas las cosas, él nunca está seguro si Dios quiere hacerlo. Una de las mayores estrategias del diablo es pasar por el León de la tribu de Judá y rugir a los hermanos. La idea es que los hermanos oigan el rugido y piensen que el Señor está airado con ellos. Como el bramido del león, así es la indignación del rey; pero su favor es como el rocío sobre la hierba (Proverbios 19:12)

Pedro dice que el diablo anda en derredor como león, él mismo no es el león, sino que se pasa como tal para huir imitando al León de la tribu de Judá. Es cuando el creyente oye su rugido piensa que el rey está enojado con él (1 Pedro 5:7-8). Si tú piensas que Dios está enojado contigo entonces ya no podrás tener fe para nada. La mentalidad de condenación hace pensar que Dios siempre está airado con nosotros. Esta puerta doble caerá por tierra en esos días. Aquellos que enseñan que se pierde la salvación hacen de la sangre de Jesús inferior a la sangre de ovejas y bueyes. Porque la sangre de los animales apagaba el pecado por un año en el Antiguo Testamento, pero estos predicadores enseñan que la sangre de Jesús no resuelve nuestro problema ni por un día. Este tipo de enseñanza promueve las puertas del infierno.

David derribó al gigante con la piedra, pero él usó la propia espada de Goliat para matarlo. La espada del diablo es la muerte y el Señor Jesús usó la propia muerte para derrotar al que por el miedo a la muerte mantenía al hombre bajo la esclavitud. Lo que el enemigo usa, Dios va a usar para derrotar al propio enemigo. David guardó las armas de Goliat, pero su cabeza llevó a Jerusalén. ¿Por qué David llevó la cabeza a Jerusalén? El lugar donde el Señor fue crucificado se llama Gólgota. La tradición rabínica dice que Gol es Goliat y Gate es Gat. Gol Gate se convirtió con el tiempo Gólgota. Sí, Gólgota significa lugar del cráneo o calavera, ¿pero qué cráneo? El de Goliat. Yo creo que el Señor fue crucificado en el mismo lugar donde David puso la cabeza de Goliat. Es un cuadro hermoso de cómo el Hijo de David destruyó el mayor Goliat y aplastó su cabeza en la cruz. Dios quiere quitar de la vida de la iglesia el espíritu de reprobación y vergüenza, condenación y miedo.

Descargar Audio

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *